29-11-2021 06:54:54 PM

RIP al PRI

alpor16

El gobierno federal se ahoga en sus reformas estructurales y los desastres naturales, el Congreso de la Unión con mayoría tricolor se encuentra atrapado en la dinámica Montessori de Los Pinos y las marchas de inconformes a sus políticas, mientras los dirigentes César Camacho e Ivonne Ortega ya cansaron con su cuento de que “ahí viene El Lobo”.

En Puebla, los líderes Pablo Fernández del Campo y el delegado Fernando Moreno Peña están completamente rebasados. Sólo miran cómo les desgranan la mazorca priista sin meter las manos, incapaces de detener el éxodo de liderazgos y mucho menos frenar las cada vez más abiertas protestas en su contra.

No es sólo el hecho que diputados de la bancada priista en el Congreso del Estado hayan decidido declararse independientes, sino que demuestra que el tricolor ya no pudo ser una oposición digna.

El PRI que queda en Puebla es un partido que lleva la R de Rafael y la I de Incondicionales al régimen morenovallista.

Y nadie, absolutamente, lo puede remediar.

Los priistas ya no quieren estar en un partido que se repliega por miedo o estulticia a acuerdos oscuros al poder en turno.

Cada vez que algún grupo tricolor reta al sistema, como pasó con los marinistas Juan Carlos Lastiri, Alejandro Armenta Mier y Juan Manuel Vega Rayet que organizaron a ediles electos para reventar la aplicación de los Proyectos de Participación Social en sus comunidades, viene la respuesta:

Sin renunciar a su militancia en el PRI, Elvia Suárez Ramírez, Zenorina González Ortega, Juan Manuel Jiménez García, Felipe Ramón López Campos e Iván Conrado Camacho Moreno se declararon “diputados independientes”; es decir, votarán a favor de las iniciativas del gobernador de Puebla.

Ya lo hacían encubiertos, ahora darán la espalda públicamente a lo que determine el PRI, pero eso sí descaradamente mantienen sus derechos. Nadie, en el tricolor, mete orden, aunque Pablo Fernández asegura que serán expulsados, ajá.

El PRI es reducido a su mínima expresión. Quien pretenda interlocución debe mandar a la chingada a las dirigencias local y nacional, pues como lo dicen los propios militantes: ¿para qué las necesitamos?

En efecto, ellos negocian lo suyo.

El PRI en Puebla está muerto, que alguien le avise al presidente Peña Nieto.

alemondras@iCloud.com

@AleMondras

About The Author

Related posts