Sí, sí hubo fraude institucional

Por Rodolfo Rivera Pacheco

 

            Pues no. Finalmente para 4 Magistrados del Tribunal Electoral el Poder Judicial de la Federación, no fueron suficientes las pruebas, testimonios, irregularidades, inconsistencias y hasta flagrantes videos que contenía la Ponencia del Magistrado José Luis Vargas Valdés, para que votaran por la anulación de la elección para Gobernador de Puebla.

En una maratónica sesión que mantuvo en vilo a todos los poblanos, el sábado por la noche, por mayoría de votos (4 a 3), se ratificó a Martha Erika Alonos como ganadora de la elección para Gobernador y tomará posesión del cargo el viernes próximo.

Pero varias cosas raras ocurrieron desde la semana pasada, al respecto.

En forma inédita, el Magistrado Vargas Valdés dio a conocer su ponencia en redes sociales, lo cual desató una serie de reacciones de todo tipo (a favor y en contra)… pero lo esencial fue que preparó a los morenovallistas para operar y defenderse de inmediato ante el eminente fallo adverso que les venía.

¿Para eso dio a conocer su ponencia Vargas Valdés? ¿Fue plan con maña? ¿Fue curarse en salud sabiendo que la votación de por sí vendría en contra mayoritariamente?

Nunca lo sabremos. Pero sí vimos que los operadores y abogados morenovallistas seguramente se movieron como nunca ante el escenario desfavorable que el Magistrado les había avisado.

¿A quién vieron o con quién hablaron? Tampoco lo sabremos nunca… pero en la sesión del sábado siguieron ocurriendo cosas absurdas y sospechosas. Primero, la sesión privada, en la que los Magistrados (me cuentan miembros del Poder Judicial Federal) se ponen de acuerdo sobre cómo van a votar en la pública.

Luego el retraso varias veces para pasar a sesionar públicamente. Hay quien afirma que seguramente hubo llamadas y presiones para los Magistrados. Nunca lo sabremos tampoco.

Después, la segunda defensa tenaz que hizo Vargas Valdés de su ponencia, antes de que interviniera la Magistrada Presidenta Janine Otálora, quien con su voto definiría todo. Vargas expuso que había presiones y dilaciones ex profeso por parte de algunos Magistrados. ¿Presiones de quién o quiénes? ¿Dilatar la votación para qué o en espera de qué?

 

En fin, repito, todo lo que expuso y hasta con videos claros y explícitos el Magistrado Vargas Valdés, no fue suficiente para que cuatro Magistrados (Reyes Rodríguez Mondragón, proclive al PAN desde hace tiempo; Indalfer Infante al parecer pro-panista también; Felipe de la Mata y la Presidenta Janine Otálora Malassis) se convencieran de que en Puebla hubo una elección fraudulenta y con irregularidades.

Miles de poblanos vimos y fuimos testigos de que esto último ocurrió. Muchos presenciamos violencia y balaceras. Hubo muertos y heridos durante la jornada electoral. Muchos vimos cambio de sábanas en las casillas al final de la elección. Vimos el mal manejo de los datos del PREP la noche del 1 de julio. Académicos de la Ibero lo comprobaron y expusieron magistralmente. Las encuestas de salida comprobaron que Barbosa ganaba (la del BEAP y las de varias empresas más, por supuesto)… pero los Magistrados votaron por mayoría que no hubo nada de eso.

O sea. Una cosa es lo que vemos y presenciamos la mayoría de poblanos (más de dos terceras partes de poblanos opina en mediciones demoscópicas que hubo fraude), pero otra es la que ven en cientos y cientos de legajos los Jueces, que jamás en su vida han estado presentes en una casilla seguramente, menos en Puebla el 1 de julio de 2018. Y si por mayoría deciden que no hubo fraude… pues no hubo fraude.

Esa es la justicia electoral en nuestro país. Si 4 de 7 Magistrados deciden que es de noche aunque sea de día… pues es un “razonamiento colegiado inapelable”.

No importa si hubo balaceras, muertos, heridos, camionetas volteadas con urnas, cambio de sábanas en casillas, más votantes de los inscritos en casillas, actas alteradas, mapacheras descubiertas antes y después de la elección, datos que no llegaban del PREP la noche de la elección y un larguísimo etcétera… si los Jueces por mayoría NO lo ven o NO quieren verlo, pues no existe.

Por favor. En Puebla los que lo hicieron saben a la perfección que sí hubo irregularidades, saben a la perfección (los mismos morenovallistas lo pregonan cínicamente cuando andan ebrios) que alteraron actas, casillas y datos y que su triunfo es ilegítimo… aunque “legal” por el voto mayoritario de unos Magistrados que lo último que les importa es Puebla.

Y ya mejor ni hablemos de si todo pueda ser parte de una gran negociación de Rafael Moreno Valle como líder de los panistas en el Senado (y al parecer ya también de los priístas y los dos o tres perredistas que quedan) con el propio Andrés Manuel López Obrador, para ayudarlo a sacar adelante reformas importantes con apoyo senatorial y haber influido en los Magistrados para que reconocieran el triunfo de Martha Erika Alonso. Hasta ahora no tengo datos para hablar de ello, veremos las próximas semanas.

Si esto último hubiera ocurrido… entonces sí que estamos mal.

O bien que todo es parte del enojo de Ministros, Magistrados y Jueces del Poder Judicial de la Federación porque MORENA y AMLO les quieren bajar sus jugosos sueldos y RMV operó para ellos a cambio de que el TRIFE no anulara Puebla. Ya lo veremos también.

Sea como fuere, el veredicto sobre la elección de Gobernador en Puebla NO es lo que vimos y opinamos la mayoría de poblanos, sino producto de una decisión de 4 jueces que votan de acuerdo a negociaciones e intereses personales y de grupos de poder.

Efectivamente, el fraude electoral fue avalado con el mentado fraude institucional.

Pero de que hubo fraude… lo hubo.

Lo sé, lo saben… lo sabemos.

 

About The Author

Related posts