25-10-2021 12:34:53 PM

Las mejores vacaciones

La historia que voy a relatar es 100% real, solo los nombres fueron modificados, mi nombre será José, mido 1.83 peso 95 Kg, tengo una panza de acorde a mis 39 años, mi esposa Elena 41 años, bajita 1.52 y pesa 50 kg, a su edad se mantiene de los mas que hay, ya que sus medidas son 90 de busto, 65 de cintura y 100 de caderas, ellas es muy caliente en nuestras relaciones, hemos hecho de todo, sexo vaginal, oral y anal.

Una vez conversando de sexo le pregunté si tenia alguna fantasía, ante esta pregunta me miro con cara de incredulidad ya que a ella no le gusta hablar de sexo, ni siquiera conmigo, ella dice que hay que dejar que las cosas fluyan por si mismas, pero en esa ocasión igual respondió, indicando que le gustaría hacer el amor al aire libre y a luz de día, que la sensación de ser descubiertos despertaba un morbo particular en ella.

Bueno, para no aburrirlos iré directo a lo que me aconteció, Hace unos días tomamos nuestras vacaciones junto a mi mujer y mi hija de 11 años, para realizar algo mas entretenido fuimos de campamento, ya que siempre visitábamos casa de familiares en distintas localices del sur de Chile, por lo que este año fue diferente.

Al llegar al camping instalamos nuestras cosas y salimos con mi mujer y mi hija a recorrer el recinto, en ese momento me recordé de la conversación sostenida con mi mujer y le susurré al oído que podríamos cumplir su fantasía ante esto solo sonrió.

Al día siguiente mi hija hizo migas con una niña de su edad y empezó a compartir con ella, por esta razón es que comenzamos a conversar con nuestros vecinos los cuales tenían aproximadamente nuestra misma edad, sus nombres eran Luis y Ana, Luis aproximadamente 40 años, 1.90 de altura y aproximadamente 85 KG de peso, se notaba un trabajo de gimnasio de por medio, en cambio su esposa Ana era un verdadero bom-bom, unos 30 años, 1.70 de estatura, 55 kg de peso, con unas curvas exorbitantes, tendría aproximadamente 100 de busto, se notaban operadas por la firmeza , una cintura de avispa y un culo respingón y duro, cuando nos conocimos los cuatro ella llevaba un bikini de esos que te infartan, apenas le tapaba su anatomía.

Una vez hechas las presentaciones de rigor les pedimos si podían cuidar de nuestra hija un rato por que nosotros iríamos a caminar al bosque cercano y ella no quería acompañarnos, ellos aceptaron encantados.

Luego de caminar con mi mujer por el bosque comenzamos a cumplir la fantasía de mi mujer, la empecé a besar apasionadamente y sin preámbulos la desnudé (en realidad solo llevaba puesto un bikini y sus sandalias), ella se arrodilló me quito mi pantalón corto y comenzó a mamar mi verga que a esa altura ya se encontraba tiesa, mi mujer hace las mejores mamadas que haya recibido en mi vida, mi verga en estado de erección mide aproximadamente 18 cms de largo, y su grosor en realidad es normal, por lo que ella soporta todas las embestidas que le propino cuando hacemos el amor.

Después de unos minutos de estar en esa posición, la hice ponerse de espaldas en el suelo y comencé a mamar su conchita que a esa altura rebosaba en sus jugos, estando en esa posición me percate que de entre los arbustos alguien nos observaba, situación que me calentó a sobremanera, sin decirle a mi esposa. Cambiamos de posición y comenzamos con 69 espectacular, no sin antes acomodarnos para que mi esposa quedara a la vista de nuestro mirón.

No se cuanto rato estuvimos en esa posición, pero sin darme cuenta nuestro observador salió de entre los arbustos con su verga en la mano, ante esta situación fueron dos las sorpresa, la primera ya descrita y la segunda que se trataba de Luis, quien poseía una verga del mismo largo que la mía pero mas gruesa, no se como sucedió, el se acercó a mi mujer y comenzó a penetrarla desde atrás, ella solo dio un gemido de placer, al sentirse perforada por esa nueva verga, ella no dejaba de mamar la mi y yo quede con una vista privilegiada para ver como se culeaban a mi mujer, ente esa vista fue imposible retenerme y exploté en su boca y ella seguía mamando sin siquiera reclamar que había eyaculado sin darle aviso, ya que una de las cosas que no hacia era tragarse mi leche, pero esta vez fue distinto.

Una vez que pude salir de abajo de ella pude ver la cara de puta que tenia mi mujer al ser penetrada por otro hombre que recién habíamos conocido, justo en es momento me mira y sonríe con cara de éxtasis, a los pocos minutos, algo raro en mi volví a estar listo para la acción, saqué a Luis de atrás de mi mujer y lo mande a que ella se la mamara, para que supiera quien se la estaba culeando, en realidad a estas alturas no le importaba, ella comenzó a mamara su verga de forma frenética y a gritar que quería mas y mas sexo, por lo que decidí que Luis se acostara en el suelo y que ella lo cabalgara, esto ella lo acepto encantada, una vez que comenzó el mete y saca con Luis, me acomode detrás de ella y la penetré por el culo, sin contemplación, solo dio un grito de dolor y luego comenzó a mover sus caderas como una posesa, solo se escuchaban sus alaridos y sus gritos pidiendo mas, que la partiéramos, al cabo de unos minutos Luis descargó todo su semen en la conchita de mi mujer y yo seguía bombeándole el culo, mi mujer siguió moviéndose hasta que cayo rendida como si estuviese desmayada, como yo seguía sin volver a eyacular seguí dándole por el culo hasta terminar, una vez que descargué por segunda vez la saque de su culo y la obligue a mamar mi verga hasta limpiarla.

Después de esto Luis me ayudo a vestirla y la llevamos de vuelta al camping, camino a nuestras carpas Luis me dijo que el iba a pagar de alguna forma esta experiencia que había disfrutado, cuando dijo esto solo pensé en su mujer Ana.

En el camping ya estaba oscureciendo, así que acosté a mi esposa y le dije a mi hija que la mamá se sentía mal por lo que había que dejarla dormir en su carpita y que ella la cuidara, que se acostara con ella, mi mujer entendió y solo sonrió y se durmió abrazada a mi hija.

Una vez que cayo la noche me senté fuera de la carpa a tomar una cerveza y apareció Luis invitándome a que bebiéremos algo mas fuerte, no me negué y trajo una botella de Ron la cual comenzamos a beber, pregunte por su mujer y me dijo que estaba acostada con su hija en la carpa y que pronto vendría a compartir con nosotros, durante el rato en que estuvimos solos me dijo que su mujer era una fiera en la cama, pero que solo hacia el amor en la forma del misionero y que no degustaba mamar ni tampoco que la cogieran por el culo, por lo que en realidad había disfrutado de mi mujer, aunque no hubiese probado su culo, ante lo cual le dije que si ella quería lo podría hacer, solo sonrió y me dijo que su esposa con 2 o 3 copas se desinhibe, pero que igual en el sexo no se desinhibía, pero que si yo quería para pagar lo sucedido en la tarde se hacia el borracho y me dejaba solo con ella, a lo que yo accedí.

Al rato su mujer sale a compartir con nosotros y en realidad a la segunda copa ya se encontraba bastante alegre, por lo que comenzamos con nuestro plan, Luis se puso de pie para ir al baño del camping y comenzó a caminar de forma como lo hacen los borrachos, durante los minutos que no estuvo con nosotros Ana me dijo que le molestaba que Luis se emborrachara por que empezaba a pedirle cosas extrañas, ante esto le pregunte ¿Qué cosas? Y me dijo que le daba vergüenza pero que eran en relación al sexo, como ella dio la pauta le dije que con mi mujer hacíamos de todo, ella sorprendida me pregunto que es de todo, le dije sexo oral, anal, vaginal en distintas posiciones y que lo único era respetar la opinión del otro hasta que punto se quiere llegar.

En ese momento aparece Luis, se toma una ultima copa y me indica que va a acostarse a su carpa, se pone de pie y trastabilla, por lo que corrí a sostenerlo, cuando quede al lado de el me susurro que esa era mi oportunidad, le pedí ayuda a Ana su mujer quien lo toma del otro brazo y lo comenzamos a meter a su carpa, por lo que me posicione atrás de ella y comencé a refregar mi verga en su culo por encima de su bikini, haciéndome el borracho la tome de las tetas y ella reía, una vez que lo dejamos acostado en su carpa, nos sentamos nuevamente y seguimos con la conversación que había quedado a medias.

Ella me decía que hacer el amor en otras posiciones no era normal y que tener sexo que no fuera vaginal tampoco, con nuestra conversación se fue calentando el ambiente y ella tomaba mas de la cuenta, hasta que en momento me dijo que Luis podía pensar que era una puta si hacía lo que el le pedía, ante esto le dije que lo mejor es que a uno como hombre le den lo que pide en la casa o saldrá a buscarlos afuera de ella.

Ana asintió con la cabeza y me dijo que ella pensaba que el le era infiel debido a lo mismo pero que no sabía como actuar de forma natural cuando se diera la oportunidad, en es momento la tome de la nuca y bese sus labios, ella se dejó llevar, cuando nos separamos le dije así es la forma solo dejarte llevar, dijo que le había gustado, volvimos a besarnos y comencé a acariciar sus pechos por encima del bikini, a los pocos minutos ella sola se quitaba la parte superior dejando sus lindos pechos al descubierto, empecé a lamerlos como si la vida se me fuese en ello, de repente miro hacia la carpa y Luis fisgoneaba con cara de incredulidad ante esta situación.

Llegó el momento en que ambos estábamos totalmente desnudos y ella me mamaba la verga como una mujer sin experiencia y a cada lamida preguntaba si lo estaba haciendo bien y en realidad si que lo estaba haciendo bien, como el camping no contaba con luz eléctrica nos favorecía a sobremanera la oscuridad reinante, en algún momento la recosté sobre una banca y comencé a lamer su conchita que se encontraba depilada en su totalidad, ella tuvo varios orgasmos, me dispuse a penetrarla y ella se resistía solo de la boca hacia fuera, ya que al momento de introducirle mi verga y comenzar a bombear, tuvo un nuevo orgasmo, me aproveche de la situación y de la poca resistencia que ofrecía debido a los orgasmos que había tenido, para darla vuelta y ponerla en cuatro patas y comencé una nueva penetración salvajemente, ante la mirada atónita de Luis que ya había salido de la carpa, Ana tuvo un nuevo orgasmo, por lo que saque mi verga de su concha, mojada hasta los huevos y comencé a perforar su virginal culo, ella dio un alarido el cual se cortó cuando Luis le metió su verga en la boca y ella comenzó a mamársela, en unos minutos acabe derramando toda mi leche en su culito dolorido, me fui al lugar que ocupaba Luis y le pedía a Ana que limpiara los restos de semen de mi verga con su lengua.

Así me fui a acostar cansado y satisfecho, al otro día mi mujer amaneció radiante y me dijo que queria repetir la experiencia, ante lo cual le conté lo de la noche anterior y ella solo dijo lo sabía no ibas a dejar la oportunidad de tirarte a esa puta.

Luego nos pusimos de acuerdo con Luis y pasamos los cuatro junto a nuestras hijas las mejores vacaciones de nuestras vidas

About The Author

Related posts