19-10-2021 11:49:50 PM

?Mi primera vez?

Cuando cumplí mi mayoría de edad ya tenía cuatro amigos con los cuales tenía sexo sólo por placer. Mi prima decidió casarse con un italiano e irse para Europa. Antes de irse le dije que como ya era mayor de edad quería que me regalara sus clientes. Ella se burló de mí y de mi propuesta y me dijo que yo era una buena chica que no debería prostituirme. Le insistí durante varios días pero no me hizo caso. Una mañana le dije que ya me había convertido en prostituta y que no necesitaría de sus clientes.

No me quiso creer que entré a trabajar en un burdel de mediana categoría en el centro de la ciudad. Sólo se convenció al día siguiente cuando ella misma le pidió a su novio y futuro esposo que fuera a comprobar si era verdad lo que yo decía. A las ocho de la noche llegó su novio y me encontró sentada en una mesa hablando con un cliente mientras bebíamos una copa, vestida con un atuendo muy sugestivo. Yo no me di cuenta que el novio de mi prima había llegado.

Yo fui con mi cliente a la habitación a tener sexo y cuando salí de cumplir con mi deber de prostituta encontré al novio de mi prima sentado en una mesa esperándome. Me sorprendí al comienzo pero después me explicó que mi prima lo había enviado para corroborar si yo en realidad me había metido de prostituta. Le expliqué que me gustaba el sexo y que como ya era mayor de edad quería además ganar dinero y que me habían recibido para trabajar de una forma muy fácil la misma tarde anterior cuando llegué a pedir trabajo, mientras que cuando fui a pedir trabajo en otras labores en otras empresas me decían que no había vacantes.

El novio de mi prima que sabía que ella también era prostituta, me contó que precisamente la había conocido en un lujoso burdel en el norte de la ciudad y que se enamoró de ella permitiéndole seguir siendo prostituta pero también le propuso matrimonio. Actualmente ellos viven en Europa y mi prima me cedió su agenda con los clientes. La mayoría de ellos aceptó que yo la reemplazara. Unos me dijeron que yo les gustaba más porque soy más delgada que mi prima. Otros me dijeron que por ser más joven que ella les gustaba más follar conmigo.

Otros me dijeron que yo lo mamaba diferente y muy rico. Otros me dijeron que mi sexo anal era mejor que el de mi prima. Otros me dijeron que mi conchita era más sabrosa porque se la habían comido menos. Otros me dijeron que ya era hora de cambiar de hembra. Otros me dijeron que yo les gustaba más porque soy más bajita que mi prima. Otros me dijeron que les gustaba más mi color de piel.

Antes de que mi prima se fuera para Europa con su esposo, me pasé a vivir en el apartamento donde ella vivía sola. De esa forma tengo la libertad de salir a tener una cita de sexo a cualquier hora o de llegar de una cita de sexo a cualquier hora. No puedo negar que he conocido algunos hombres con quienes tener sexo es un poco humillante y degradante y que llegar a la cama a cumplir con él oficio de prostituta me hace sentir un poco mal, pero también debo reconocer que he conocido muy buenos hombres en todo el sentido de la expresión, no solamente por su físico, no sólo por su verga, sino también por sus sentimientos aunque muchos de ellos sean casados, separados, divorciados, viudos o simplemente solteros y que con ellos el sexo es doblemente placentero por el sexo y por el dinero.

About The Author

Related posts