Agarrado de sus cuentas públicas

Por Alejandro Mondragón

 

A un clavo ardiente se tienen agarrados los panistas de la capital y zona metropolitana con el cuestionado triunfo de Jesús Zaldívar en la dirigencia municipal del PAN.

 

Chalán de operadores electorales del morenovallismo; ex director del Conalep, acusado de malos manejos por 35 millones de pesos, y soberbio en cada cargo desempeñado, Chuchito es lo único que les queda.

 

Los panistas salen de Pablomala para entrar a Zaldipeor. El partido, a partir de los números queda dividido. La mitad está en contra de lo que representa: a las viudas del morenovallismo.

 

Y en esta categoría caben los aliados y enemigos, panistas ligados a El Yunque que nacieron para callar y obedecer.

Se inventaron la infiltración de Morena para tener una razón que los unieran, cuando en los hechos buena parte de los “triunfadores” anda en negociaciones de su pellejo con el poder en turno. Quieren salvoconductos.

 

Si en el PAN creen que con Zaldívar habrá contrapeso y ataque sistemático contra Morena en el poder perderán su tiempo. Lo tienen bien agarrados de sus cuentas públicas.

 

Formó parte de un modelo de negocio, cuyas ganancias fueron a costa del erario. Como presidente de la Comisión Inspectora del Congreso del Estado persiguió a quienes terminaron por darle los votos que necesitaba para ya en el poder, volver a traicionar.

 

Ingenuos quienes creyeron que vienen a rescatar al PAN.

 

No saben hoy ni de quién.

 

 

About The Author

Related posts