Confesiones de mi marido IV

Se acostó en la cama, yo la besé apasionadamente en la boca y todo el cuerpo, me detuve en sus pechos mirándolos y acariciándolos para después meterlos en mi boca apretando con mis labios sus pezones, ¡que increíble sensación!, su aureola pequeña mas obscura que el resto de su piel y sus pezones endurecidos dentro de mi boca que chupaba y sorbía como pretendiendo comer de ella, mi saliva humedecía sus pechos y ella solo gemía levemente y giraba su cabeza hacía los lados por el placer que esto le causaba, me puse de rodillas sobre la cama en medio de sus piernas, primero levanté una y le quité la calceta para llenar su pantorrilla de besos y después hice lo mismo con la otra, ella respiraba agitadamente sin quitar su mirada de mi, bajé sus piernas apoyando sus pies sobre la cama, vi su sexo y me agaché a lamerlo yo no sabía de clítoris ni de lugares erógenos ni nada de eso, solo separé sus labios y metí mi lengua en todo su sexo y al poco tiempo de estar lamiendo sentí su sexo contraerse y aflojarse varias veces ¿qué podía yo saber de orgasmos femeninos?, ella puso sus manos en mi cabeza yo me levanté y me vió con una cara que denotaba satisfacción diciéndome

Eso me gustó, sentí rico, mejor que si me masturbara

Que bueno amor, ¿me pongo el condón?

Hazme un favor

Dime

Quiero que primero me lastimes sin condón.

A caray, ¿Qué era eso?, me quedé con cara de idiota, ella se dio cuenta y me dijo

Que te metas en mi una vez sin condón, ya que hayas roto mi himen te lo pones y hacemos el amor, quiero que el dolor me lo causes sin condón.

Si, si, como quieras

Pero prométeme que solo una vez, no quiero que me embaraces

Lo prometo, solo estaré dentro de ti un momento

Por Dios Andrea, ¿Qué le rompa, que la lastime?, yo sabía que existía el himen, pero ¿Dónde estaba?, yo no lo había visto, mi lengua había entrado en su vagina y no lo había sentido ¿O lo había roto con ella? ¿Qué debo de romper y como le hago?, ¿Dolor?, ¿La voy a lastimar? ¿De que estaba hablando?¿Les duele mucho en su primera vez? ¿Es masoquismo? ¿Algo así como lastimar para disfrutar?¿Se les dice que les va a doler para que no lo hagan?. Sabes Schumi, como falta educación sexual en los jóvenes.

Yo escuchaba a mi esposo y no podía mas que darle la razón, cuantos problemas de todo tipo, embarazos, enfermedades, traumas y demás se evitarían educando abiertamente a chicas y chicos, ¿o acaso el silencio y las mentiras evitarán que tengan relaciones?, yo en mi primera vez no disfruté plenamente y pienso que mucho fué por estar esperando dolor mas que placer. Acepto que sentí molestia, pero no el dolor terrible, ni corrió la sangre ni nada de eso, claro que todas somos diferentes.

Pedro siguió con su relato diciendo:

Pero la calentura siempre domina a los demás sentidos, le separé las piernas, ella tomó mi pene con su mano, lo puso en la entrada de su vagina, me dijo “por ahí, métemelo despacio” y yo recostándome sobre de ella le fui metiendo mi miembro despacio, realmente estaba apretada, solo respiraba agitada mas por los nervios que por dolor, alguna molestia la hizo inspirar mas fuerte y hacer su cadera hacia abajo, pero se lo metí todo y me quedé un momento dentro de ella sin moverme y besándola en la boca, ella me abrazaba y sonreía al verme a los ojos y ya tranquila me decía con un tono amoroso.

Me siento llena de ti amor, esto es muy bonito, me gusta tenerte ahí, quédate así un rato

El tiempo que quieras amor

Te siento hasta el fondo de mi, estoy llena de ti, totalmente llena

Así estuvimos un rato y después me salí, me puse el condón que me costó trabajo por el lubricante, no sabía como ponerlo y la volví a penetrar esta vez y gracias al lubricante fué mas fácil y me puse a moverme hacia dentro y fuera de ella, me gustaba, era algo especial sentir ese placer y verla a ella debajo de mi, estaba entrando y saliendo de ella y era ella la causante de mi placer, me sentía feliz, sus piernas se apretaban a los lados de mi cadera y sentía su suavidad, la belleza de su cuerpo desnudo debajo del mío me encantaba, me apoyaba en una sola mano o detenía mis movimientos para acariciar sus pechos pero ella me pedía que no me detuviera.

Ella apretó su cuerpo y de su boca salió un “mmm, ahhh” que ahogó apretando sus labios y contrajo su cuerpo haciendo su cabeza hacia delante para después quedar relajada, yo seguí mis movimientos hasta que llegó mi orgasmo y quedé recostado sobre su cuerpo, me salí de ella y vi el condón lleno de mi semen, me lo quité y ella me pidió verlo y yo se lo enseñé, lo tocó con sus dedos en la parte donde queda el semen y dijo

Con esto te embarazan, ¿que increíble verdad?

Si es increíble, pero tu eres mas, que rico, que delicia fué hacértelo amor, gracias

Dime una cosa ¿Era también tu primera vez?

Si Raquel, también fué mi primera vez

¿Qué podía decir? Y platicarle lo de Diana estaba como muy fuera de lugar, nos vestimos y regresamos a su casa, en el camino mientras se peinaba dentro del auto se volteó a decirme.

Me gustó mucho Pedro, no sentí dolor y lo disfruté mucho, física y sentimentalmente, me siento tan tuya y te siento tan mío, que no lo puedo explicar

¿No te lastimé?

No amor, sentí un dolorcito al penetrarme pero ya que te pusiste el condón comencé a sentir mas placer que molestia y terminó en algo muy rico como si me masturbara pero muy adentro

Después de esa vez, hicimos el amor varias veces, ella comenzó a tener orgasmos mas intensos y yo aprendí mas sobre las mujeres y todo lo maravillosamente complejo que es la reacción de su cuerpo al tener relaciones, además que disfruté mucho todas las veces que hicimos el amor. Si, ya sé tu pregunta ¿qué pasó entre nosotros?, la verdad ella terminó conmigo, me dolió mucho, nunca entendí la razón, simplemente me dijo que ya no quería estar conmigo y se terminó el asunto.

Pedro se quedó pensativo con la vista en la nada, no solo lo había hecho recordar una aventura sexual, sino a una mujer de la que realmente estuvo enamorado, nos fuimos a dormir, y en la cama él puso su mano entre mis piernas cerca de mi panty, yo pretendí quitarla de ahí, pero al poner mi mano en la suya, solo le dije .”Gracias por las rosas amor”.

About The Author

Related posts