Lo que triunfa es el hartazgo ¿No lo entienden?

Por Rodolfo Rivera

 

A poco más de un mes de haber pasado la elección 2018, aún no se resanan –ni se resanarán durante todo el sexenio- las heridas y afrentas que tuvieron lugar durante las campañas y la toma de decisión final, que desembocó en el triunfo inobjetable de MORENA en prácticamente todo el país, Puebla incluido.

El país se dividió en dos… los que querían continuar con el tradicional sistema de partidos que se habían venido turnando el poder desde el año de la primera alternancia, el 2000, y los que estaban hartos del mismo y de la ineficacia tanto del PRI como del PAN para resolver los problemas urgentes de nuestro país. Y lo que triunfó fue el hartazgo.

Porque efectivamente, mucha gente sabe que Andrés Manuel López Obrador y su partido –compuesto de gente de todos los partidos de antes- no podrá resolver todos esos problemas… pero también sabe que ni el PRI ni el PAN pudieron hacerlo y por el contrario, defraudaron la confianza que la gente tuvo alguna vez en ellos.

Porque no nos hagamos bolas… el partido que más decepcionó a la gente fue el PAN. Durante décadas fueron el partido opositor más vigoroso, denunciando siempre a la corrupción y las malas políticas públicas del PRI.

Pero cuando tuvo el poder, nomás no pudo hacer casi nada contra lo que tanto criticó. Los presidentes panistas se aliaron con el viejo sistema que tanto odiaron (no se hagan patos, hoy aborrecen a Elba Esther Gordillo otra vez y su súbita salida de prisión, pero tanto Fox como Felipe Calderón se aliaron a ella para utilizar su poder e influencia y ganar elecciones… fraudulentas) y también cometieron latrocinios y corruptelas igualito que los priístas: Recordar las andanzas de Martita Sahagún y sus vástagos en tiempos de Fox, o las de Calderón con Oceanografía o la Estela de Luz, por solo poner un par de ejemplos.

Por eso causa risa que hoy los panistas y no pocos priístas (aunque muchos del PRI terminaron yéndose a MORENA a tiempo) critiquen duramente todo lo que está proponiendo López Obrador y griten que todo será un gran fracaso, que son políticas viejas del echeverrismo y quién sabe cuántas cosas más… pero que ellos nunca pudieron resolver y los últimos tres sexenios, dos del PAN y uno del PRI, continuaron las ocurrencias y casos nefastos de corrupción de la clase gobernante.

Y desde luego no digo que López Obrador y MORENA resolverán todo. De hecho la gente no votó por ellos por esa razón. Reitero: La mayoría votó por AMLO y demás candidatos de MORENA por el hartazgo hacia los del PRI y PAN. La gente nos lo dice en las encuestas… “los del PRI y PAN nos defraudaron, vamos a darles la oportunidad a estos” o bien “el PRI y el PAN destrozaron a este país los últimos 80 años… AMLO no va a poder reconstruir todo en 6 años”.

Por cierto, ese es el gran bono de confianza con el que cuenta AMLO: Sus simpatizantes aceptan que no va a poder resolver todo… y no hay problema. De ese tamaño es el hastío que tiene la mayoría de la población contra azules y tricolores.

Claro, la verdad no sé si ese bono dure todo el sexenio. La gente suele olvidar todo en política en muy poco tiempo. Creo que eso es lo que deben cuidar los que gobiernen a partir de unos meses, tanto en lo federal como en lo local. No hay confianza eterna en política (ni en nada, pues).

Pero creo que si MORENA y sus gobiernos llegan a cumplir la mitad de las expectativas que crearon… la gente se dará por bien servida. Creo que hay al menos 12 años de gobierno Morenos, acuérdense.

Y hablando del panorama local es muy similar el análisis.

El morenovallismo “panista” es mal visto en general por la mayoría de la población (incluidos simpatizantes del PAN). Sus gobiernos fueron igual de corruptos que los priístas. Y la gente se siente peor de defraudada, porque las promesas en 2010 giraban en que todo sería diferente y que era momento de “abrir los ojos”. Hoy la mayoría de poblanos opina muy mal de Moreno Valle y su claque, incluida desde luego Martha Erika Alonso de Moreno Valle, a quien la mayoría –en serio, lo sé, lo saben, lo sabemos- ve como una imposición.

Es real, la clara mayoría de la gente piensa que sí hubo fraude electoral en Puebla el pasado 1 de julio. Es percepción clara. Ya lo medimos.

Y no sé cuál sea el veredicto de las autoridades electorales federales con respecto a la pasada elección para Gobernador en Puebla. Hay muchas posibilidades de que sí sea anulada (de acuerdo a la opinión de no pocos expertos y enterados del tema con los que hemos platicado en las últimas semanas), pero pues hay que esperar.

Pero si no es así y la señora de Moreno Valle fuera ratificada como Gobernadora electa… no tengo idea de cómo podrá ejercer su función con la mayoría del pueblo en contra. Y con mayoría de Diputados locales en contra. Y con Senadores y mayoría absoluta de Diputados federales en contra. Y con los 50 Municipios más grandes del Estado en contra. Y seguramente ya sin la protección de los organismos “autónomos” porque el nuevo Congreso local con mayoría de MORENA por supuesto cambiará a sus titulares, como la Auditoría Superior del Estado, la Fiscalía General, los Magistrados y Jueces del Tribunal Superior de Justicia, el Consejo General del IEE, el Tribunal Administrativo, el Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública, el Comité del Sistema Estatal Anticorrupción… y en una de esas hasta a los Comandantes del Heroico Cuerpo de Bomberos.

Y la versión que andan divulgando los morenovallistas, en torno a que no pocos ganadores de MORENA (Diputados, Alcaldes, Regidores) serán fácilmente comprados por el eventual gobierno de MEA para contar con una anhelada mayoría, es más bien un febril y desesperado deseo. Porque esos Morenos, TODOS, se quieren reelegir, y no se alocarán desprestigiándose por unas monedas. Es más atractivo el premio de la reelección, que unos billetes malhabidos y efímeros. Reitero y quizás me equivoque, pero yo veo al menos unos 12 añitos de MORENA ganando elecciones.

Lo que se siembra, se cosecha… dicen en mi pueblo.

 

LA NOTA AL PIE…

Mi solidaridad y afecto incondicional a Yasmin Flores (mejor conocida como @yasazu18) y a mi amigo y cómplice Alejandro Mondragón, ante la tonta y ridícula irrupción violenta del dirigente panista Pablo Rodríguez Regordosa en la cabina de Al Portador, el viernes pasado.

Yo no estuve ahí (el viernes no tuve programa por una urgencia médica familiar), pero apoyo absolutamente la postura de mis amigos: Rechazamos con firmeza la actitud prepotente del dirigente panista y su ataque a la libertad de expresión de una dama que jamás lo ha insultado, solo le ha dicho verdades que le incomodan. Los que lo conocemos sabemos que siempre ha adolecido de tacto e inteligencia para dirimir controversias. Tantos años y sigue igualito.

 

 

About The Author

Related posts