19-10-2021 03:03:07 AM

Ensuciar la reelección de Genoveva, es el objetivo

Por Alejandro Mondragón

 

Marko Cortés, candidato único a la dirigencia nacional del PAN, ya sabe que Genoveva Huerta se reelegirá en el partido en Puebla, pero el proceso no estará exento de conflictos.

 

Cuenta con la estructura y manejo del padrón para repetir en el cargo, amén de una comisión de elección a modo.

 

El problema se localiza en el proceso, pues Marco Castro, por ejemplo, ya comenzó a denunciar el fraude electoral, durante las reuniones que sostiene con panistas del interior del estado. Se tienen grabaciones.

 

Castro será la pareja de Ana Teresa Aranda a la dirigencia del partido para enfrentar a Genoveva Huerta, aunque se sabe de los problemas que enfrentará porque en 2016 renunció al PAN y sus derechos partidistas.

 

Luego se enroló a Acción Nacional, pero su antigüedad no quedó a salvo y ésta es un requisito básico para participar en la contienda.

Otro personaje que hace contracampaña a Huerta es el diputado federal, Mario Riestra Piña, quien incluso hasta en la visita que realizó a Puebla, Marko Cortés, acusó favoritismo y uso de estructuras por parte de Genoveva.

 

Los eternos inconformes que cuando no les toca protestan, Humberto Aguilar Coronado y Francisco Fraile, se han convertido en esas sumas políticas que acaban por restar.

 

El discurso de Genoveva de que serán sólo los panistas quienes resuelvan, no deja de ser un dardo para sus aliados del PRI y PRD que ahora formarán parte de las estructuras municipales que se renovarán el próximo mes.

 

Definir la elección para el 14 de noviembre, un mes después de que los alcaldes panistas asumieron sus posiciones, es una medida para ver si incluirán a panistas en sus equipos, por encima de priistas y perredistas.

 

Preferir a perfiles no panistas a un mes de la renovación de dirigencias puede descarrilar a opositores a Genoveva.

 

Todo juega hoy.

 

About The Author

Related posts