23-01-2022 11:57:38 PM

Adjudica Esparza obra de elevador sin licitación; perduran las viejas mañas

Por Alejandro Mondragón

Sin licitación de por medio y la falta de permiso del Instituto Nacional de Antropología e Historia, el rector Alfonso Esparza se gastó un millón 519 mil 600 pesos en la construcción de un elevador para el servicio de la burocracia dorada universitaria en el Carolino.

buap10ago-1A través de una solicitud de información, formulada por la periodista de Al Portador y Status, Shanik David, la BUAP confirma que la contratación fue por “adjudicación directa”.

La empresa favorecida por el rector Esparza fue Serretecno SA de CV, la cual obtuvo el contrato del 20 de marzo al 15 de agosto del 2015 para concluir la obra.

Esparza rompe de esta forma un compromiso de transparencia en la obra universitaria, luego de que durante la gestión de Enrique Agüera, él como tesorero, nunca hubo licitaciones y se entregaban las obras a empresas favorecidas por el grupo gobernante.

El 16 de agosto del 2013, Esparza anunció a la comunidad universitaria que “a partir de hoy todas las obras de la BUAP serán licitadas, para abonar a la transparencia”.

Dos años después rompe su propio compromiso. Entrega en asignación directa la construcción del elevador en el segundo patio del Carolino.

El ascensor es un pegote que nada tiene que ver con la arquitectura del inmueble catalogado como parte del patrimonio mundial de la humanidad. Es un atentado a la estética.

Quizá Esparza olvide que el inmueble es Patrimonio Universitario Arquitectónico de la BUAP, más que por su belleza y antigüedad, por la emblemática historia que se escribió en él y su contexto en el tiempo. Está catalogado como un edificio histórico.

Desde 1937 es ocupado por la Rectoría y sirve de oficinas administrativas. Es el símbolo universitario de la autonomía.

Se empezó a construir en el siglo XVII, con los bienes que el comerciante en grana Melchor de Covarrubias cedió en beneficio de los jesuitas, se le hicieron añadidos en los siglos XVIII y XIX. La traza original es de estilo renacentista, donde sus patios y claustros jugaron un papel activo en la educación que ahí se impartía.

Pues ahora se pueden apreciar las obras de instalación del ascensor que servirá para servicio de la burocracia universitaria.

Estará al servicio del secretario general René Valdivieso, el Delfín del rector para sucederlo.

abajomondras

About The Author

Related posts