28-11-2021 03:07:26 PM

Bienvenido campesino serrano

Llegó al país un ex lavador de trastes de una empresa de hamburguesas de prestigio del vecino país del norte.

Haciendo  el trabajo que ni los negros quieren hacer.

Al llegar al aeropuerto de la ciudad de México, su rostro dibujaba una sonrisa, la felicidad de estar en su patria, lo hizo olvidarse por un momento de sus experiencias de migrante y del motivo principal que origino que regresara a su México querido.

Originario de Xaltepec, junta auxiliar de Huauchinango, perteneciente al estado de Puebla, en plena sierra poblana.

Su hijo mayor, su orgullo, su semilla, tiene 4 semanas de no probar alimento, se encuentra postrado en la cama y su familia desesperada le suplico su presencia, se espera lo peor.

Fue un vía crucis en el hospital y en la clínica de la región, no hay medicamentos, los médicos que lo atendieron dijeron que no podían hacer nada, no sabían exactamente lo que tenia el joven campesino, los mandaron a Pachuca Hidalgo, a otro estado, porque aquí no había. A realizar una tomografía, para detectar el problema, ellos no podían hacer nada.

En Pachuca Hidalgo .fue atendido en una clínica particular, durante 8 días a base de sueros y medicamentos estabilizaron la salud del joven serrano, a los 8 días le dijeron que tenia que operarse del cerebro, la cuenta del hospital muy abultada, se pagaron varias decenas de miles de pesos, dinero que fue conseguido por su familia con los agiotistas de la región a la módica cantidad del 8% mensual, la familia se hipoteco.

Para que son los bienes sino para resolver los males.

El dinero que se recibía del ex lavador de vajillas y baños, se esfumo, desapareció, se utilizo en la enfermedad del hijo mayor.

Regreso a su pueblo, la familia desamparada, desilusionada y con el miedo reflejado en su rostro.

El joven no tardo 8 días en recaer, necesitaba medicamentos, necesitaba atención medica, se negaba a comer y se debilitaba día a día, la madre reclamo y pidió apoyo al DIF municipal del estado de Puebla, este se declaró incompetente, no hay dinero ,fue la excusa.

Fue hospitalizado de emergencia en una clínica particular de Huauchinango, 10 días estuvo recibiendo medicamentos, sueros y atención medica, la cuenta nuevamente rebaso varias decenas de miles de pesos, la familia recurrió nuevamente a los que prestan dinero.

La familia se hipoteco.

Para que son los bienes sino para resolver los males.

La familia regreso con el joven serrano campesino a su pueblo sin ilusiones y desanimada.

La desilusión del regreso del jefe de familia, ex lavatrastos y ex lava baños, fue inmediata y llego a su pueblo, y llego a su familia y llego a sumirse a las penurias y a los lamentos.

Para él era familiar el zangoloteo provocado por los enormes hoyos que existen en las carreteras de la sierra norte, que unen a las juntas auxiliares.

El ingles nunca le entro, se enorgullecía de su medio español y de su dominio del Náhuatl.

La combi en donde venia, la compartió con una mujer indígena que llevaba un par de gallinas y un guajolote, amarrados y en sus pies.

La mujer era originaria de Papatlazolco, población cercana a donde el iba, la mujer, las gallinas, el guajolote y sus dos hijos, que por cierto iban con el moco colgando en la nariz, al igual que el guajolote, bajaron en la población a la que iban y descubrió que el único pasajero era el.

Por fin pudo respirar y escucho en el radio a todo volumen, la voz de Paquita la del barrio, con su rata inmunda.

Los ruidos de la combi, su motor y el humo, no le habían impedido admirar la vegetación, las siembras de maíz, las gallinas en el camino y el olor a su tierra.

Llego a su mente cuando fue la primera ocasión que quiso pasar con la ayuda de un pollero, junto con otras 20 personas fueron abandonados a su suerte en el desierto.

Logro sobrevivir de milagro, el y otros dos mas, todos los demás fallecieron.

Logro pasar y trabajar hasta que la migra lo regreso.

Ya en territorio mexicano se volvió a enrolar, pasaron días enteros sin comer, y fue recibido a balazos por nuestros primos los gringos, logro escabullirse, se salvo nuevamente de milagro y se puso a trabajar.

Ganando 8 dólares por hora, el dólar es el dólar.

Comiendo las sobras de los platos que dejaban los güeritos, durmiendo en un cuartito y sin salir a la calle, para esconderse de la migra.

Una vida vacía y sin sentido, alejado de los suyos y de su familia.

Varios meses de trabajo, sufriendo todo tipo de vejaciones y penurias para llegar a la triste realidad.

Su hijo moribundo y postrado en la cama.

Ahorrador de rudas jornadas, entre gente de lengua desconocida.

Vio el campo y se acordó de sus tiempos en que lo trabajaba hasta que se escondiera el sol y recibía miseria por los precios que pagaban de sus productos.

Hoy regresa a Xaltepec con los mismos andrajos de ropa que llevaba.

Esperando un milagro.

Esperando un apoyo.

Un grito desesperado.

Al Gobernador del estado.

Un grito desesperado de una familia serrana que pide apoyo para que su hijo viva.

Bienvenido campesino serrano.

Esta es tu tierra.

About The Author

Related posts