20-06-2018 12:15:48 PM

El hastío de las audiencias

Por Alejandro Mondragón

 

Con la credibilidad en niveles más bajos que la popularidad de Enrique Peña Nieto, los medios electrónicos se preparan para oooootro reacomodo en Puebla.

 

De cara a la elección del 2018, donde se juega la presidencia de la República, gubernatura, senadurías, diputaciones federales y locales y alcaldías, la televisión realiza su último esfuerzo por atrapar una audiencia digital, enfocada a las redes sociales.

 

TV Azteca viene con estructura, dinero y su señal nacional para operar desde el nuevo edificio de Los Ventosa en la Recta a Cholula. Ahí será su bunker con una oferta regional agresiva.

 

Grupo Imagen, de Olegario Vázquez, formaliza una alianza con el empresario Raymundo Alonso, ex concesionario de Azteca Puebla para que su grupo de conductores con Juan Carlos Valerio se encarguen de la barra de noticias televisivas.

Televisa seguirá la ruta de los ajustes efectuados antes de finalizar 2017, en tanto las ofertas noticiosas por cable seguirán en la línea del olvido con Megacable y Ultravisión, en plena extinción.

 

Está claro que la ruta a seguir es la que conduzca contener el hartazgo social que habitará en las redes sociales, aunque las expectativas son desfavorables.

 

Y es que la dinámica noticiosa en tiempo real aventaja por mucho en las redes. Los medios tradicionales responden más a proyectos políticos, no de audiencias.

 

La radio seguirá la rutina de la sobrevivencia, casi agónica, aunque pasen algunas estaciones de AM a FM.

 

La credibilidad no tiene precio. De eso se trata el 2018, del hastío de las audiencias.

 

 

About The Author

Related posts