28-02-2020 01:54:23 AM

La pesadilla automotriz poblana

Por Alejandro Mondragón

 

El paraíso poblano que ofreció el morenovallismo a la inversión alemana no llegará.

 

El sueño acabó en pesadilla, tras la instalación de AUDI en San José Chiapa. El proyecto de la firma se parece más a La Célula que a Volkswagen.

 

La crisis es evidente con los paros técnicos, retiros voluntarios, cero contrataciones, bajas ventas, ínfimo nivel de producción.

 

Lo peor es que el sector automotriz poblano resultó ser el principal damnificado con el renovado acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá.

 

Las reglas de origen que endurecen la compra de acero y aluminio, el grado de integración del 75 por ciento y la supervisión salarial y laboral impactará en el sector alemán, particularmente a VW y Audi, principales exportadoras, productoras y empleadoras de Puebla.

Las firmas se acostumbraron al “apapacho” del gobierno con una serie de subsidios, canonjías y apoyos para continuar con la generación de empleos.

 

Más de mil 200 millones de pesos se entregaron en tres años, durante el sexenio de Rafael Moreno Valle a empresas alemanas.

 

Volkswagen y Audi, junto a los clusters de autopartes han gozado de exención de impuestos, becas al trabajo, fondos federales y estatales para ampliaciones y hasta apoyos en hospedaje para altos directivos de las compañías.

 

Desde todo 2019, las empresas presionaron con despidos de personal, paros técnicos, suspensión de pagos a proveedores y la respuesta es que no saben para cuándo. Afectaron el ciclo productivo en la industria local.

 

Para que tenga una idea de los múltiples beneficios que les regalaba el morenovallismo a la industria alemana, nada más cheque los datos duros en tres años.

 

A Volkswagen le dieron 798 millones de pesos. A AUDI, además de la mega inversión por 17 mil millones de pesos para instalarse en Puebla, le asignaron un subsidio anual de 16.2 millones de pesos.

 

A Thyssenkrupp Presta de México S.A. de C.V., ubicada en el municipio de Huejotzingo, le otorgaron de nuestros impuestos 24.7 millones de pesos.

 

Gestamp, dedicada al diseño, desarrollo y fabricación de autopartes, dispuso de una partida por 19.7 millones de pesos.

 

Otras proveedoras automotrices como Huf México, Faurecia, SMP Automotive Systems México y PMP Auto México, fueron favorecidas por la administración estatal con 13.2, 8.1, 8  y 1.4 millones de pesos, respectivamente.

 

Y ya sabemos que cuando el capital alemán estornuda, a Puebla le da pulmonía.

 

About The Author

Related posts