18-09-2021 02:06:33 PM

La reforma no es todo, deben ser transparentes

balance47

Hace unos días culminó el proceso reformador -por así decirlo- con la publicación de las leyes secundarias en materia energética.

El reto es que en la práctica se refleje ese espíritu de modernización de las leyes, pues de nada servirá que haya nuevas reglas para operar en distintos sectores si los procesos no son los adecuados o si quienes son los responsables de aplicar dicha legislación no actúan con transparencia.

Es deseable que también haya un cambio en el actuar de las dependencias y de los funcionarios, pues el hecho de que haya nuevas reglas para operar en distintos sectores, como el energético, en telecomunicaciones, el financiero, el laboral y el tributario no significa que en automático se registrarán inversiones

Por una parte, dependencias y funcionarios tendrían que garantizar la adecuada aplicación de las nuevas reglas, y por otra que los inversionistas (nacionales o extranjeros) garanticen la viabilidad de sus proyectos con los que obtendrán ganancias (obvio), al tiempo que generan beneficios en donde los desarrollen.

El gobierno de Peña Nieto no puede echar a volar las campanas por el hecho de que se ha concretado la reforma estructural, la economía del país marcha a paso de tortuga, por ello la administración federal no puede cifrar sus esperanzas en la reforma.

Probablemente en su segundo informe de gobierno, que rendirá en breve, Peña Nieto destaque la reforma estructural, y sería deseable que al mismo tiempo redefiniera su administración para que el ejercicio del presupuesto se refleje en todos los órdenes, sobre todo en infraestructura y en mejorar los indicadores socioeconómicos de la población.

Tarifas de OHL

La tarifa (en caso de aprobarse) que se pretende fijar para el segundo piso de la autopista México-Puebla resultaría hasta 28 por ciento más alta de lo que actualmente cobra OHL en la Autopista Urbana Norte (AUN) en la ciudad de México.

El segundo piso de la autopista México-Puebla está concesionado a OHL por 30 años y el peaje podría ser de unos 60 pesos, según lo declaró el secretario de Infraestructura José Cabalán Macari, la semana pasada.

Si se aprueba cobrar 60 pesos por utilizar la carretera de 13.3 kilómetros, el costo sería de 4.51 pesos por kilómetro.

El precio resultaría superior en 29 por ciento al comparar lo que actualmente cobra OHL en la AUN en “horas pico” que es de 3.52 pesos por kilómetro.

O bien sería 88 por ciento más caro circular por el segundo piso de la pista México-Puebla frente a los 32.80 pesos que cobra OHL en el Viaducto Bicentenario (también en el DF), que tiene una longitud 22 kilómetros (2.40 pesos por kilómetro).

Hay que tomar en cuenta que el segundo piso de la autopista México-Puebla entrará en operación en el año 2016 y la comparación de tarifas se hace con las que están vigentes.

Según se sabe las tarifas de OHL suben cada año en dichas vialidades de la ciudad de México, las cuales tiene concesionadas desde 2010 por el Gobierno del Distrito Federal.

Así que falta ver qué “tan económico” resulta para los automovilistas recorrer los 13.3 kilómetros del segundo piso.

balancefinanciero

About The Author

Related posts