19-10-2021 03:31:14 AM

La obra tenebrosa

Por Alejandro Mondragón

 

¿A qué se refiere el gobernador Luis Miguel Barbosa cuando afirma que se puso fin –en su gestión- a las obras suntuosas que generaban sobrecostos y moches?

 

Una idea se podría tener, como ejemplo, en la investigación de 24 empresas fantasmas, las cuales cobraron 755 millones de pesos de obra pública, durante el morenogalismo.

 

El esquema era incuestionable para los gobiernos panistas:

 

Lanzaban una licitación, se declaraba desierta. Luego, formulaban un concurso por invitación para que participará la firma ganadora con aliadas paleras.

 

Se asignaba la obra. La empresa que se llevaba la obra no firmaba el contrato sino ooootra compañía, la cual tampoco se encargaba de los trabajos –salvo cobrar el anticipo- pues éstos se subrogaban.

Al final, era una última compañía la que cobraba toda el proyecto con la respectiva aportación del 15 por ciento para la campaña presidencial.

 

Y el costo de la obra solía elevarse, bajo el esquema de precio alzado, para que también alcanzara a repartir para el cochinito de secretarios.

 

Este modelo de negocios se observó desde el primer paso a desnivel, Zaragoza-Los Fuertes, y luego se replicó en los puentes atirantados de la capital.

 

En la concesión del agua potable, los Centros Integrales de Servicios, El Museo Internacional Barroco, los hospitales y toda aquella magna obra morenovallista.

 

El modelo siempre fue viable en la medida en que la colusión poder y capital se autorizaba desde Casa Puebla con el visto bueno del gobierno federal (Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto).

 

Todo era una maquinaria de defraudación que incluía licitaciones, contratos y hasta auditorías. Además de los órganos encargados de la supervisión: Auditoría, Congreso del Estado, Transparencia y demás, controlados por el mismo morenogalismo.

 

Esa fue una parte del modelo de negocio.

 

La enorme diferencia de hoy no tener un proyecto presidencial, el cual sirvió para construir la Puebla tenebrosa, esa que muchos aún añoran.

 

About The Author

Related posts