28-11-2021 02:01:25 PM

El octagenario pleno

79 años cumplió el PRI.

Pues sí, tal y como sucede en aquel cuento de Monterroso, al despertar, el dinosaurio todavía estaba allí.

Y tal parece que más sano y saludable que nunca.

Por lo menos eso dicen los números.

Esos que, a pesar de ser fríos, encierran un sinnúmero de ambigüedades en lo que a política se refieren.

Después de décadas de ser el partido único del sistema político mexicano, de haber sufrido un desgaste monumental por su obsesión de eternizarse en el poder, de ser el culpable de haber institucionalizado en México las prácticas más deleznables y asquerosas de la que se tienen memoria, el PRI es, y por mucho, el partido que gana más elecciones en la actualidad.

Así ha sido en los últimos siete años, para bien o para mal.

Lo paradójico del asunto es que el PRI continúa siendo el partido que peor imagen tiene entre la ciudadanía y al que todavía se le culpa de ser el causante de los grandes males que aquejan a este país.

Increíble ¿no?

Una encuesta de Reforma publicada el día de ayer no deja lugar a dudas.

Según este diario, “seis de cada diez mexicanos nacidos a partir de 1977 opinan que el Revolucionario Institucional ha perdido importancia política”,  56% considera que se trata de un partido que se va debilitando continuamente con el paso del tiempo, 52% opina que es muy difícil que este partido regrese a ser la primera fuerza política de este país.

¿Y entonces?

¿Por qué a pesar de eso el octogenario les sigue ganando?

Por si fuera poco, a pesar de haber sufrido dos derrotas consecutivas en elecciones presidenciales, el tricolor, en su papel recién aprendido de partido de oposición, tiene mucho más peso específico que el propio partido en el poder.

Hoy es, sin duda, el fiel de la balanza en lo que a la aprobación de las reformas que el presidente Calderón considera como prioritarias párale ejercicio de su gobierno y eso lo pone en una situación que, si bien ha generado un viso de fractura interna entre sus militantes, puede ser considerada como de auténtico privilegio en términos de rentabilidad política.

Pues ya lo ve, el siempre atacado, el vetusto, el anquilosado, el antidemocrático, el autoritario, el corrupto, el mañoso, el condenado muerte, en pleno siglo XXI y con un sistema político que fomenta y garantiza la competencia entre partidos en condiciones de excepcional igualdad, el eterno camaleón sigue demostrando su capacidad de adaptarse a las condiciones más adversas en aras de garantizar su existencia como protagonista indiscutible de la realidad actual nacional.

Ni modo.

 

A MANERA DE REFLEXIÓN
“Estimados columnistas:”

“Esta mañana me he enterado con horror del accidete sufrido a la muy querida familia Taylor en la Av. Hermanos Serdán en la que perdiera la vida una joven de 14 años.”

 “La Av. Hnos Serdán ha sufrido con el tiempo una serie de transformaciones sin planeación que la han vuelto de alta peligrosidad, el interés de particulares ha pasado encima del interés público”.

“Debería ser la calle con mejor ingeniería vial,  ya que es el más importante acceso a nuestra ciudad, y no es así . En los camellones laterales se han hecho cortes,a conveniencia de algunos particulares que han sobornado a la autoridad o por alguna influencia, que generan accidentes entre aquellos que ingresan o salen del arrollo principal con los que van circulando sobre el mismo”.

  “La Sra. presidenta debe ordenar un estudio de esta vialidad y hacer las modificaciones correspondientes en beneficio de la ciudadanía y quitar los privilegios a moteles, agencias de coches, clubes deportivos, gasolineras, etc. que lo único que cusan con el acceso directo del arrollo principal es generar accidentes que como el de hoy sean de fatales consecuencias”.

  “Expongo esto ante ustedes porque veo que es el único medio por el que los políticos de éste estado escuchan a sus gobernados, y es importante que entiendan que  ellos incurren en delito de omisión si no actúan en consecuencia”.

“Arturo Pérez”

 

latempestad@statuspuebla.com.mx

About The Author

Related posts