09-12-2021 07:13:44 AM

Buena feria del crédito

balance21

La venta de miles de productos y servicios se respalda en el manejo del crédito, con los “meses sin intereses”, y con la operación de “consumidores cautivos” a través de los monederos electrónicos.

No son ofertas como tales ni pagos sin intereses, la única opción que se brinda es pagar a plazos, pues los intereses ya están incluidos en el precio.

La falta de previsión y dejarse “cautivar” por la mercadotecnia lleva a que el consumidor firme sin considerar si realmente adquiere una oferta, y lo único que logra es elevar la carga de sus tarjetas que, a la postre, resultan gravosas porque sólo cubren el saldo mínimo, de todos modos pagan intereses y el costo del manejo del plástico.

Realmente es mucho más fácil y atractivo adquirir electrodomésticos o electrónicos en cualquier otra época del año que en el Buen Fin.

Las tiendas departamentales o las de autoservicio, incluso los establecimientos de marca propia realizan promociones y ofertas en ciertos meses del año, cuando rematan la tienda con descuentos de hasta un 70 por ciento, efectivo.

Está visto que el mexicano es poco o nada previsor y que se deja llevar por el entusiasmo, de ahí la gran afluencia a los centros comerciales el pasado fin de semana, y que el artículo que hace tan sólo tres meses le parecía caro aunque lo pudiera obtener con tarjeta de crédito, ahora con la simple propuesta de “6 o 12 meses sin intereses” lo adquiere sin considerar que no tiene ningún ahorro, por lo contrario tendrá un mayor desembolso a lo largo de todo un año.

En sólo cuatro días el gobierno y los organismos empresariales pretenden mover una economía que durante todo un año ha sufrido altibajos.

En cuatro días de ofertas disfrazadas y la facilidad del crédito, los mexicanos recuperan milagrosamente su poder adquisitivo perdido a lo largo del año.

Un espejismo de cuatro días, mientras que los 361 días restantes el poder de compra es limitado.

Hay que recodar que en 2011 el Buen Fin surgió por el freno económico de México ante la crisis de Estados Unidos y Europa; las exportaciones mexicanas resultaron afectadas en un 30 porciento, aproximadamente.

El gobierno de Calderón encontró la salida más superficial para mover el mercado interno, en lugar de aplicar una política de estabilidad de precios; de medidas que realmente permitieran la recuperación del mercado interno.

En todo el sexenio no actuó al respecto; no aplicó una política industrial, y ahí está el elevado nivel de desempleo y los 14 millones de mexicanos que se mueven en la economía informal.

Bancos y grandes tiendas ya encontraron el caminito para hacerse de ingresos y tener cautivos a los consumidores; pero es de desear y esperar que el tan mentado Buen Fin en 2013 sea replanteado, y efectivamente sea un fin de semana de ofertas y descuentos y no de la gran feria del crédito.

socole@prodigy.net.mx / balanceenlinea@hotmail.com

www.balance-financiero.com

About The Author

Related posts