Coopelan o cuello

Por Alejandro Mondragón

 

 

Tehuacán, San Martín Texmelucan y Puebla -el orden de los factores sí altera el producto- figuran ya en el tablero nacional y local, como “focos rojos” en detrimento del proyecto de la Cuarta Transformación.

 

El edil y las alcaldesas andan en el mundo feliz del no pasa nada, todo es percepción y toman las críticas como ataques de género, en el caso de las mujeres.

 

Lo cierto es que ya se hicieron todos los análisis, más allá del enorme riesgo que representa para Morena retener las alcaldías y, lo más valioso, la mayoría del Congreso del Estado en los últimos tres años de la gestión barbosista.

 

El planteamiento es muy sencillo: seguir en el cargo, pero con una limpia de equipo, o cabildazo.

 

En Tehuacán, el edil Patjane asumió. Ahora con un equipo nuevo de colaboradores gobierna al filo de la navaja. Fin a los excesos, excentricidades y protagonismos.

 

En la región, la tierra del gobernador Luis Miguel Barbosa, se formalizó el acuerdo de seguridad para frenar a la delincuencia.

 

El siguiente paso será San Martín Texmelucan, donde la alcaldesa Layón sufrió embolia política desde que llegó al cargo: no oye, no ve, no habla, no sabe nada.

En tanto, la inseguridad hace de las suyas. La limpieza de funcionarios incompetentes está en marcha. Habrá acuerdo de seguridad y ella acatará para después irse de compras a Angelópolis. Ya tendrá tiempo.

 

El último, pero no por ello menos importante, el Ayuntamiento de Puebla, enfrenta el dilema que la alcaldesa y su equipo más cercano se han declarado en rebeldía. Si se va una, se van todos, hasta los regidores.

 

Rivera Vivanco ya dijo que no se va Lourdes Rosales, la secretaria de Seguridad, así como sus principales colaboradores, los cuales ya pactaron salvar el pellejo con el barbosismo, al margen de su jefa.

 

Pretende atrincherarse en el Palacio de Charlie Hall, quizá de la línea histórica de otros ediles que han enfrentado a otros gobernadores:

 

Pacheco Pulido vs Piña Olaya; Gabriel Hinojosa vs Manuel Bartlett; Mario Marín vs Melquiades Morales; Enrique Doger vs Mario Marín; Eduardo Rivera vs Rafael Moreno Valle.

 

La diferencia estriba en que los ciudadanos sí reconocían el trabajo de sus alcaldes y los respaldaron.

 

La historia hoy, es diferente.

 

Y serán los únicos gobiernos morenistas que se sometan a dicha estrategia. Que no espanten a otros ediles y alcaldesas.

 

About The Author

Related posts