26-11-2020 09:26:53 AM

Los Reinos Cristianos II

El Reino de los francos

Los francos habitaban ambas márgenes del rio Rin cuando hacia el año 355 d.C. Roma les concedió la Gallia Belgica y pasaron a ser foederati convirtiéndose en el primer pueblo germánico que se asentó permanentemente en territorio del Imperio al lado de ciudadanos romanos que poco a poco fueron perdiendo lealtad al emperador, mientras los francos se extendían hacia el sur hasta ocupar prácticamente toda la Gallia expulsando a los visigodos hacia el sur (Hispania) aproximadamente en el año 507 y dominando a la población galorromana.

En 493, Clodoveo rey de los francos se bautiza en el catolicismo, lo que supone la conversión de su pueblo y la unificación con la población galorromana. Logrado esto establece su capital en Paris (507) formalizando al Reino de los Francos y a la dinastía merovingia (por Meroveo, antepasado de Clodoveo), cuya estabilidad fue precaria pues tenían una concepción patrimonialista del reino, por lo que a su muerte lo dividían entre sus hijos en procesos que originaban asesinatos y guerras en un periodo en el que la mayor parte de la población era analfabeta, lo que ha limitado la transmisión de su historia.

Hacia comienzos del siglo VIII los Mayordomos de Palacio (que fungían como Primer Ministro) ejercían el poder real desplazado a los reyes, cuando Pipino el Breve (hijo de Carlos Martel, quien dio nombre a la dinastía Carolingia) consultó al Papa Zacarías (741-752) ¿Quién debía ser el rey de los francos: el que ejercía en la práctica la realeza o quien la ostentaba nominalmente? El Papa respondió: «Quien lo es de hecho, séalo de derecho» envió al arzobispo Bonifacio a coronar a Pipino como rey de los francos y así surgió una sólida relación entre el Papado y la dinastía Carolingia. Carlomagno -su hijo y sucesor- fundaría al Sacro Imperio Romano Germánico.

Los sucesores de Carlomagno no pudieron continuar con la costumbre de repartir el territorio entre los hijos del fallecido monarca, pues el Imperio -que fue el centro de la política y cultura europeas- se basaba en la los intereses de los condes que gobernaban las distintas regiones y que estaban deseosos de restaurar la Pax Romana, lo que derivó en grandes esfuerzos por difundir la cultura, fundando escuelas y edificando numerosos obras. Los historiadores llegan a mencionar al periodo como el “Renacimiento Carolingio”

Los pueblos eslavos

Bulgaria.- Los eslavos se asentaron al norte del río Danubio y desde ahí hostigaban a las guarniciones bizantinas, lo que condujo a que el emperador Constantino IV enviara tropas a reprimirles. Ante el fracaso, Bizancio reconoció la existencia del Estado búlgaro (681) con lo que se constituye en el primero de los estados eslavos. Se convirtieron al cristianismo durante el reinado de Boris I (852-889) lo que le permitió una mayor influencia entre los pueblos vecinos hasta que cayó bajo el dominio de Bizancio entre 1018 y 1185.

Rusia/Ucrania.- Hacia el año 880 fundada por el príncipe Oleg surge La Rus´de Kiev que se va expandiendo al nororiente hasta constituirse en el mayor reino de la Europa medieval, abarcando Ucrania, Rusia, Bielorrusia, Polonia, Estonia, Letonia y Lituania. Dice la leyenda que el príncipe Vladimir envió a sus consejeros más cercanos a observar a las culturas cristiana, judía e islámica y que cuando visitaron Constantinopla y en el templo de Hagia Sofía presenciaron los ritos cristianos, eligieron esta religión para su pueblo, convirtiéndose en el año 988. Vladimir viajó a Constantinopla donde se casó con la princesa Ana, hermana del emperador bizantino Basilio II, después de lo cual mantendrían una política de alianzas dinásticas y de protección a nobles europeos en desgracia, lo que les vinculó al continente.

Al haber optado por el rito cristiano oriental tuvo consecuencias políticas y culturales muy importantes en el largo plazo. La Iglesia Oriental tenía una liturgia escrita en cirílico y escrituras traducidas del griego para los pueblos eslavos, lo que facilitó su evangelización, y la autoridad religiosa de Constantinopla a través del Mar Negro les era más accesible que la de Roma, que manejaba el latín. Esto propició el desarrollo de manifestaciones peculiares en todas las artes.

La Gran Moravia.- fue el reino de los pueblos eslavos que se asentaron en Europa central en la región checoeslovaca, que unificados hacia el año 863 por el príncipe Ratislav alcanzan un gran desarrollo cultural por la obra evangelizadora de los griegos tesalonicenses Cirilo y Metodio (los apóstoles de los eslavos). Pronto se expande hacia Ucrania, Polonia, Alemania, Austria, Hungría, Rumania, Eslovenia, Serbia y Croacia, lo que suscita recelos entre sus vecinos cristianos occidentales, que apoyan a los magiares (húngaros) en sus asedios, hasta que la fragmentan en Bohemia y otros territorios absorbidos por el Sacro Imperio y en países como Polonia y Hungría, que cristianizada por San Adalberto de Praga según el rito latino (993) se expande a Moravia, Bohemia y Silesia, traslada su capital a Viena y en adelante sería la que contendría el avance de los turcos y los mongoles hacia Europa central.

Los lombardos e Italia

Los lombardos habitaron en Escandinavia y llegaron a ocupar la rivera del río Danubio donde -hacia el año 540 d.C- celebraron un foedus y sirvieron a Roma protegiendo las fronteras del Imperio hasta que ellos mismos cruzaron los Alpes Julianos y aprovechando el agotamiento que en Italia habían provocado las llamadas Guerras Góticas (emprendidas por Bizancio para controlar a la ciudad de Roma y a toda Italia) invadieron la península despojando a los bizantinos de Milán, Pavía y la Toscana, pero sin poder tomar Rávena, Roma y extensas áreas de Italia central. Fundaron treinta y seis ducados independientes, lo que resultó funesto para ellos pues no lograron un Estado fuerte. El reino lombardo existió entre 568 y 774, periodo de terribles luchas entre los duques, entre arrianos y católicos, bizantinos, lombardos y francos.

Al asumir el trono del Imperio Bizantino León III, ordenó la destrucción de las imágenes religiosas en todo el Imperio, lo que fue considerado un sacrilegio por el Papa Gregorio III, que amenazado por el emperador pidió ayuda a los lombardos, quienes aprovecharon la oportunidad y se apoderaron de muchas ciudades (712), Roma y Rávena incluidas, pero amagaron al Papa, que fue auxiliado por los francos. En agradecimiento consagró a Pipino III (el Breve) como soberano de ese reino, iniciando así una sólida relación entre el papado y los francos.

El último rey lombardo fue Desiderio -duque de Toscana- quien expulsó definitivamente a los bizantinos de Italia central, pero reinició las luchas contra el Papa Esteban II quien solicitó el auxilio de Pipino, que lo derrotó. Finalizado el conflicto, los territorios que los lombardos habían quitado a Bizancio, los entregó al Papa para establecer los Estados Pontificios (756). La tutoría del Imperio Bizantino sobre Roma como sede pontificia había ido declinando, pero ante la victoria de los lombardos sobre Bizancio y la de los francos sobre estos, la articulación del Papado y el naciente imperio de los francos marcó la vida europea en los siguientes siglos.

Sin embargo el peligro lombardo seguía vigente y Desiderio invadió los Estados Pontificios y aún la misma Roma, por lo que el nuevo Papa -Adriano I- invocó al auxilio de los francos, siendo ahora Carlomagno quien derrotara definitivamente a los lombardos y solidificara al nuevo Imperio. Fue coronado por el Papa como Emperador de Occidente la navidad del año 800…

Los normandos

Los normandos (literalmente “hombres del norte”) fueron habitantes de Escandinavia, principalmente daneses que fueron invadiendo el noroeste de Francia (lo que hasta hoy se conoce como Normandía) en la segunda mitad del siglo IX. Negociaron con el rey de Francia y este les otorgó el Ducado de Normandía. Estaban organizados en tribus, teniendo una agricultura y ganadería muy primitivos, pero eran expertos navegantes y avanzados constructores de buques. Fueron adoptando el cristianismo y la cultura y la lengua francesa.

Guillermo el Conquistador fue duque de Normandía, pero conquista Inglaterra en 1066 fundando ahí la dinastía normanda. Los normandos incursionaron también en la península Ibérica -dominada entonces por el Califato de Córdoba- siendo rechazados, pero lograron grandes éxitos en Italia (Calabria y Sicilia) de donde expulsaron a los Bizantinos y cohabitaron con los francos. Establecieron sus reinos en Normandía (910), Inglaterra, Escocia y Gales (1069), Calabria y Sicilia (1112) e Irlanda (1167).

About The Author

Related posts