19-08-2022 06:00:06 AM

Cerrazón y prepotencia, originan manifestación

 

Responsable del trabajo antorchista en la mixteca poblana

En repetidas ocasiones, en diferentes medios (prensa, televisión y radio), se nos ha atacado de muy variadas y diferentes maneras, pero todas con el claro propósito de exhibirnos ante los ojos de la opinión publica como una organización irracional, enemiga del diálogo, rijosa, que se propasa en el uso del derecho a la  manifestación y, por tanto, merecedora de cualquier acción represiva por parte del Gobierno del Estado y digna de la desconfianza ciudadana.                                                                      

En la medida de nuestras posibilidades, mediante desplegados de prensa, que representan una sangría económica muy onerosa para la organización, hemos tenido que aclarar los motivos de nuestra protesta; porque nuestros boletines, conferencias de prensa, notas aclaratorias, y réplicas en la radio y en la televisión, se encuentran -en el mejor de los casos- con una total indeferencia de los medios y, en el peor, sólo son origen de nuevos y mas furibundos ataques.                             

Entre los muchos motivos de nuestras protestas están: la falta de sensibilidad de los funcionarios para solucionar las demandas ciudadanas, el abuso de poder y la soberbia y prepotencia, que no dejan a los gestionarios más salida que la manifestación. Nadie nos cree. Y se buscan explicaciones en intereses inconfesables de los manifestantes: Que se hacen manifestaciones para favorecer a tal o cual candidato, que se ataca por consigna a ciertos personajes públicos o que se pretende obtener canonjías económicas o políticas para beneficio de los líderes etc., etc., etc. ¡Falso!. Antorcha Campesina no tiene patrón.

La verdad es, aunque se preste a nuevos a ataques, la que decimos nosotros. Para muestra un botón: desde 2006, miembros de Antorcha Campesina, encabezados por el ingeniero Salvador Castañeda Luna, gestor permanente ante la Secretaría de Desarrollo Rural en Puebla (a cargo del ingeniero Alberto Jiménez Merino), entregó -en tiempo y forma debida- los expedientes técnicos para que  2 mil campesinos de la mixteca poblana, ubicados en 20 municipios, fueran beneficiados con los programas que dicha dependencia maneja. Pedimos se nos dote de ganado caprino y ovino; se compren herramientas agrícolas y se asignen recursos para la realización del proyecto, para el cultivo de la grana cochinilla y la construcción de un invernadero para el cultivo de papaya  maradol

Como se ve, no pedimos nada del otro mundo y nada que no pueda resolverse  si hubiera la mínima voluntad política. Ahora bien, desde esa fecha hasta la actual (es decir, durante 2 años 8 meses) se han tenido infinidad de reuniones, estando presentes en las mismas el ing. Merino y el ing. Juan Manuel Celis Aguirre, dirigente estatal del Movimiento Antorchista, donde se han establecido compromisos muy serios  de atender nuestras demandas en el  ejercicio fiscal del año inmediato superior; sin embargo, hasta el momento, Jiménez Merino no ha hecho honor a la palabra empeñada. En síntesis, una total y completa  burla a  nuestras gestiones y a nuestro espíritu negociador.
       

Por tanto, la negociación -como arma de solución ante la Secretaría de Desarrollo Rural- está  total y absolutamente desprestigiada. No  pueden (si es que hay un mínimo de respeto) proponernos soluciones a medias, porque han tenido oportunidad de implementarlas y no la han hecho, ni pueden pedir resolverlas en años venideros, porque han pasado dos años ocho meses y nunca cumplieron su propuesta. Por tanto, a estas alturas del juego, no hay de otra: o nos resuelven totalmente nuestras demandas o tendremos que manifestarnos públicamente. No hay de otra.    
        

Me he tomado tanto tiempo para explicar este problema y los motivos de nuestro accionar, porque me interesa dejar claro a los posibles lectores desprejuiciados y a los reporteros honestos, que es totalmente injusto acusarnos de irracionales y enemigos del diálogo. Lo aquí dicho demuestra, sin lugar a dudas, que somos una organización paciente hasta grado extremo, que sabemos negociar, que entendemos razones y que si nos manifestamos es porque encontramos en nuestra labor de gestoría a muchos Jiménez Merino, que mienten descaradamente, creyendo que nos van dormir con sus falaces argumentos.                                                                   

Esta fue la única y verdadera razón de nuestra comisión presionadora de 200 personas, que se plantó el pasado 29 de julio ante las oficinas de la Secretaria de Desarrollo Rural. Y éste es el único motivo que nos impulsa a manifestarnos en una cantidad de mil ciudadanos, el próximo 14 de agosto en dicha dependencia; cantidad que  irá  en aumento, en la medida que aumente la resistencia de su titular a resolver nuestras demandas, que datan de hace dos años y ocho meses.

A la ciudadanía en general le pedimos una disculpa por las molestias que nuestra protesta pudiera causarles, y mucha comprensión: se trata de defender los derechos de 2 mil ciudadanos burlados; lucha que más temprano que tarde evitará que mañana o pasado seamos burlados todos por cualquier funcionario.

About The Author

Related posts