20-01-2021 03:55:54 PM

Armenta, Rivera y el PAN

Por Alejandro Mondragón

 

Apenas el año pasado, el senador Alejandro Armenta Mier señalaba a los suyos que ni loco se lanzaría por la alcaldía de Puebla si el candidato panista era Eduardo Rivera Pérez.

 

¿Qué pasó ahora?

 

¿Qué sabe el senador? ¿Qué le dijo a Mario Delgado, dirigente nacional de Morena; y a Ricardo Monreal, líder morenista en la Cámara Alta del Congreso de la Unión?

 

¿Será que Rivera Pérez ya no va, en verdad?

 

Si así fuera, entonces Armenta Mier quiere aprovechar la alcaldía poblana como su plataforma para la gubernatura en 2024, con el apoyo –por debajo de la mesa- de Delgado y Monreal.

 

Por eso, Armenta quiere tener la garantía de que no irá Rivera Pérez para, entonces, anotarse a la presidencia municipal de Puebla y ser la carta morenista. Eso lo sabrá esta misma semana, de las ídem fuentes que le señalaron que el gran capital nacional evalúa otra opción para la alianza opositora.

 

Cree que a cualquier otro personaje lo derrotará fácilmente.

 

Por lo pronto, los interlocutores de Rivera Pérez cada vez son menos, ante su negativa de ceder espacios en la planilla de regidores.

Su operador es hoy José Luis de Ovando, delegado del CEN del PAN en Puebla, militante del Yunque y aunque lo que le fue encomendado es procurar armonizar a los grupos en conflicto, está operando para favorecer a Lalo y generar las condiciones para que La Organización retome el control del partido en el Estado.

 

Aunque el yunque perdió el control casi total que tuvo del PAN nacional desde la presidencia de Luis Felipe Bravo hasta la de Manuel Espino, conserva posiciones como la pasajera presidencia interina de Cecilia Romero -hoy Secretaria General Adjunta- el Secretario General en funciones Héctor Larios y la actual coordinación de la bancada panista en San Lázaro con Romero Hicks, lo que le permite seguir en la operación soterrada.

 

El delegado de Ovando es un claro ejemplo de ello. Fue discípulo del recientemente fallecido Ricardo Fernández Candia, quien luego de ser director de Coparmex Puebla, fue a fundar la organización en Baja California llegando como director del sindicato patronal en aquella entidad, arraigándose ahí desde 1986 y de donde fue diputado federal. Fue jefe de la esposa de Ovando.

 

El objetivo es asegurar la candidatura de Rivera Pérez, desplazar a Genoveva Huerta y retomar el control del partido en Puebla, mismo que entregaron ingenuamente a Rafael Moreno Valle, quien hizo con ellos lo que quiso.

 

A ver qué dicen de ello: Genoveva Huerta, lideresa estatal panista; y Marko Cortés, dirigente nacional azul.

 

About The Author

Related posts