14-08-2022 01:04:20 PM

De ?chaquetas? y cosas peores

“El Tigre no chaqueteó” es el título de un mensaje que el jefe de prensa de Humberto Aguilar Coronado, Gabriel Rosas hizo circular a finales de la semana pasada, de manera casi obsesiva, a diferentes medios locales de comunicación.

Basado en información publicada en la columna Bajo Reserva, del periódico El Universal, el correo electrónico aseguraba que la reunión que el senador sostuvo con César Nava, único aspirante inscrito formalmente para competir por la presidencia nacional del PAN, no tenía la intención de realizar pactos en lo oscurito, ni llegar a algún tipo de negociación para que, entre el grupo opositor a la candidatura de Nava, pudieran matizarse las contundentes posturas en su contra que no se cansan de manifestar a la menor provocación quienes lo conforman.

Muy bien.

Sin embargo, en esta, como en otras historias, existe la otra versión.

Esta, según fuentes muy enteradas de lo que ahí sucedió, aseguran que si bien El Tigre en ningún momento mostró intención alguna por traicionar a sus “compañeros de lucha”, todo parece indicar que sucumbió a la tentación de hacer veladas, pero a la vez insistentes referencias a la situación que se vive en Puebla con el inminente proceso interno de selección del candidato a la gubernatura para el próximo año y en el que Aguilar Coronado se muere de ganas de ser protagonista.

Un tema central que se tocó en esta plática fue la necesidad de que las decisiones importantes que se den al interior del partido fura responsabilidad de los auténticos panistas y no de personajes externos que han tomado por asalto al PAN para buscar beneficios políticos particulares y que su actuar en la política no se rige por  los principios ideológicos que le dieron forma a Acción Nacional.
“Respeto al valor que tienen los panistas de cepa” fue la petición concreta.

Si bien este punto puede ser interpretado bajo la óptica de las condiciones en las que se pretende dar el relevo en la dirigencia nacional del blanquiazul, sin duda la reflexión queda como anillo al dedo para entender el contexto en el que el PAN poblano elegirá a su candidato al gobierno del estado.

A los “duros” del PAN les molesta la intromisión del presidente, no por sentirse celosos de la autonomía partidista, esa que debe prevalecer en el proceso de toma de decisiones importantes para el blanquiazul, sino porque esta injerencia se instrumenta a través de un personaje ajeno al grupo que tradicionalmente ha mantenido el control absoluto de este partido y que, con la llegada de Calderón a la presidencia, se sienten sumamente debilitados.

Cuando Manuel Espino era líder del partido y en los hechos se comportaba como un auténtico títere del entonces presidente Vicente Fox, ninguno de los que hoy se visten con el apretado traje de demócratas emitió queja alguna.

Claro, él si era del grupo.

Valga también la analogía para lo que sucede actualmente al interior del PAN poblano.

Los más dogmáticos de la derecha poblana, por más amarres y supuestas negociaciones que se vendan, siempre apelarán al pedigree para intentar hacer valer sus posiciones de poder y mantener, a como dé lugar, sus cotos, esos que, ayer ya lo señalaba Mondragón, se heredan aplicando sólo los más estrictos estándares de pureza sanguínea.

¿El pragmatismo infectó ya a El Yunque?

Sí, como no.

A ellos les espantan las alianzas, no las conocen, ni las entienden, mucho menos las avalan.

Es más, las ven como una amenaza al status quo, ese cuyo mantenimiento a rajatabla, los obsesiona  de sobremanera.

Por eso, la descalificación a César Nava como puente de posible negociación con el grupo de Calderón.

Al “venderse” a los intereses presidenciales, en la óptica cerrada de los ortodoxos ha perdido la “cepa”.

Ahora bien, en este contexto ¿chaqueteó o no Aguilar Coronado?

En estricto sentido, no.

Entonces habría que encontrar un término para explicar la estrategia de analizar la realidad de un partido y proponer cirugías reconstructivas no en función de los intereses de militantes y simpatizantes, sino de un proyecto político personal.

Se aceptan propuestas.

latempestad@statuspuebla.com.mx

About The Author

Related posts