22-09-2021 02:35:31 AM

Fin al paraíso automotriz

Por Alejandro Mondragón

 

El apretón fiscal que se prepara para el sector automotriz ya puso de uñas a las armadoras Volkswagen y AUDI, con sede en Puebla.

 

Y no es para menos. Por años gozaron de todo tipo de privilegios de los gobiernos federal, estatal y municipales, a cambio de prometer inversiones en dólares que muchas veces resultaban menores de la infraestructura que obligaban a construir a las autoridades para operar.

 

Ahí están los casos de Cuautlancingo y San José Chiapa.

 

Más de mil 200 millones de pesos se entregaron en tres años, durante el sexenio de Rafael Moreno Valle a empresas alemanas, con el propósito de mantener empleos y cumplir con sus obligaciones con proveedoras.

Volkswagen y Audi, junto a los clusters de autopartes han gozado de canonjías, subsidios y demás: exención de impuestos, becas al trabajo, fondos federales y estatales para ampliaciones y hasta apoyos en hospedaje para altos directivos de las compañías.

 

Para que tenga una idea de lo múltiples beneficios que les regalaba el morenovallismo a la industria alemana, nada más cheque los datos duros en tres años.

 

A Volkswagen le dieron 798 millones de pesos. A AUDI, además de la mega inversión por 17 mil millones de pesos para instalarse en Puebla, le asignaron un subsidio anual de 16.2 millones de pesos.

 

A Thyssenkrupp Presta de México S.A. de C.V., ubicada en el municipio de Huejotzingo, le otorgaron de nuestros impuestos 24.7 millones de pesos.

 

Gestamp, dedicada al diseño, desarrollo y fabricación de autopartes, dispuso de una partida por 19.7 millones de pesos.

 

Otras proveedoras automotrices como Huf México, Faurecia, SMP Automotive Systems México y PMP Auto México, fueron favorecidas por la administración estatal con 13.2, 8.1, 8  y 1.4 millones de pesos, respectivamente.

 

Ahora, el Sistema de Administración Tributaria y la Secretaría de Hacienda elaboran un nuevo cálculo impositivo para las armadoras y el retiro de todos los “beneficios fiscales” que recibían, así como subsidios para operar por parte de la Federación.

 

El ajuste será brutal para el capital alemán que operó en un paraíso fiscal y de subsidios, a costa de prometer empleos.

About The Author

Related posts