06-12-2021 12:46:03 PM

¡No menospreciar!

 

Dirigente estatal del Movimiento Antorchista

La lucha del antorchismo poblano continúa, miles de habitantes de diferentes lugares del estado se mantienen firmes, a pesar de los ataques mediáticos y de las descalificaciones y maniobras de algunos funcionarios, ensoberbecidos por la victoria del PRI, en los pasados comicios. El Movimiento Antorchista del estado de Puebla cuenta con el apoyo, no sólo de su gente, sino de millones de antorchistas del todo el país; Antorcha, a nivel nacional, está dispuesta apoyar la justa y legítima lucha social. De ahí que nuestros compañeros, líderes en diferentes rincones de México, manifiesten su respaldo a los poblanos, de diversas formas; una de ellas, a través de artículos. A continuación, retomo uno del compañero Gabriel Hernández García, dirigente del antorchismo en Oaxaca:

“Antorcha es una sola. No hay en su interior fracciones, grupos, tendencias o diferencias ideológicas. A nivel nacional, aunque parezca absurdo, todos actuamos como un solo hombre. Esta unidad a toda prueba, que hemos conservado durante 35 años, y que estamos seguros podremos conservar hacia adelante, nos permite decir que no hay diferencias en el pensar y en el actuar de los antorchistas, a lo largo y ancho del país”.

“Nuestro trabajo con las masas, en cualquier parte de nuestra república, siempre es el mismo; trabajar para que la masa de desposeídos y de excluidos del beneficio social puedan, por la vía de su organización y de su fuerza, acceder  al máximo de beneficios, que, de otra manera, no podrían obtener. A la par,  los pobres  y los progresistas de México podrán  o deberán tomar conciencia  de las limitaciones de su lucha y de la gran potencia y capacidad que pueden llegar a tener, en caso de que puedan unir a millones y millones de mexicanos. Las grandes transformaciones de la historia  se han dado cuando  las masas han concebido y concientizado  su fuerza y su capacidad transformadora. Así lo pensamos los antorchistas y así lo vamos realizando”.

“Se da el caso de que -en el estado de Puebla- los antorchistas están   enfrentando una de las luchas más fuertes que hayan sostenido en esa entidad. Mantienen, desde hace dos meses, un plantón indefinido frente a “Casa Aguayo”, lugar de administración del Lic. Mario Marín Torres, gobernador constitucional de Puebla, y, por lo que se ve, así como por las declaraciones del Lic. Mario Montero, secretario general de Gobierno, el problema, lejos de solucionarse, amenaza con salirse de control y terminar en un desalojo violento, que el Gobierno del Estado de Puebla considera es la opción”.

“Al respecto, debe aclararse que las peticiones de los antorchistas son absolutamente justas y pueden probarse, recurriendo al pliego petitorio y a las minutas firmadas, por el Gobierno del Estado, en reuniones anteriores al plantón que se mantiene actualmente. La posición del gobierno poblano ha sido y es, como el de muchos gobiernos en el país, catalogar las peticiones de la gente pobre como “exageradas e irracionales”, razón por la cual arguye imposible cumplirlas. Se dice, en el caso de Puebla, “que se ha dado mucho a Antorcha”. Nosotros preguntamos  ¿Qué es mucho? Y aclaramos que cuando se dice a Antorcha se está diciendo al pueblo y no puede entenderse que dar a Antorcha es dar a los líderes, porque -durante 35 años- los líderes antorchistas nunca hemos sacado “tajada” de las luchas que hemos encabezado”. 

“Pero, volviendo a lo anterior, la palabra, “mucho” no dice nada, pues, como todos sabemos, cualquier palabra o concepto es relativo. Nosotros pensamos que si se hubiera “dado mucho” al pueblo, entonces ¿por qué está tan pobre?, ¿por qué tiene tantas carencias y limitaciones?, ¿por qué no tiene para comer, ni para curar a sus hijos, ni para construir una vivienda digna? Decir mucho es demagogia, porque millones y millones de poblanos y mexicanos viven en barracas, muriéndose de hambre, y con una carencia casi absoluta de servicios, lo cual ha hecho precisamente que entiendan el planteamiento de Antorcha, de llamarlos a luchar para solucionar, en la medida de lo posible,  las carencias a las que hemos hecho referencia. No, no es mucho lo que se le ha dado al pueblo, es -al contrario- poco, muy poco lo que se invierte en él. A quien se le ha dado mucho, y de múltiples  formas, es a  los poderosos de Puebla y de México, que por esa vía han incrementado su fortuna a niveles escandalosos”.

“Si el Gobierno del Estado de Puebla reprime y golpea al antorchismo poblano despertará a un gigante, del que difícilmente saldrá bien librado. El antorchismo en ese estado es fuerte, valiente y experimentado; golpearlo, como se hace con un niño o con organizaciones pequeñas, puede ser un error político muy grave. En caso de que esto ocurra, nuestros compañeros tendrán todo nuestro apoyo, toda la solidaridad y toda la fraternidad del antorchismo nacional, y nadie puede pensar que Antorcha es una organización de membrete; al contrario, demostramos nuestra fuerza y capacidad, al llenar el estadio Azteca -el 21 de junio- con 130 mil antorchistas. Nuestra defensa siempre será pacífica y legal, pero enérgica, fuerte y contundente”.

About The Author

Related posts