16-01-2021 12:00:52 PM

Cero pacto para delinquir

Por Alejandro Mondragón

 

En manos de qué bandas delictivas se encontraba Puebla.

 

O gobernaba directamente el crimen organizado o existían pactos para delinquir en la entidad.

 

Eso se explica, sin lugar dudas, en los reportes sobre los índices delictivos que arrojan caídas pronunciadas en diversos rubros.

 

Está claro que existe la desnormalización de la vida delictiva del poder, aunque todavía falta mucho por abatir, las acciones para devolver a los poblanos el Estado se encuentra en marcha.

 

Los secuestros bajaron en el último año 66.15 por ciento; los homicidios cayeron 25.53 por ciento; los robos a casa habitación descendieron 23.68 por ciento; a vehículos se redujeron 28 por ciento; a negocios se desplomaron, 32.15 por ciento; los fraudes tuvieron una caída de 28 por ciento, entre otros.

También se aprecia un repunte en el narcomenudeo del 154 por ciento, pero es dónde más golpes se han propinado a las bandas delincuenciales, lo que refleja la gravedad del problema.

 

Puebla, en el pasado reciente, se convirtió en terreno fértil para la expansión de diversas actividades ilegales, como el huachicoleo, robo de gasolina, asaltos carreteros y, sobre todo, los grupos gozaron de toda impunidad.

 

Ahora, donde la principal preocupación de los poblanos es la inseguridad, no deja de sorprender la enorme crisis que se tenía en este ámbito, gracias a la corrupción.

 

La 4T tiene un nicho de oportunidad en el combate a la delincuencia, la cual se enraizó en el tejido social de los pueblos y ciudades.

 

En los primeros, los pobladores fueron copartícipes en la proliferación de delitos a cambio de beneficios económicos para jóvenes y familias.

 

En las segundas, las ganancias sirvieron para la expansión de todo tipo de negocios que permitieran el lavado de dinero.

 

Lo que queda claro es que hoy existe cero pacto con delincuentes de cualquier tipo.

 

 

About The Author

Related posts