18-09-2021 01:55:49 PM

Sindicato, un freno más para el Ayuntamiento

El arranque, sobra decirlo, ha sido lento, soso, gris, por lo menos en términos de la percepción, esa que en la política y en el servicio público es mera realidad.

¿Razones?

Muchas y muy diversas.

¿Responsables?

Lo mismo.

Uno, muy importante, con un peso específico real en el letargo que envuelve a la actual administración municipal de la capital es Israel Pacheco, el patético líder del sindicato de trabajadores de la comuna.

Vestido con el mentiroso traje de la defensa de sus agremiados, Pacheco juega sus piezas de acuerdo con la única lógica que conoce y que por cierto maneja con maestría: la del beneficio personal.

A pesar de su relativa juventud, Israel se ha convertido en el nuevo icono del sindicalismo anquilosado, flojo, mañoso, convenenciero, que fomenta hasta la saciedad el culto personal y el liderazgo mesiánico.

Sí, ese sindicalismo que prioriza el amiguismo, el compadrazgo y la transa para colocar en puestos de poder a familiares, incondicionales y paleros.

Esto, sin duda, se manifiesta en la dinámica que hasta ahora ha mostrado el gobierno municipal.

Y es que, el líder sindical controla prácticamente todas las áreas que tienen que ver con los servicios públicos, gracias en parte a una serie de concesiones que a manera de “muestras de buena voluntad” le otorgo la propia alcaldesa, lo que ha burocratizado y aletargado la operación de carteras estratégicas de la administración de la ciudad.

Sí, por increíble que parezca el líder sindical tiene el control absoluto de los responsables operativos de áreas como el alumbrado público y parques y jardines.

Por eso están como están.

La atención al público es otro ejemplo.

Quienes desempeñan la siempre ingrata tarea de dar la cara a la ciudadanía se encuentran hoy entre la espada y la pared.

Hay quienes tienen realmente la intención de hacer que las cosas cambien en términos de la eficiencia y el buen trato que se merecen los contribuyentes que, con el pago de sus impuestos, garantizan el sueldo que reciben cada quincena, pero que se enfrentan a un conflicto mayúsculo con su representación sindical.

Bajo amenaza de recibir diversas sanciones, inclusive la propia pérdida de su empleo, los trabajadores sindicalizados están obligados a abandonar sus responsabilidades cinco minutos antes de la cinco de la tarde, independientemente del tipo de labores que desempeñan.

Es decir, sin importar que algún trabajo importante se quede sin terminar o que existan ciudadanos esperando ser atendidos para la realización de algún trámite, la solicitud de algún servicio o el pago de alguna obligación.

Para Pacheco nada es lo suficientemente importante si no implica un beneficio personal o un potencial aumento de poder.

Desde el primer día del nuevo gobierno se enfrentó a Blanca Alcalá dándole la bienvenida a través de un injustificado paro de labores de elementos de Parques y Jardines por una supuesta falta de herramientas para trabajar que en realidad no era tal.

La intención es clara: poner de rodillas al gobierno de la ciudad y así asumir una posición ventajosa en toda clase de negociaciones.

Por cierto, en esta lógica, fue notoria la ausencia de Israel Pacheco en una comida ara celebrar el día del jardinero el pasado viernes en las instalaciones de Parques y Jardines.

Al intentar desairar a la presidenta municipal Pacheco perdió una oportunidad de oro para lucirse ante sus agremiados con la entrega de nuevos uniformes y equipo de trabajo, labor que tuvo que hacer la propia Blanca Alcalá.

Por cierto ¿y el emplazamiento?

¿Ya se enteró del emplazamiento?

Una locura, mañana le platico.

 

latempestad@statuspuebla.com.mx

About The Author

Related posts