28-05-2020 05:47:02 AM

Estilo de vida

Por Alejandro Mondragón

 

¿Qué resulta de la mezcla de la necedad con la ignorancia?

 

La respuesta a la interrogante en estos tiempos de coronavirus no tiene desperdicio: familias de poblanos/as en las calles de paseo.

 

Menores de la mano de Don Vergas y Doña Chingona.

 

Nadie los detiene, se ha caído en el valemadrismo; en el a mi no me va a pasar; el coronavirus no existe, es un invento.

 

Desafían la pandemia, no fuera “ahí viene El Coco” porque ya estarían escondidos debajo de las sábanas de su cama.

 

No hemos aprendido nada. Nos sentimos taaaan inmunes, fuertes, pero en realidad estamos en el peor momento, débiles. El único antídoto real para enfrenta el Covid-19 es el distanciamiento social, el confinamiento. Eso ha resultado en otras partes del mundo, pero en México vale madre.

¿De qué sirve en la ciudad de Puebla una Secretaría de Movilidad que sólo se ocupa de bolardos y macetones?

 

¿De qué sirvió cerrar las calles del Centro Histórico si existe toooodos los días una romería peatonal?

 

En las principales avenidas, cada vez se observa la misma afluencia vehicular, antes de la crisis sanitaria. ¿No sería bueno plantear la aplicación del Hoy No Circula en Puebla?

 

¿Para qué está Protección Civil?, se supone que la prevención es parte de sus tareas y cero campaña de orientación en los lugares de mayor concurrencia. El perifoneo en las calles refleja a un pueblo bicicletero.

 

La presencia de ambulantes y tianguistas en la periferia exhibe la labor de Gobernación Municipal y área de Giros Comerciales.

 

Y los bancos que poco atienden la crisis con sucursales cerradas y cajeros automáticos inservibles. Los pocos que funcionan tienen largas de filas de personas.

 

Las familias no ayudan, pero las autoridades parece han quedado rebasadas ante una realidad que abruma con el coronavirus.

 

Nos va a cargar la chingada, porque el confinamiento no es para cuidarme yo nada más, sino para proteger a los demás.

 

Y cuando ocurra seguro que culparemos al gobierno de todas nuestras desgracias.

 

#QuédateEnCasa no es una moda, es el nuevo estilo de vida que tenemos.

 

About The Author

Related posts