¿Quién gobernará Puebla?

Por Rodolfo Rivera

 

  1. MORENA, LA IZQUIERDA Y SU ETERNA DIVISIÓN.

El 1 de julio del año pasado, el hartazgo por los gobiernos del PAN y del PRI a nivel local y nacional hizo que una muy clara mayoría de los ciudadanos poblanos votaran por la opción de MORENA y su candidato presidencial.

El partido fundado por Andrés Manuel López Obrador ganó prácticamente todo en el Estado, aunque por triquiñuelas fraudulentas no se le reconoció el triunfo en la gubernatura. Pero fue evidente –para todos, aún para sus enemigos- que MORENA fue un “tsunami” que dejó muy poco para los otros partidos.

Y vino lo que todos presenciamos. Después de meses de impugnaciones, el TRIFE validó el cuestionado y cuestionable triunfo de Martha Érika Alonso, ante la inconformidad de la mayoría de la sociedad y los miembros de MORENA, quienes acordaron seguir en pie de lucha contra el gobierno “espurio” de los Moreno Valle los próximos 6 años.

Absolutamente nadie se imaginaría que a escasos 10 días de haber tomado posesión de una forma por demás polémica, la Gobernadora ya en funciones y su esposo, morirían trágicamente al desplomarse el helicóptero en el que se trasladaban a la Ciudad de México.

Los pormenores, causas reales u ocultas, sospechas y mil cosas “raras” que giran alrededor del “helicopterazo”, dan para escribir todo un año. Pero ese no es el tema.

El tema es que la casualidad, el destino (o como quiera llamársele) le dio una nueva oportunidad a MORENA y sus líderes a buscar gobernar Puebla en una segunda elección.

El panorama –después de los primeros días de espasmo e incertidumbre- lucía inmejorable para MORENA en pos de demostrar que ellos habían ganado verdaderamente aquel 1 de julio y que habían sido víctimas de un gran fraude. El principal operador y líder del grupo en el poder ya no existe y su grupo se ha fragmentado evidentemente.

El pequeño detalle es que para la izquierda en Puebla (creo que en México y el mundo entero) el mejor camino es dividirse y pelear entre ellos, en lugar de aprovechar oportunidades históricas para obtener el poder legítimamente.

No habían pasado dos o tres días, y los diputados locales del grupo mayoritario en el Congreso empezaron a pelear por quién debía ser Gobernador interino. Y es que el mismo día del funeral (25 de diciembre), la emisaria del presidente López Obrador, Olga Sánchez Cordero y su subsecretario el expriísta Zoe Robledo (¿quién no es ex priísta en MORENA?), vinieron a decirles que ninguno de ellos (diputados locales) podía ser interino, que respetarían hasta donde se pudiera que la terna fuera propuesta por los propios panistas-morenovallistas. Que esa era la línea dada por AMLO.

Y ahí empezaron las broncas típicas de la izquierda en México.

Medio mundo empezó a opinar y a no estar de acuerdo con las posturas de los otros. Unos quieren ser gobernador interino, otros no quieren ser, pero tampoco que el otro sea. Otros no quieren que venga del morenovallismo, pero tampoco que ellos lo propongan, otros que venga de fuera, otros que siga el mismo…

Al día de hoy, ante el auténtico relajo que se traen los diputados –mayoría simple- de MORENA, otro medio mundo se empezó a proponer para ser Gobernador interino. Hay desde “youtubers”, excandidatos (as) cínicos (as), políticos en desempleo, académicos inquietos, “líderes sociales” y otra bola propuestos por “organismos sociales” y asociaciones inventadas ex profeso. Se salvan uno o dos de la lista que ya va en más de 40 y tantos.

Y con sus peleas, los Diputados de la mayoría de la coalición de MORENA, han demostrado cuán frágil es su “unidad” y que lo que queda del morenovallismo se dé cuenta de cuán fácil es jalarlos para que ahora sean sus aliados.

Esa fue la gran enseñanza metodológica de Rafael Moreno Valle a sus pupilos: Si no puedes contra el enemigo… ofrécele negociar, ofrécele privilegios, dinero, futuro, o de plano amenázalo, pero jálalo para este lado. Todos tienen un precio. Todos.

La vida, la casualidad, el destino, el karma o el Gran Arquitecto del Universo dio otra oportunidad a MORENA en Puebla para ganar la Gubernatura.

Pero al día de hoy, con sus pleitos, lo único que van a lograr es que la gente se canse de ellos en tan poco tiempo y que en una segunda elección pierdan, ahora sí claramente.

López Obrador sigue bien calificado en Puebla y todo el país. Su lucha contra el huachicol le ha generado apoyos aún con las molestias causadas por el desabasto de gasolinas. Sus críticos son panistas, ex –presidentes aludidos y legiones de twitteros, pero NO el grueso de la sociedad, que en Puebla y todo el país, aún siguen confiando en él. Lo medimos todos los días en el BEAP.

¿Con esa realidad favorable y con la oportunidad histórica que tienen, aún así quieren perder los de MORENA en Puebla?

Hago mío un chiste-reflexión que me compartió un querido amigo recientemente:

¿Usted sabe qué pasa con un individuo de MORENA o de izquierda, si es encerrado en un cuarto completamente solo y aislado? ¿Sabe qué pasa, sabe qué hace?

Muy fácil: Se divide.

Y hago mía otra expresión clásica del gran Obélix: “¡Están locos esos MORENOS!”

II.LA HORA DEL VERDADERO PANISMO POBLANO.

Al morir Rafael Moreno Valle y su esposa, es solo cuestión de tiempo para que desaparezca también su grupo y su influencia en la política poblana.

Durante años, él se dedicó a promover su persona y liderazgo por encima de cualquier cosa, por lo que es natural que ningún personaje destacó a la par de él. La única que quizás heredaría la cabeza, falleció junto con él, el 24 de diciembre.

Después de su trágica muerte, varios son los que aseguran ser “herederos” verdaderos de RMV, pero ninguno convence a la totalidad de miembros y simpatizantes de su anterior fuerte y unido grupo. Y es que lo único que los mantenía unidos –a fuerza, a base de pactos o a base de imposiciones- era quien ya no existe.

Luis Banck fue el orador de las ceremonia luctuosa, dicen que porque las familias de los fallecidos así lo pidieron. Y por ese motivo ya muchos lo aseguran como candidato “natural” del PAN y morenovallismo a la Gubernatura constitucional. Él así lo pregona y hasta ya anda diseñando campaña, estrategias y operación electoral. Su defecto es que jamás ha sido candidato a nada y no es muy simpático con la gente.

El detalle es que no todos están de acuerdo con que Banck sea el candidato. De entrada los otros destacados “herederos”. El operador electoral de Moreno Valle, Eukid Castañón, reclama para sí el liderazgo y la herencia “legítima”. Pero hizo tantos enemigos hacia el interior del propio morenovallismo que ya pocos confían en él.

Uno de los principales (enemigos de EC) se llama Tony y se apellida Gali. Nunca congeniaron. Siempre hubo rencillas y oposición recíproca. El único que los mantenía a raya era Rafael Moreno Valle. Pero él ya no está.

Nadie cree que Castañón pueda ser candidato, pero él lo ha exigido en no pocas reuniones posteriores al accidente.

Gali como ex Gobernador reclama también ser parte fundamental en la definición del interino y en la candidatura constitucional. Es quien tiene mayores relaciones nacionales y no se lleva nada mal con el gobierno de López Obrador. De hecho terminó su gestión muy bien con aquel.

Y eso es lo que le reclaman los otros “herederos”: Reclaman abiertamente que Gali sí operó a favor de MORENA en la pasada elección de julio y que solo busca que su hijo pueda ser candidato hoy o mañana. Ya ni lo llaman a las reuniones de lo que queda del “morenovallismo”. Ante los desprecios.. ¿Gali se iría a MORENA?

Roberto Moya, el operador financiero por excelencia de RMV y ahora su suplente en el Senado, ya también reclama espacios y asegura ser el legítimo sucesor. Nadie toma en serio sus aspiraciones.

En la escena también rondan Jorge Aguilar Chedraui, Patricia Leal, Javier Lozano Alarcón. Cabalán Macari andaría por ahí, pero hace tiempo se retiró de reflectores. Obvio ninguno de ellos logra tener partidarios ni apoyos. Más bien se aliarán con quien más les convenga. Eran soldados fieles de Moreno Valle pero nunca líderes ni nada que se le parezca.

Por eso finalmente queda el panismo poblano.

Esos que durante ocho o nueve años fueron siendo relegados de los principales cargos que Moreno Valle dio a sus amigos y cómplices. Algunos como Pablo Rodríguez Regordosa o Blanca Jiménez sí aguantaron todo y sí recibieron privilegios del Jefe; otros como Paco Fraile jugaron al occiso… pero ahora son mal vistos tanto en un grupo como en otro. Nadie confía en ellos.

Pero todos los demás ahí andan. Los panistas que construyeron a su partido en Puebla. Esos que originalmente votaron por Moreno Valle con tal de sacar a Marín y al PRI del gobierno, pero que después se dieron cuenta que los morenovallistas eran peores y que jamás les iban a permitir volver a manejar el partido.

Ahí anda Ana Teresa Aranda, quien aunque ya se salió formalmente del PAN justamente por su lucha contra Moreno Valle, la verdad es que todos los panistas de antaño la recuerdan y valoran como una líder indiscutible.

Ahí anda Eduardo Rivera, que es uno de los líderes de ese panismo “histórico” pero que muchos le reclaman que pactó con Moreno Valle a su conveniencia una y otra vez y que al final, como siempre, fue traicionado. Tiene un disminuido grupo, pero ya pocos confían en él, por su tradicional doble juego.

Ahí andan Rafael Micalco, Juan Carlos Mondragón, Juan Carlos Espina Von Roherich.

Y desde luego ahí anda “El Tigre” Humberto Aguilar Coronado, quien los 8 o 9 años de morenovallismo siempre fue su crítico y opositor y que prefirió alejarse de Puebla ante los excesos de Rafael, pero que nunca se salió del PAN. Humberto supo tejer pacientemente alianzas nacionales y hoy es uno de los personajes más cercanos al Presidente del CEN panista, Marko Cortés, de quien fue su Coordinador Nacional en la campaña interna.

Entonces, ante la muy real y evidente fragmentación del morenovallismo, también es la oportunidad histórica del panismo histórico poblano de recuperar su partido y sus candidaturas. Saben perfectamente que el morenovallismo no era panista, sino alimentado por expriístas que tanto criticaron durante décadas.

Pues ya no existe el líder autoritario del morenovallismo. No hay cabeza visible. Se están disputando la herencia. Es momento de los panistas “verdaderos”.

¿Lo entenderán esta vez?

¿O como los Morenos, se pelearán y dividirán y dejarán que quienes ni siquiera se afiliaron al PAN durante 8 años, sigan controlando el partido y ahora decidan la candidatura a la gubernatura?

 

RESUMIENDO:

La elección para Gobernador de 6 años se disputará entre alguno de los siguientes personajes. Los probables candidatos son… (algunos con nulas posibilidades, lo sé… pero ya NADA es imposible en Puebla en 2019)

En MORENA:

  1. Luis Miguel Barbosa.
  2. Alejandro Armenta.
  3. Nancy de la Sierra.

En el PAN (¿y aliados…?):

  1. Luis Banck.
  2. Eukid Castañón. Morenovallistas
  3. Roberto Moya.
  4. Tony Gali Jr. Neutral
  5. Ana Teresa Aranda.
  6. Eduardo Rivera. Panistas “históricos”
  7. Humberto Aguilar Coronado.

En el PRI (o lo que queda de él):

  1. Enrique Dóger.
  2. Jorge Estefan Chidiac.
  3. Javier López Zavala.
  4. Blanca Alcalá.
  5. Alberto Jiménez Merino.
  6. Lucero Saldaña.

De uno de todos ellos… saldrá el próximo Gobernador de Puebla.

Hagan los posibles “careos” y cada quien tendrá su propia elección.

Sí, nosotros ya los andamos haciendo.

About The Author

Related posts