20-01-2021 04:27:34 PM

Celeste está de regreso

 

La mañana despunta, Celeste despierta y se descubre desnuda y abrazada a Estefanía. Está atónita. Se pregunta qué sucedió la noche anterior. Bueno, racionalmente no pudo pasar nada, está segura que cayó rendida en la cama. Pero rememora y sí, se masturbó ferozmente. La excitó Estefanía. Sus caderas, sus senos, su coño, su culo; toda ella, la excitaba.

Esto podría suponer una confusión con respecto a sus sentimientos por Jennifer, quería a Jennifer demasiado. Pero en este momento, se encontraba muy excitada al ver a su mejor amiga, confesa bisexual, desnuda y seductoramente dormida en su cama.

Sus hormonas son más fuertes que su razón y despiertan alebrestadas; sin proponérselo se lleva las manos a su sexo ya empapado por la visión de una diosa, desnuda, consciente apenas de lo que hace y roza con las yemas de sus dedos los labios de su sexo, humedeciéndolos más.

No se resiste ante el impulso de la carne y su masturbación se convierte en gemidos de placer al penetrarse con uno, dos y tres dedos. Entre gemidos nombra a Estefanía, que se despierta al escuchar el llamado:

– ¡Oh! Estefanía, come mi clítoris hazme sentir rico.

Estefanía, al ver a Celeste masturbándose y con las ganas que tenía de comérsela, entra en el festín lujurioso y rozando con sus dedos los senos de Celeste le dice al oído:

– ¿Creí que amabas a mi hermana?

Celeste besándola en la boca le responde:

– Claro que amo a Jennifer, pero aún no somos nada; la verdad, no creo que seamos nunca nada. Y, ahora, estás en mi cama desnuda, seductora, excitante esperando ser follada. Por otro lado, mis ganas superan mi razón.

Estefanía que quiere comerse ese chocho no repara más y le dice:

– Quiero hacértelo así… y abriendo las piernas de Celeste y entregándose a ese chocho lo come con ansia, experimentando las electrizantes contracciones de la pelvis de su amante, disfruta del esplendor de esta virgen sensual.

Celeste gime, goza y es follada con los dedos que Estefanía usa sutilmente. Besa y mordisquea el clítoris de Celeste, mientras que sus diestros dedos entran y salen del chocho de Celeste que, totalmente mojado, se dilata con cada embestida de Estefanía.

Celeste se corre cuando, su experimentada amante, ataca sus senos, mordisqueándole los pezones erectos y temblorosos.

-¡Oh! Estefanía… ¡Cógeme… que rico!

Estefanía saca los dedos de la chorreante vagina de Celeste. Busca en el cajón un falo de plástico y lubricándolo vuelve a penetrar a Celeste por el chocho, lo mete con mucha suavidad. Celeste, se arquea al sentir ese dildo dentro de ella, mientras se estimula el clítoris gime y goza. Estefanía la penetra y estimula el coño, se lo acaricia. Celeste gime.

– ¡Oh! Cógeme, sí… pero suave, come mi clítoris, cómetelo.

– ¡Oh! Estefanía… ¡Qué rico! Si… Estefanía me vengo…

– Acaba en mí Celeste, quiero que acabes en mi -dice Estefanía mientras le chupa el chocho.

Estefanía saca de la vagina de Celeste el falo y se sorprende al encontrarlo manchado. Un hilillo de sangre mana de la vulva de Estefanía.

– Celeste, ¿eras virgen?-dice, limpiando sus dedos en las sabanas.

– Bueno, sí. Yo te dije que nunca lo había hecho

Celeste se sonroja un poco.

– Pero, me dijiste que te gustaba tener algo metido -replica Estefanía.

– Claro, que te lo dije -ronronea Celeste

– Pero me gusta por el culo -y tomando el dildo lo lame y lo chupa.

– Ahora fóllame por mi ano quiero sentirte dentro

Y poniéndose a gatas le insiste:

-¡Fóllame! ¡Fóllame con la lengua!

Estefanía extasiada le ataca las nalgas, con sensualidad le lame en trazos pequeños el culo, llegando a su orificio anal, el cual, chupa, succiona y lubrica con la lengua. No ha probado culo tan bueno como ese. Y el olor penetrante a chocho le llega a la nariz, lo que la hace mojar completa.

Celeste acaricia nuevamente su clítoris. Enloquecida por el sexo recibido, gime a cada lengüetazo que le da Estefanía, suspira y arquea la espalda con cada penetrada de la lengua hábil de su bella amante.

– ¡Ah, sí, sí… ahora con el juguete!

– Toma, fóllame con esto –dice, pasándole su mejor amante de las noches.

Estefanía lubrica el falo, le acerca la punta al orificio esperando reclamarlo como suyo.

Celeste goza como nunca al ser follada y a la primera embestida suspira. El dildo entra y sale con facilidad, Estefanía le allana el camino acariciándose el chocho depilado y rosado.

Celeste suspira, gime y grita al aumentar la velocidad de las embestidas, follada su vagina y con estimulación adicional el orgasmo no se hace esperar.

– Sí, fóllame, mas duro, si -dice gimiendo sin control

– Más duro… sí, sí, me voy a correr -su mano va y viene a gran velocidad por su chocho

– Mi culo, que rico me vine, ahhh…

Es su primer sexo lésbico y lo ha disfrutado.

Estefanía la besa en la boca juega con su lengua y le dice:

-¿Te gusto mi amor?

– Ahora me cogerás con esto –dice, sacando de su bolso un cinturón con un falo de goma.

– Póntelo y cómete mi chocha.

Celeste no escucha ya nada más y después de ponerse el cinturón ataca sus pechos con pasión. Ella es inexperta, pero Estefanía le dice al oído:

– Tranquila solo tienes que hacerme lo que te hice

Celeste le besa todo el cuerpo roza con sus dedos los senos y pezones de Estefanía, que mientras tanto, se acaricia la chocha.

About The Author

Related posts