23-04-2021 10:18:42 AM

Minoría gana

¿Dónde quedan los derechos de los niños?

¿Por qué no se defiende igual a los gordos, ancianos o discapacitados?.

Escuché sorprendida las declaraciones de indignación y ataque contra el cardenal  Juan Sandoval Iñiguez de parte de periodistas que en otros momentos defendieran a capa y espada la libertad de expresión, con respecto a sus declaraciones por la adopción.

Los adultos tienen derecho a hacer con sus orificios lo que quieran, pero los niños son asunto aparte.

Por otro lado, es sorprendente la intolerancia ante la que se enfrenta un heterosexual que exprese una postura en contra de las adopciones.

?Un niño no tiene la decisión de saber lo que es bueno y lo que es malo, esto no es natural, no hay perrito y perrito, o al revés.? (Miguel Desaavre en el programa: ?Al pie de la letra del miércoles 18 del 2010).

Y yo le agregaría que si esto fuera natural los hombres tendrían otro orificio aparte y no solo el que les sirve para hacer caca ¿no?.

Pero ¡Uy! no se atreva uno a decirlo porque hasta perdón hay que pedirles frente a organismos disque defensores contra la discriminación.

En 1975 se eliminó el término homosexual porque los señores se sentían ofendidos y así tuvimos que cambiar nuestra manera de hablar, luego se quisieron casar entre ellos y dijimos que estaba bien.

Pero la adopción de niños es otra cosa y que me perdonen todos los que se quieren sentir muy modernistas liberales e inteligentes, open mind o de amplio criterio.

Al razonamiento de que muchos niños que viven en parejas heterosexuales no son educados correctamente pues hay quienes los abusan etc; yo les contestaría que existe un riesgo mayor aún en el caso de uniones homosexuales.

Si es difícil educar a un niño en parejas heterosexuales, ¿Qué pasaría en este tipo de uniones?.

¿Qué le espera a un niño que no sea de su sangre ni de su carne que no tenga consanguinidad?

¿Quién garantiza que no sufran un ataque?.

Todos se han dedicado a defender que tienen libertad porque ¡Ay! del que esté en contra, porque se le van encima hasta que el pobre que se atrevió, tiene que terminar dándoles la razón para no lo exterminen y lo acusen de intolerante y cerrado homofóbico

Peor aún si lo hace con argumentos morales.

?Tenemos que reconocer aunque no nos guste porque hay estudios psicológicos que demuestran que un niño puede tener problemas, si nos vamos a las estadísticas cuantas personas heterosexuales les cuesta mucho adoptar, creo que debe haber un estudio más profundo? (Lidia López Aguirre regidora, fragmento de entrevista en el programa de Rodolfo Rivera ?Al pie de la letra? el miércoles 18 de agosto de 2010).

PREGUNTAS

¿Dónde está el derecho de las mayorías?

¿Dónde está el derecho de los niños a ser tomados como alguien y no como algo?

No porque yo tenga un jefe homosexual o un amigo muy lindo de esa preferencia me voy a cegar y defender lo indefendible, pues ya hablar de niños son palabras mayores

¿Si usted muriera hoy, dejaría a sus hijos a una pareja de homosexuales?

De por si nos enfrentamos a no saber qué hacer cuando en el transporte público estas parejas se besan hasta de lengüita, enfrente de un niño de 4 años que voltea en su inocencia con cara de interrogación a ver a su mamá y  preguntarle  qué pasa ahí?

Al rato van a ir quejarse solo porque se les esté viendo y los organismos contra la discriminación le obligaran a uno a pedirles perdón.

 ¿Por qué no se defiende igual a quienes sufren agresiones por ser gordos, indígenas, ancianos y, más aún, a discapacitados.

Hasta ahora no he escuchado que los organismos contra la discriminación defiendan con la misma pasión a este tipo de personas.

Qué aberrante el poema de Fernando del Paso, donde cuestiona si es mejor la orfandad que tener dos padres amorosos ¡POR FAVOR!

Sigamos diciendo que está bien, a  ver hasta donde llegaremos, y ni se les ocurra usar argumentos morales y mucho menos bíblicos porque entonces será usted un retrograda, anticuado, estúpido u homofóbico.

Yo personalmente espero que el cardenal Juan Sandoval no se retracte, pues nada mas falta que hasta el representante de la iglesia, con su investidura, tenga que pedir perdón por airarse en lo que le corresponde, y de verdad levantar enérgicamente la voz.

Y que conste que no soy católica.

Espero sus comentarios ralut_32@yahoo.com

 

(Lo expuesto en este texto es responsabilidad única de la autora)

About The Author

Related posts