23-06-2018 11:11:03 AM

De plomeros del PAN, a operadores de Morena

Por Alejandro Mondragón

 

Desde hace algunos meses, el primer círculo de Andrés Manuel López Obrador ha ido desgranando la mazorca morenovallista sin que nadie lo pueda remediar.

 

Al primero que reclutaron fue a Fernando Manzanilla, quien enfrentará en una segunda ocasión a Rafael Moreno Valle. La primera ocurrió en la disputa por la dirigencia nacional del PAN entre Gustavo Madero y Ernesto Cordero. El saldo favorable fue para ex góber de Puebla.

 

Algunos de los llamados plomeros del morenovallismo se sumaron tímidamente a la apuesta por Cordero, cuya derrota significó la persecución, cárcel y exilio.

 

Subidos a la ola de #AndrésManuelovich, están de regreso con el lema: “Lo Peor Está por Venir”.

 

Unos como candidatos/as de Morena a cargos públicos, otros en la operación de cañerías del blanquiazul

Aparecen Sergio Quiroz Corona, Violeta Lagunes, Miguel Ángel Dattoli, Luis Acosta, Mónica Lara Chávez, José Miguel Castillo, Miguel Abad Carrillo y otros más, pero ellos son las cabezas de la estrategia. Todos tienen en común que fueron agraviados, insultados y humillados.

 

Y han encontrado en Manzanilla a su nuevo jefe político.

 

Sergio Quiroz es un empresario restaurantero, siempre cercano Acción Nacional, ligado a personajes como Luis Paredes, Héctor Montiel, pero su mala suerte fue generar acercamientos con Néstor Gordillo y su posterior inclusión en la administración de Leo Paisano, donde como tesorero exhibió los moches azules. Hay una campaña en su contra por supuestos acosos sexuales en sus negocios y tener elevadas deudas mercantiles.

 

Violeta Lagunes. Ampliamente reconocida por sus cocacolazos, se le ubica como “La Violenta” del grupo. Fue impulsora fuerte de Moreno Valle a su llegada al PAN, se desempeñó como delegada federal del Trabajo en Puebla. Ahora es la carta manzanillista a la alcaldía de la capital. Será el instrumento para exhibir mediáticamente audios contra el morenovallismo y, en particular, las relaciones de telenovela.

 

Miguel Dattoli. Operador del interior del estado, particularmente en la Sierra Norte. Con presencia en Zacapoaxtla y Cuetzalan. Trabajó en el sexenio en el Soapap. Se queja de que desde la Contraloría intentaron fincarle responsabilidades.

 

Luis Acosta. Conocedor del yunquismo en el PAN, fue operador de Néstor Gordillo, Eukid Castañón y Jorge Aguilar Chedraui. Estuvo en Desarrollo Social y se dio cuenta de los excesos en alcohol y mujeres en la dependencia. Se enfrentó a Laura Escobar por el tema de los moches, lo corrieron y persiguieron.

 

Mónica Lara. Durante mucho tiempo dentro del PAN, conocida por ser la concuña del difunto Genaro Ramírez; a la llegada de los Moreno Valle se convirtió en cercana de Martha Erika, a tal grado de estar en su primer círculo de confianza y ocupar el Instituto Poblano de la Mujer. Se volvió incómoda en la lucha por la dirigencia nacional del PAN, puesto que sus afectos estaban con Cordero. Le prometieron una diputación sin ser palomeada para dejar el cargo. También la persiguieron, le secuestraron a un hijo y encarcelaron a su marido.

 

José Miguel Jiménez Castillo.  El ex panista sufrió la traición y el abandono de Rafael Moreno Valle, quien le prometió todo y nunca le cumplió. Le arruinaron su vida, le fabricaron pruebas, lo acusaron de aliarse con narcotraficantes. Durante la contienda por la dirigencia nacional panista entre Gustavo Madero Muñoz y Ernesto Cordero Arroyo, Jiménez Castillo volvió a aparecer en escena como aliado del senador y ex secretario de Hacienda en el sexenio de Felipe Calderón, al igual que otros políticos locales como Fernando Manzanilla Prieto, Miguel Abad Carrillo y Violeta Lagunes. Este hecho fue el que detonó la rabia para mandar a encarcelarlo.

 

Miguel Abad Carrillo.  Oriundo de Tehuacán, gran conocedor de las entrañas panistas, llegó a colocarse como alto funcionario de la elite dorada en la oficina de la presidencia de Felipe Calderón, su mamá fue presidenta del comité de Tehuacán y a la fecha controlan buena parte de militancia azul.

 

Ocupó diversos cargos al interior del PAN y en su llegada a la Secretaria General de Gobierno se volvió muy cercano de Manzanilla Prieto.  Actualmente Abad Carrillo se ha querido mantener lejano a la operación política, sin embargo, mantiene una estrecha relación con este grupo. A través de Vanessa Sánchez Zacateco realiza la operación política en la región además de ser la propuesta a diputada local por ese grupo de panistas disidentes.

 

Ellos vienen por la revancha.

 

About The Author

Related posts