28-10-2021 05:51:25 AM

Dos años con Barbosa

Por Alejandro Mondragón

 

Se cumplieron dos años del gobierno de Luis Miguel Barbosa, cuya acción principal ha sido el desmantelamiento gradual del modelo de negocios que dejó el morenovallismo.

 

En medio de la pandemia, intenta reconstruir el tejido roto de un esquema de poder que favoreció hasta acuerdos con la delincuencia organizada.

 

Claro que hay quejas sobre el estilo y forma en el ejercicio del poder, pero se nos olvida que en el sexenio morenovallista…

 

A los periodistas se les encajuelaban, demandaban y perseguían si no se sometían a los intereses de grupo.

 

A líderes sociales se les encarcelaba, en el mejor de los casos. En el peor, desaparecían o montaban juicios para despojarlos de su patrimonio.

 

A empresarios se les aplicaban auditorías fiscales o fabricaban acusaciones de lavado de dinero o fomentaban conflictos sindicales.

A los políticos se les espiaba, exhibía y luego obligaban a exiliarse.

 

“Yo que tú, mejor me iba de Puebla” era una frase que lanzaba su burbuja a la menor provocación contra toda aquella persona que no formaba parte del reino morenovallista.

 

A exfuncionarios implicados en revisiones de sus cuentas se les exigía devolver en efectivo la mitad de que creían que se había llevado.

 

En contraparte, a quienes se sometían se les incluía en el modelo de negocio con su respectivo moche.

 

A periodistas convenios “obscenos” y dejar sus contraseñas o claves de portales para subir toda información relacionada con lo grande que era el entonces gobernador. “Nunca se canse de trabajar”, le decían a Moreno Valle.

 

A empresarios, políticos y líderes sociales, incluso rectores de universidades siempre había obras, subsidios y recursos ilimitados para avalar el modelo de negocio.

 

Ahora las cosas cambiaron y se desmonta ese andamiaje de poder con las respectivas protestas para que regrese lo que ya se encarga Barbosa de evitar: volver al pasado de la Puebla impune y cínica.

About The Author

Related posts