Los mitos y las realidades de 2018

Por Rodolfo Rivera Pacheco

 

Estamos a un par de semanas de que comiencen formalmente las campañas para convencer a la gente de que vote por tal o cual candidato de partidos o alianzas. Primero será el proceso federal para elegir Presidente de la República, Senadores y Diputados Federales (90 días a partir del 31 de marzo hasta unos días antes del 1 de julio) y luego el local, en el que elegiremos Gobernador, Diputados Locales y Alcaldes y Regidores (60 días desde el 1 de mayo).

Las campañas en sí son ya muy cortas. Aunque todo el proceso ha sido largo y con vaciladas como la aún presente, la mentada “intercampaña” en donde “no se puede pedir el voto” pero todos los candidatos andan haciendo proselitismo. Payasadas del INE.

Nuestra democracia es aún imperfecta, pero ha tenido avances considerables. Ya hay instituciones supuestamente ciudadanas que organizan y cuidan las elecciones (supuestamente, porque en el INE y los OPLE están llenos de simpatizantes y hasta operadores de los partidos). Ya hay padrón más o menos confiable de votantes. Ya hay topes de gastos de campaña. Ya hay órganos en dónde denunciar delitos electorales (FEPADE). Ya no se puede ensuciar el medio ambiente con miles de porquerías de pendones y demás basura plástica.

Vamos, ya hay incertidumbre electoral y hoy nadie puede asegurar que ya ganó o ya perdió una elección.  Hay más o menos competencia y los partidos tienen que diseñar sus mejores estrategias para convencer a la gente a que vote por ellos.

Sí, pero los tramposos también siguen existiendo. Los gobiernos de cualquier nivel quieren que gane su partido a como de lugar. Hay fraudes abiertos o soterrados para ganar elecciones. Los Gobernadores destinan muchísimo dinero para comprar el voto o para influir en los procesos regalando mil y un babosadas que la gente humilde recibe de buena gana. Y desde luego para “movilizar” votantes, que no es otra cosa que acarrear gente pagada para que vote por sus candidatos.

Y lo anterior lo practican gobernantes de TODOS los partidos. No hay uno que se salve. MORENA porque aún no tiene gobiernos importantes (Alcaldías en Veracruz pero nada más destacado), pero tenga por seguro que cuando los tenga… también “operará” como cualquier autoridad para influir en una elección. Acuérdense.

En este escenario se llevarán a cabo las elecciones del 1 de julio. Dicen que serán históricas… pero esa frase la he venido escuchando desde hace muchos años.

Y como yo a lo que me dedico es a hacer análisis político (en muchas de sus variantes, pero sobre todo basándome en los estudios demoscópicos que hacemos en el BEAP desde hace prácticamente 20 años), aquí van algunos de los Mitos que hay sobre esta elección, pero confrontados con sus respectivas Realidades. De ambos procesos, Federal y Local en Puebla.

 

MITO NO. 1

La elección federal ya está decidida y el ganador es Andrés Manuel López Obrador, dejando al PAN y PRI en lejanos segundo y tercer lugar.

REALIDAD.

Efectivamente, en todas las mediciones serias el candidato de MORENA va liderando las tendencias. Pero así ocurría en 2006 y en menor medida en 2012 y al final perdió la elección. Los partidarios de MORENA insisten en que fue por un inmenso fraude electoral, pero el caso es que perdió.

Creo que es complicado que AMLO pierda más de veinte puntos porcentuales –o que sus adversarios los ganen- de aquí al 1 de julio. Sería una caída inédita –o un ascenso espectacular de los otros- que no se ha dado en ningún lugar del mundo… pero puede ocurrir.

Reitero, el Presidente de la República y los Gobernadores del PRI, PAN y PRD en los Estados del país harán hasta lo imposible porque no gane AMLO. Habrá debates, discursos, mítines y miles de spots en TV, Radio e Internet. Todo puede ocurrir en tres meses.

Claro que puede ganar López Obrador si todo sigue como está. Pero aún no ha ganado.

 

MITO No. 2

Ricardo Anaya está acabado y va a perder la elección presidencial porque no pudo con sus escándalos de lavado de dinero o corrupción en su vida personal.

REALIDAD.

Aunque efectivamente ha bajado algunos puntos en las encuestas, Anaya no ha sido “acabado” por el gobierno y creo que no lograrán acabarlo. Al contrario, si no hay un proceso legal incriminatorio indiscutible contra él, terminarán fortaleciéndolo y en una de esas captura el voto de miedo contra AMLO y gana por un poquito la elección presidencial. Difícil pero no imposible.

Anaya está dañado, pero está vivo y puede dar el estirón final en la campaña.

 

MITO No. 3

José Antonio Meade está perdido y en último lugar en las encuestas, el PRI perderá irremediablemente esta elección y desaparecerá de la historia de México.

REALIDAD.

Efectívamente, Meade está en la mayoría de mediciones en lejano tercer lugar de López Obrador, aunque en algunas ya está en segundo, por arriba de Anaya. Su personalidad, campaña y muy desprestigiado partido no lo han hecho subir en las preferencias ciudadanas y todo parece indicar que no logrará alcanzar ni rebasar a AMLO…

Pero no empieza aún la campaña. Ni creo que esté definitivamente muerto José Antonio Medae. Si logra desbancar a Anaya del segundo lugar y después enfocar una andanada de críticas y contraste contra AMLO y hacer una campaña espectacular… puede capturar el voto anti MORENA (que es un hecho que existe y que es más del 50 % en el país) y ganar por poquito.

Difícil y complicado que ocurra, pero jamás imposible. Nadie está muerto hasta que lo entierran. Y al PRI ya lo han enterrado muchas veces… y ahí sigue y seguramente seguirá en próximas elecciones estatales, ya lo verán.

 

MITO No. 4

Los independientes iban a hacer un contrapeso a los partidos y al menos Margarita Zavala o “El Broco” podían dar pelea en la elección presidencial.

REALIDAD.

Para empezar los independientes han hecho un gran ridículo en la consecución de sus mentadas firmas. Han hecho trampas y nadie creía de por sí que ya hubieran conseguido millones de firmas… falsas.

Pero en segundo lugar, la verdad es que no entusiasmaron a la gente en nuestro país. Aunque alguno logre la candidatura, NO ganará la elección presidencial. NO es el tiempo aún de los independientes, o quizás de estos independientes. Algún día quizás haya alguno que mueva a la población. Hoy no.

 

MITO No. 5

En Puebla, el morenovallismo y Martha Erika Alonso arrasarán la elección porque tienen dinero de sobra y al gobierno estatal operando a su favor, además de que casi todos los partidos serán sus “paleros” para que la esposa de Rafaqel Moreno Valle gane.

REALIDAD.

Sí, la estrategia de Moreno Valle es hábil y puede rendirle frutos… pero también es cierto que ya hay suficiente rechazo de la gente contra el ex Gobernador y su esposa. El morenovallismo cuenta con dinero y recursos del gobierno estatal, pero eso no garantiza el triunfo. Si eso fuera regla, Mario Marín hubiera ganado con Javier López Zavala.

Si la contienda solo fuera del PAN y sus aliados contra el PRI… seguramente el mito sería realidad y arrasaría Martha Erika Alonso. Pero esta vez hay un factor inédito y es la presencia de MORENA en la elección.

Sin hacer prácticamente nada, los candidatos de MORENA en muchas zonas del Estado ya están en empate con los morenovallistas y el día de la elección los MORENOS salen en masa a votar (así ocurrió en varios Municipios importantes en Veracruz el año pasado y arrasaron) sin que nadie les dé un peso por hacerlo.

El morenovallismo NO tiene garantizado el triunfo aún en Puebla.

 

MITO No. 6

El PRI y su candidato Enrique Dóger ya tienen perdida la elección y  sus líderes ya solo se están repartiendo cargos plurinominales porque saben que todo está terminado.

REALIDAD.

Efectivamente, el PRI va solo en la contienda estatal y al parecer su candidato presidencial es buen amigo de Rafael Moreno Valle y es probable que haya habido una “negociación” para “dejar” que su esposa Martha Erika gane Puebla, a cambio de apoyarlo a él (Meade) para que gane la contienda contra López Obrador.

Pues sí, suena muy bien… pero no sé cómo va a lograr esa magistral operación Moreno Valle. Además de que el PRI lanzó a sus mejores ofertas para intentar ganar la elección y Dóger puede dar buenos campanazos en campaña.

Difícil sí, pero no imposible. Veremos si hubo o no negociación.

 

MITO No. 7

MORENA lanzó a puro desconocido o ex priísta y no va a poder ganarle la elección al morenovallismo, porque aunque la mayoría de la gente sí vote por López Obrador, no lo hará por los abanderados morenos en el Estado.

REALIDAD

Ciertamente, la mayoría de los candidatos de MORENA en Puebla no tienen ni el conocimiento ni el arrastre que tiene su candidato presidencial, por sí solos. Pero aún así ya están empatados y hasta arriba de los candidatos del morenovallismo en no pocos lugares y municipios importantes del Estado. La ola de MORENA se puede ir convirtiendo en Tsunami conforme se acerque el día de la elección. Así lo registré en Xalapa y otros sitios importantes en Veracruz en la elección del año pasado.

Claro que MORENA puede ganar la elección estatal y la capital del Estado, porque la gente se hartó desde luego del PRI, pero también del PAN morenovallista y sus excesos.

 

MITO No. 8

Las encuestas siempre se equivocan y no sirven para nada y ya nadie les cree.

REALIDAD.

Aunque efectivamente las encuestas a veces registren resultados que no concuerdan con el resultado final, también es cierto que las mediciones demoscópicas no registran las mapachadas de los gobiernos, los acarreos de votantes, compra de votos o votos golondrinos. Además, también es cierto que la gente ya sabe lo que son las encuestas y a veces… ya también aprendió a mentirles.

Medio mundo repite el mito citado, pero TODO mundo hoy se basa en… encuestas, para hablar de la contienda presidencial (que si AMLO va arriba, que si Anaya cayó, que si Meade no crece, etc. etc. etc.) y de “cómo van” en el Estado. ¿Quién los entiende?

Nadie las quiere… pero todo mundo las usa.

 

La Nota al Pie…

Por razones de trabajo (muchísimo, como siempre en esta temporada), dejo este espacio unos días. Regreso en campaña. Ojalá con cochinas y repudiadas… encuestas.

¿Tienen tele?

About The Author

Related posts