20-01-2022 11:56:29 PM

?La migración?

 

Visitadora adjunta de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla

 

El problema de la migración, es de carácter netamente social y económico, sus consecuencias trascienden en las diferentes esferas en todos los niveles y afectan a los que menos tienen.

Al respecto debemos puntualizar que el libre tránsito es un derecho de toda persona, tal cual lo establece La Declaración Universal de los Derechos Humanos, la cual señala que todas las personas tienen el derecho a movilizarse libremente en su país o fuera de él (artículo 13.2) y a escoger libremente el lugar donde quieren vivir y trabajar.  Sin embargo, también existen leyes que señalan que cada país tiene el derecho de controlar quién entra en su territorio;  además, y aunque resulte una contradicción, junto al derecho a la libre movilidad existen normas que impiden la libre circulación de las personas y cada vez hay más controles en las fronteras.

Para las autoridades y la mayoría de los medios de comunicación, los inmigrantes son ilegales. La utilización de este término conduce a decir que los seres humanos son ilegales. Este calificativo demuestra una tendencia a la criminalización de la migración, haciendo pasar al migrante que entra en un territorio nacional sin sus papeles en regla, por un delincuente, lo que desde luego lo perjudica y que repercute en el trato hacia este.  En ese camino y con cierta frecuencia va acompañado de una amalgama entre migrantes indocumentados y terroristas. Esta evaluación tiene graves consecuencias porque favorece la legitimación de medidas más represivas en nombre de la seguridad nacional, desviando la atención de las violaciones de los derechos humanos fundamentales de  la población.

Este fenómeno tiene una responsabilidad propia, pues al buscar la causa del mismo deriva de una falta de compromiso de los pueblos con su gente de promover trabajo, luchar contra la pobreza, garantizar oportunidades y una vida digna; ante la omisión y nulidad de las autoridades de afrontar estos problemas sociales surge la migración, como una opción más que representa la posibilidad de dar  solución a los mismos fuera de su lugar de origen.

Los migrantes son objeto de todo tipo de abusos de particulares y de autoridades, al referirnos a particulares podemos señalar a todos aquellos que aprovechándose de su situación los estafan, abusando del poco poder económico con el que cuentan para su traslado, independientemente del trato personal que propinan, tendiente en ver en el ser humano solo una mercancía; por lo que respecta a las autoridades, nos referimos a miembros de cuerpos sin facultad legal de hacer detenciones. El objetivo principal de estas detenciones es la extorsión, acompañada muchas veces por violencia, amenazas, hostigamiento sexual o violaciones de mujeres; que aún cuando inicien procedimientos ministeriales, muy probablemente caerán en la impunidad, ante la imposibilidad de los agraviados de darles seguimiento.

La migración no es solo un fenómeno internacional, se vive cada día entre pueblos, en donde el orden social y económico de los mismos obligan a las personas a buscar lugares que ofrezcan mejores situaciones o en su caso que se ven obligados a dejar sus propias tierras.

Nos unimos a gritos mundiales de voces que piden:

+No al maltrato de nuestra gente migrante, por autoridades que los tratan como delincuentes.

+No a las migraciones forzadas de los pueblos indígenas como resultado de la expropiación de sus tierras y de los megaproyectos agroindustriales.

+No a las diferentes manifestaciones de racismo en contra de las personas y comunidades migrantes en todos los continentes.

Afirmamos la necesidad de defender, reivindicar, extender, frente al trabajo forzado, esclavo y precario, el trabajo digno para una vida digna, que integre libertad, igualdad de trato y contraprestaciones negociadas adecuadas para todas las personas trabajadoras.

Promovemos la ciudadanía universal y ratificamos el derecho de las personas a la libre movilidad como establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos, esto a fin de que las fronteras del mundo dejen de ser espacios de impunidad en los que las personas migrantes son objeto de todo tipo de violaciones, crímenes y obligados a asumir riesgos que ponen en peligro su vida. Demandamos que los países de origen, tránsito y destino, asuman su responsabilidad para revertir esta situación y dejar de victimizar a quienes solo buscan una forma honesta de vivir.

About The Author

Related posts