09-12-2021 07:32:16 AM

¿Violencia social o violencia institucional?

1.- Cultura es todo lo que el hombre crea.  Esta definición fue creada por Jack Lang, ministro de educación por nueve años en los exigentes y diversos gobiernos franceses.

Si cultura es eso, transculturación sería el mecanismo mediante el cual la cultura de un país se ve penetrada, enriquecida o transformada por otra.

Caso concreto en el México actual es el proceso que se inició desde que la T.V. nacional, los cines y las radiodifusoras empezaron a transmitir la vida del pueblo estadounidense.

2.- También debe hacerse constancia que el proceso migratorio (emigrante el que sale; inmigrante el que entra) nos ha aportado vivencias que los nacionales mas desprotegidos culturalmente aprendieron en su estancia mas allá del Río Bravo.

3.- Consecuentemente tenemos penetrándonos con ideas, conceptos, ejemplos, útiles e insumos, a los medios de comunicación masiva y a los mexicanos que retornan definitiva o temporalmente de sus empleos en los EEUU; sin omitir los aprendizajes del “american way of life”, de los grupos mas privilegiados económicamente que viajan por placer, por negocios al vecino país del norte.

4.- Los actos de violencia que estamos viviendo diariamente no pueden reducirse a un simple ejemplo que vieron, que oyeron o que vivieron los que aquí lo practican.  Tiene mas profundidad y si buceáramos en ella nos encontraríamos con la violencia institucional-gubernamental.

5.- Esta podemos ejemplificarla que no definirla, como la que ejercen los líderes de los gobiernos, de las iglesias, de los comercios, de las finanzas, de la cultura, del transporte, de los partidos políticos, de los propietarios de los medios de producción, de los líderes-representantes sindicales, de los propietarios de los medios de comunicación masiva en contra del mexicano común y corriente, al no darle oportunidades de mejorar su vida familiar en un medio ambiente razonablemente sano.

6.- Por ello mientras no se firme un gran Pacto Social Nacional para desterrar a la corrupción; acabar con la desorganización social imperante; la falta de empleo; la ausencia de seguridad pública (la común y corriente, la que siempre ha existido desde nuestros orígenes, terminar con las intransigencias: patronal y sindical; las irresponsabilidades religiosas; las indiferencias de la intelligentzia y de la academia; la desvinculación del cuerpo productivo de la ciencia y la tecnología; y el abandono de nuestra axiología que nos permitió en el pasado avanzar unos escalones en el desarrollo social, las violencias sociales e institucionales continuarán nos agrade o desagrade.

Sergio Méndez Arceo uno de los grandes mexicanos de todos los tiempos decía el siglo pasado desde su templo: “Acabemos con el mal, no con los malos”. “Mientras exista el mal, este seguirá generando maldad sin medida”.

cesarmusalem@puebla.com

About The Author

Related posts