25-10-2021 12:16:58 PM

Doger es

Por Alejandro Mondragón

El destape extraoficial de Enrique Doger como candidato del PRI a la gubernatura lo dio precisamente su contrincante Antonio Gali Fayad, quien respaldado por el gobernador Rafael Moreno Valle, anunció la destrucción de la obra emblemática del ex alcalde de Puebla: el puente 475.

¿Qué apuro tenía el morenovallismo para exhibir la obra hecha por el dogerismo si no fuera que los tiempos de terminación del nuevo distribuidor coincidirán con la campaña entre los candidatos a la gubernatura?

El momento político para debatir sobre qué Puebla queremos los poblanos: la de las obras demolidas de Doger o las de Moreno Valle que continuará Gali.

dogerPara la burbuja del poder, Doger camina, habla y se comporta como candidato. Si Alcalá fuera la destapada hubieran mandado a cerrar El Parque de Chapulco o el Mercado de Sabores.

Pero no, se decidió por el 475.

Enrique Doger tan sólo ayer marcó la agenda y movió al aparato del poder para montar campaña en contra del ex edil con bots en redes sociales y arrancó una declaración al alcalde que lo puso como reactivo de la provocación política.

Sin que se registre el palomeo de Peña Nieto ni de Manlio Fabio Beltrones, Moreno Valle ya lanzó el primer dardo contra Doger, lo que expone sus temores.

Y es que hasta donde pudo, infló la baraja priista para la minigubernatura, puso a la mayoría de los aspirantes contra el ex rector y después intentó establecer que con Enrique en Casa Puebla también regresaría Mario Marín.

Luego, alentó pactos de unidad excluyentes de Doger y Blanca Alcalá, aunque a ésta última terminó por promover en los medios del Tripack como una carta cordial para los intereses.

Jugó a que si Enrique Doger no fuera el candidato terminaría por irse a la oposición. Morena fue el partido que le escogieron sus plumas.

Perdieron de vista que el ex rector de la BUAP jamás tomará otro camino fuera del PRI mientras Manlio Fabio Beltrones sea el presidente del partido.

Y eso lo saben todos los demás priistas. Nadie por más apoyo que reciba del morenovallismo para romper con el PRI se enfrentará a Don Beltrone.

La razón es única: es el más hijo de la chingada de la comarca.

Ese punto lo juega a favor el PRI. Todos al redil, por más que se les atragante Doger, a algunos porque siempre que pierde el partido, él gana; otros por favorecer al proyecto del gobernador.

Los operadores del mandatario afirman que desde hoy está ganada la gubernatura del 2016 con Antonio Gali. Algo sabrán, pero también pronosticaban que el PAN ganaría 14 de 16 distritos en la elección federal del 2015.

Bien dicen en el CEN: la definición del candidato tiene que ver con trato hacia quien opera para Peña Nieto, quien no es otro que Moreno Valle.

Por las buenas era Blanca Alcalá.

Por las malas, Enrique Doger.

Pero en el PRI de Beltrones, no de Melquiades, queda claro que Puebla regresará a sus manos y para hacerlo se requiere de todo tipo de artimañas legales y extraoficiales.

De hecho, algunos de los aspirantes ya empezaron a recibir señales claras de que la unidad del partido en torno a Doger comenzó a operarse.

La estructura federal que presumía tanto Juan Carlos Lastiri como suya resultó ser precisamente de los intereses del PRI en Los Pinos.

Dicen quienes saben que el reloj de la definición del candidato a la gubernatura ya corre. Los encuentros de los aspirantes en el CEN servirán para indicarles el rumbo tomado, quien no esté de acuerdo pasará entonces la oficina del licenciado Beltrones.

Amarrar la unidad, antes de soltar al candidato. El dedazo sin más.

Austeridad marinista

En la boda de marincito si algo faltó fue austeridad en tiempos de crisis.

La familia Marín Torres viene de regreso, pero por lo pronto el festejo en la Hacienda de San Agustín fue de telenovela: derroche e impunidad.

marin1

marin2

marin5

marin3

marin6

marin4

abajomondras

About The Author

Related posts