29-05-2022 06:46:52 AM

Del destape que dicen que no fue

Pues sí, el guión se siguió al pie de la letra y se justificaron con creces las expectativas generadas.

Y las señales llegaron con la contundencia esperada.

No podía ser de otra manera.

El cumpleaños-destape (o viceversa, como mejor le acomode) de Javier López Zavala fue un ejemplo práctico de la aplicación a rajatabla de la máxima reyesheroliana de que en política la forma es fondo.

Y vaya fondo.

Imposible no darle una interpretación electoral al evento.

De plano no se puede por mayúsculo que sea el esfuerzo de interpretar lo que sucedió en el ya legendario y casi siempre vestido de tricolor Salón Country de San Manuel a la luz de una comida entre amigos.

Y es que ahí se dieron cita todos los personajes que son esenciales, fundamentales, importantísimos  en el escenario de una potencial campaña para buscar la gubernatura en el 2010.

Ahí estaban presentes los sectores priistas, con sus representantes, sus seccionales, sus operadores, quienes se la rifan en la titánica misión de conseguir votos en cada proceso.

Qué decir de los alcaldes priistas, importantísimos en la operación electoral.

Por supuesto, no podían faltar los miembros del gabinete marinista que aseguran haber recibido ya la tan consabida señal de sumarse al ahora famoso proyecto Z.

Burócratas los había al por mayor.

Levantaron la mano también diputados y ex diputados que alguna influencia política tendrán en los distritos que ganaron en su momento.

¿Empresarios?

Todos, los más importantes financieros de campañas tricolores se dieron cita ahí, encabezados como siempre por el eterno José González Cobián, de vasta experiencia en estos menesteres.

Sentados en mesas estratégicas compartían líderes y ex líderes de organismos empresariales.

Llegaron también, faltaba más, ex gobernadores como Mariano Piña Olaya y Guillermo Jiménez Morales, además de dueños locales de medios de comunicación.

La cortesía política quedó patente con la presencia al evento, en un lugar privilegiado, del diputado federal Jorge Estefan Chidiac y del rector de la BUAP Enrique Agüera, dos de los potenciales contrincantes de Zavala en la búsqueda de la candidatura.

Más allá de todo esto, la señal más importante la dio el gobernador Marín con su simple asistencia al evento.

Tal y como se había anunciado llegó en punto de las tres de la tarde, en pleno día de su informe regional aquí en la capital, lo cual in duda es un mensaje contundente no sólo de su aprobación al evento, sino de las formas que se siguieron en términos de su organización y realización.

Ahora bien ¿es el cumpleaños de Zavala la confirmación de su candidatura?

Imposible afirmarlo desde ahora, con tanto tiempo de anticipación y en el contexto siempre impredecible de nuestra dinámica y cambiante realidad política.

Sin embargo, la comida del viernes, la capacidad de convocatoria mostrada, los apoyos expresados y el aparente cierre de filas, además de la posición estratégica que ocupa en el gabinete marinista, ponen al hoy Secretario de Desarrollo Social en una posición de franca ventaja en comparación de los demás suspirantes.

Si la candidatura se concreta o no depende en gran parte del gobernador, quien con la comida manda también un mensaje de fortaleza de cara al proceso electoral federal y de paso deja correr la versión de que ya tomó una decisión en términos de su sucesión.

Marín manda decir con esto que tiene los hilos de la política local bien amarrados y que controla el solo el prematura proceso de sucesión.

Si Marín tiene un plan B o no, sólo el lo sabe, la estrategia política efectiva indica que cualquier estadista que se precie de serlo debe de tener siempre listo un As bajo la manga.

Sin embargo, todo parece indicar que por ahora, su prioridad es Zavala y que sólo en el escenario de un auténtico cataclismo político que pudiera descomponerle radicalmente el panorama en el corto plazo, se decidirá por otra opción.

Si el gobernador hace bien o no, sólo las urnas lo dirán en el 2010.

 

EL DÍA DE SAYEDNA
Otro que estuvo de manteles largos el fin de semana fue el arzobispo de la Iglesia Ortodoxa Antioqueña de México, Antonio Chedraui.

Como siempre, las personalidades más importantes de la política nacional se dieron cita en la comida realizada con motivo de su cumpleaños número 77.

Más de mil invitados entre los que destacan el Secretario de Gobernación federal, Fernando Gómez Mont, el Procurador General de la República, Eduardo Medina Mora, el Secretario de Turismo, Rodolfo Elizondo y el del Trabajo, Javier Lozano Alarcón y los gobernadores del estado de México, Enrique Peña Nieto, de Yucatán, Ivonne Ortega y de San Luis Potosí, Marcelo de los Santos Fraga, degustaron la comida libanesa, el jabalí y las carnitas que se sirvieron acompañadas de vinos españoles de la Ribera del Duero.

¿Y los poblanos?

Asistieron Enrique Agüera, Humberto Aguilar Coronado Adolfo Karam, Ricardo Velásquez, José Chedraui Alam, José Abed Rouanett y Ricardo Henaine.

Los únicos en hacer uso de la palabra, además de las breves palabras de agradecimiento del festejado fueron Fernando Gómez Mont y Enrique Peña Nieto.

 

latempestad@statuspuebla.com.mx

 

About The Author

Related posts