17-04-2024 06:53:35 PM

Xóchitl, huachicol y el efecto bumerang

Por Valentín Varillas

Helados, como témpanos de hielo, se quedaron los asistentes al evento de inicio de la campaña de Lalo Rivera, cuando Xóchitl Gálvez hizo referencia al tema del huachicol en el estado.

La alegría mutó en silencio absoluto de manera casi instantánea.

En tiempo récord.

Y es que, a la candidata presidencial nadie le dijo que entre los partidos que la apoyan en Puebla, existe uno que ha tenido y tiene, pactos inconfesables con las bandas que se dedican al robo y venta de hidrocarburos.

Que en pasado y en presente, les ha abierto las puertas de candidaturas y cargos importantes en su estructura.

Que inclusive, en aquellos tiempos en donde gobernaba el PAN, llegaron a ejercer cargos de elección popular en aquellos municipios en donde este delito es cosa de todos los días.

Es más, en donde el dinero que se obtiene por estas actividades ilícitas, se ha convertido en el verdadero sostén económico de cientos de comunidades.

No es un asunto de percepción.

Se trata de una realidad comprobada a través de las decenas de carpetas de investigación que sobre este asunto se encuentran en Fiscalía.

Tampoco le dieron a Xóchitl el panorama real de cómo creció de manera exponencial este delito, durante las administraciones estatales emanadas del blanquiazul.

También se trata de números fríos.

De indicadores claros, contundentes, que se encuentran al margen de la calentura de la lucha electoral.

Entre 2011 y 2018, el número de tomas clandestinas creció aquí 3152%, mostrando un período de máximo auge entre 2014-2018, en donde el incremento fue del 496%.

Fueron los tiempos de la infiltración de las organizaciones criminales en las instituciones públicas del estado.

Cuando, por ejemplo, el entonces director de la policía estatal, Marco Antonio Estrada López y el influyentísimo jefe de Operaciones Especiales, Tomás Méndez Lozano, fueron detenidos por el ejército , por proteger a las bandas relacionadas con la ordeña.

Ambos, incondicionales de Facundo Rosas.

¿Y entonces?

¿Dónde están los asesores?

Avísenle a su candidata de qué sí de qué no le conviene sazonar su incendiario discurso.

No se vale que la hagan caminar sobre una muy peligrosa cuerda floja.

Qué necesidad habiendo tanta otra tela de donde cortar.

About The Author

Related posts