22-05-2022 09:23:52 PM

Metamorfosis de la burbuja

tempestad11

Adentro y afuera, poderosos o débiles, cada uno desde su trinchera se mantuvo estoico junto a su líder y amigo, a pesar de los siempre impredecibles y a veces injustos vaivenes de la política local.

En este contexto, no resultaba difícil pronosticar que esa columna vertebral del “gabinetazo” se mantuviera buena parte del sexenio.

Gente de probada fidelidad y que en teoría había cumplido con creces con las exigencias encomendadas, tendrían en el papel garantizada la “beca” hasta el término de la administración.

En los hechos fue todo lo contrario.

Como nunca antes, los cambios de secretarios han sido la constante y todavía no se llega siquiera a la mitad del camino.

El equipo compacto que se mantuvo en las duras y en las maduras se disolvió al llegar al poder, dejándole libre el camino del servicio público a personajes que nunca fueron parte de esta cerrada cofradía, pero que en los hechos hoy son importantísimos para el buen accionar del gobierno estatal.

La razón mediática de lo anterior se ha querido vender en términos del crecimiento del grupo en trincheras distintas a la de la burocracia gubernamental.

Darles la oportunidad de concretar el sueño de tener un proyecto político personal, en el papel suena muy bien, pero en los hechos, esta romántica frase no resiste el menos análisis.

Y es que, si algunos de los desterrados del gabinete fueran cien por ciento sinceros, reconocerían abiertamente que hubieran preferido haber permanecido al frente de sus respectivas secretarías y no ser condenados a ser parte de un congreso que caminará automáticamente y en donde a falta de contrapesos reales reinará otra vez la siempre sospechosa unanimidad.

Vaya “crecimiento personal”.

Menudas y pírricas victorias.

Lo cierto es que, más allá de lo anterior, a pesar de la fractura de la burbuja y su desbandada del gabinete, el gobierno camina sin ningún problema con todo y la ausencia de los que se consideraban imprescindibles.

Sí, los nuevos, los ajenos, hoy simplemente dan resultados.

Al margen de grillas, celos y demás estupideces que sólo le meten ruido y obstaculizan su responsabilidad, cumplen.

Y entonces la conclusión lógica es que, ni eran los mejores los que originalmente integraron el gabinete morenovallista y que mucho menos resultan hoy fundamentales para dar los resultados esperados en la segunda mitad del sexenio, la base real en la que se construirá el proyecto transexenal.

¿Se fueron porque como dice el propio Moreno Valle: “quien no da resultados no tiene cabida en mi gobierno”?

¿O será que han quedado marginados de los siempre disputados afectos del gobernador?

¿Tal vez el mandatario es uno de los poquísimos casos en donde el concepto de “hombre orquesta” funciona a la perfección y es él quien realmente da los resultados?

La respuesta más acertada puede ser una mezcla de las tres interrogantes anteriores.

latempestad@statuspuebla.com.mx

Twitter: @ValeVarillas

About The Author

Related posts