23-06-2024 02:49:43 PM

Incongruencias

Por Valentín Varillas

Aguilar Camín y Castañeda Gutman están desquiciados.

La inminente derrota de su candidata en la elección presidencial, de plano los pone mal.

Muy mal.

Estos intelectuales que durante todo este sexenio se han vestido con el traje de los auténticos demócratas, que han denunciado prácticas dictatoriales y abusivas que se ensayan desde lo más alto del poder político, piden a gritos desconocer la voluntad popular expresada en el voto.

Exigen que la elección se vaya a tribunales si la abanderada del oficialismo gana por una diferencia menor a dos dígitos.

De locos.

En su desesperación, pierden de vista el precepto fundamental del juego democrático nacional.

Ese que indica que las elecciones se ganan inclusive por un voto.

Ellos mismos criticaron con todo a López Obrador por no reconocer su derrota en el 2006.

Por la toma de Reforma y aquel disparate de ostentarse como “presidente legítimo de México”.

Ahora, convocan a hacer lo mismo que en su momento tanto criticaron.

A la par, hacen funestos cálculos de cómo será Claudia Sheinbaum como presidenta, dando por hecho, otra vez, su victoria en las urnas.

Refritean aquella estrategia del “peligro para México” que fracaso rotundamente en el 2012.

Ni Cuba, ni Venezuela, ni fuga de capitales, ni dólar a 30 pesos.

No le atinaron, pero aseguran que ahora sí acertarán.

Que la ex jefa de gobierno de la CDMX es la real y auténtica villana de la vida pública nacional.

La que va a instaurar el comunismo mexicano y nos condenará a buscar nuestro alimento entre la basura. 

A la par, en el colmo de la esquizofrenia, aunque en sus intervenciones televisivas se dan por perdidos, tienen destellos en donde afirman que no todo está perdido.

Que las olas de la marea rosa crecerán de tal manera que ahogarán la continuidad de la 4T en el poder.

Ayer, seguramente fue un día muy complicado para ellos.

Todas las encuestas adelantan un panorama catastrófico para quienes enarbolan la bandera del cambio político en México.

La de El Universal anticipa que Xóchitl perderá por 20 puntos.

La de El Economista por 25.

La de El Heraldo por 28.

Y la de El País por 23.

Seguramente encontrarán todo tipo de argumentos para descalificar estos ejercicios estadísticos.

El más socorrido: que todas las encuestadoras del país, menos Massive Caller. La que trabaja para el PAN, están compradas.

Que se vendieron para influir en el electorado y sesgar el voto a favor de Morena y sus aliados.

Esta intelectualidad se está pareciendo espantosamente a la intolerancia oficial que hemos visto desde hace más de 5 años y medio en cada una de las mañaneras del presidente.

Al igual que su nuevo ogro filantrópico, quieren que la realidad se acomode a sus análisis, caprichos e intereses y no al revés; como debe de ser.

Vaya amargo despertar el que tendrán el próximo 3 de junio.

 

About The Author

Related posts