02-03-2024 01:53:23 PM

PSI: criminalizar la política

Por Valentín Varillas 

Al mismo tiempo que el gobernador Céspedes Peregrina hacía un llamado a los partidos políticos para revisar con lupa los perfiles que apoyarán para que se conviertan en candidatos en la actual coyuntura electoral y evitar que delincuentes accedan a cargos públicos, el dirigente del PSI en el estado le abre las puertas a todos.

Sí, absolutamente todos.

Tengan o no antecedentes penales.

Contradicción monumental, pero que no sorprende para nada.

Pacto Social de Integración se ha caracterizado por llevar como abanderados a personajes que han violado la ley, o que tienen estrechas relaciones con diversas células criminales.

Violentadores de mujeres como el impresentable ex edil de Tecamachalco, Inés Saturnino López, o bien, hombres y mujeres ligadas directamente a células delincuenciales de capos como El Toñín, El Bukanas o El Mamer.

En reportajes y notas publicadas en su momento por decenas de medios poblanos, se ha dado puntual cuenta de lo anterior.

Juran los enterados que la polémica por haberse involucrado en temas espinosos en materia judicial, alcanza hasta el propio Carlos Navarro, líder estatal del partido.

En los corrillos políticos poblanos, desde hace varios años se maneja la versión de que, en la década de los 90, habría encontrado una auténtica mina de oro a través de un sofisticado esquema de falsificación de visas americanas, que se vendían como pan caliente en las comunidades tradicionalmente expulsoras de migrantes.

Debido a las limitaciones tecnológicas de la época, alguno incautos lograron salvar los filtros de entrada establecidos por el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos.

Sin embargo, el que se descubriera el ilícito era sólo cuestión de tiempo.

Y empezaron a ser detenidos por tratar de ingresar a la Unión Americana con documentación apócrifa.

Cuentan que la información obtenida a través de los interrogatorios, llevados a cabo por parte de las autoridades de ese país, fue la ruta que los llevó hasta Navarro.
Que se solicitó la intervención de las autoridades mexicanas, quienes habrían procedido a su detención.

Pero que, a pesar de la gravedad de los hechos, sus buenas relaciones con influyentes personajes del mundo de la política lo salvaron del cadalso.

Por cierto, quienes directa o indirectamente fueron testigos de esta historia, aseguran que un joven abogado, en ese entonces recién egresado de la BUAP y que con los años llegaría a ser el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Puebla, se encargó de su proceso legal.

En este contexto, se entiende perfectamente que en el PSI no se apliquen siquiera los mínimos candados deseables para depurar su oferta electoral.

Que hayan sido laxos al momento de perfilar y apoyar el ingreso a la política partidista y el servicio público poblanos a personajes relacionados con la ordeña y venta de combustible robado a Petróleos Mexicanos.

Una industria criminal que llegó al estado y que creció de manera exponencial, al mismo tiempo en el que se gestaba y consolidaba políticamente Pacto Social de Integración.

No, no hay coincidencias.

 

About The Author

Related posts