20-09-2021 06:55:44 PM

Protección a violentadores/as

Por Alejandro Mondragón

 

Hace ya unos meses, una mujer se presentó ante la Fiscalía General de Puebla para interponer una denuncia por acosos sexual y laboral, razones por las que fue despedida de su cargo en el gobierno municipal morenista.

Con nombre y apellido acusó a Andrés Garcia Viveros, hoy jefe de la Oficina de la Presidencia Municipal. Se trata de uno de los más cercanos a la candidata de Morena a la alcaldía de Puebla,  Claudia Rivera Vivanco.

Hay grabaciones en poder de Al Portador en donde se oye que la mujer es amenazada a desistirse de la acusación para evitar su despido municipal. “Ofrécele disculpas para que vuelva a confiar en ti” le dicen.

La integración de la carpeta de investigación ha resultado tooooodo un martirio para ella. No sólo porque se negaron a entregarle copia de su denuncia, sino que la fueron llevando a una serie de entrevistas y evaluaciones psicológicas para supuestamente proceder legalmente.

Y no, no lo han hecho. Al contrario, en cada valoración la hicieron caer en contradicciones, la revictimizaron y al final todo apunta a que van a proteger al agresor, influyente personaje morenista.

La mujer no sólo enfrentó el trauma de los acosos, sino hasta la culpa le echan de todo, sin que haya una medida de apoyo por parte de la Fiscalía Especializada en Atención de Violencia de Género de la FGE.

No es el único caso. A otras mujeres que han denunciado este tipo de conductas desde hace meses, ahora las obligan y amenazan con mandarles a la policía si no acuden a las evaluaciones psicológicas que buscan más que proteger a ellas, cuidarles las espaldas a los violentadores/as.

 

¿Qué intereses mueven ahora a Raquel Avendaño, encargada de despacho de la Fiscalía Especializada?

 

Es la hora en que continúan los feminicidios en Puebla, mientras a los agresores se les encubre. Les brindan todas las facilidades.

 

Ya le habíamos comentado hace unas semanas que María Eugenia Calderón Olimán, ex fiscal, se la pasaba en la impartición de cursos a funcionarios/as municipales sobre las medidas anticorrupción.

 

Lo que más le ocupaban no eran las víctimas, sino los cursos que le dejaban, esperemos que no dinero, pero sí posición política para defender las causas de sus clientes.

 

El fiscal Gilberto Higuera Bernal ni ata ni desata, ni cuando las críticas nacionales por los casos de violencia de género o feminicidios acaban en el enjuiciamiento del gobierno del estado.

 

Calderón Olimán fue señalada por proteger a los morenovallistas en las denuncias por corrupción, gracias a sus vínculos con Carrancá, a quien siguen rindiendo cuentas.

 

Higuera Bernal la despidió de la Fiscalía Especializada en Atención a la Violencia de Género, área que ha sido incapaz de cumplir su cometido y las denuncias acaban en la arena mediática y redes sociales, pero ahora opera otra morenovallista, Raquel Avendaño.

 

About The Author

Related posts