24-01-2022 11:04:17 AM

San Andrés se pronuncia con Zeta

Por Alejandro Mondragón

San Andrés Cholula amenaza con convertirse en un terrible dolor de cabeza para el cierre del sexenio morenovallista, pues hay inversiones muy sospechosas, alentadas por funcionarios panistas.

Este municipio es gobernado por el PAN, a través de un débil alcalde como Leoncio Paisano, quien se deja manejar por dos personajes: Oscar Palacios y Daniel Anteliz.

Ambos lidian ya con otros intereses, como los de Miguel Ángel Huepa por la vía de Carlos Ibáñez; y el tesorero Sergio Quiroz, quien ha hecho una fortuna con permisos de desarrollo urbano que hasta se compró al cash uno de los nuevos palcos del estadio de futbol.

Palacios es un vivales que poco a poco ha logrado hacerse del control del Ayuntamiento ante la pusilanimidad de Paisano.

Con su apoyo se dieron permisos para la instalación de un Casino en Sonata, en Lomas de Angelópolis, donde confluyen exmarinistas y los Posada, quienes alentaron la llegada del capital norteño. El gobierno del estado clausuró el garito.

Fue por ese motivo que Palacios dejó unos meses la Consejería Jurídica del Municipio, misma que ahora retoma sin dar explicación alguna del asunto del Casino; regresa para sacar adelante sus “proyectos”.

Otros negocios de Palacios y los Posada fue la instalación de parquímetros en Sonata, donde prolifera el dinero de dudosa procedencia.

Con gran paciencia la operación de Palacios, en algunos asuntos aliado al yunquista Daniel Anteliz, ha dado por resultado rodear al presidente municipal para hacer grandes negocios personales.

Así, ha colocado a la Secretaria Particular del alcalde, Martha Sánchez, quien goza de una relación muy cercana al edil y es la que abre o cierra la puerta de la presidencia de acuerdo con los intereses de Palacios y Anteliz.

Ellos son los consejeros políticos de Paisano en sus absurdos intentos de oponerse al gobernador, llevándolo a un callejón sin salida sin beneficio alguno y con los correspondientes costos políticos.

Fue Palacios, siempre operando por abajo del agua, el que le filtró información falsa a Leoncio para que rompiera con su hermano Guillermo, el que logró el despido de Alberto Pérez Peña y el que acaba de lograr la remoción de Saúl Sandoval, una de las pocas personas leales que le quedaban al munícipe.

Pero lo más increíble es lo que vendrá, la entronización como Secretario de Desarrollo Urbano de Aldo Francisco Burelo Cacho, denunciado por esta columna por vender información del gobierno y “asesorar” a particulares para la obtención de permisos.

El excoordinador de asesores de Mario Rincón llega con la encomienda de abrir a como de lugar el Casino en Sonata y obviamente hacer cuanto negocio ilegal se le ponga enfrente, todo con el aval de Leoncio Paisano quien no tiene ni idea de los riesgos que corre y el engaño de que es objeto.

Quién iba a pensar que Oscar Palacios, de ser un gris abogado que vivía al día, gracias a la ingenuidad de Paisano, sea ahora un próspero terrateniente, cuyo gusto sea hoy tener su propia cuadra de caballos.

abajomondras

About The Author

Related posts