28-05-2022 09:40:05 AM

Los diputados y el cuarto informe

 

¿Qué papel real jugarán nuestros brillantes diputados locales en el cuarto informe de gobierno de Mario Marín?

Pobre, muy pobre.

A pesar de que en teoría es el poder legislativo el que llama a cuentas al jefe del ejecutivo para conocer el estado que guarda la administración pública estatal a cuatro años de mandato, en la práctica, la importancia que tendrán durante el evento es de verdad menor.

Se trata de los anfitriones, que no se nos olvide, los que deberían de ser los verdaderos protagonistas del día y que sin embargo actuarán como auténticos arrimados en su propia casa.

Son los saldos de décadas de mal entender el verdadero sentido del informe y de convertirlo en el escaparate ideal para la promoción personal del gobernante en turno.

Desgraciadamente, no sólo habrá omisiones de forma en la participación de los diputados en el informe de hoy.

Y es que, a pesar de que cada uno de los partidos políticos representados en el congreso tendrán la “valiosa” oportunidad de fijar una postura concreta sobre el cuarto año de gobierno de Mario Marín, la mayoría no se saldrá del sonso y desangelado papel que ya de por sí representan en cada una de las sesiones del legislativo local.

Así que, el PRI seguirá la consabida línea de magnificar los logros y minimizar los pendientes, el PAN intentará vestirse con el traje de la oposición crítica victima del siempre perverso mayoriteo tricolor, pero que seguramente obviará mencionar los acuerdos en lo oscurito que en determinadas coyunturas ha amarrado con el partido en el gobierno.

El PRD se lanzará alegremente al torneo de la descalificación hipócrita, olvidándose que en Puebla, no han sido más que una comparsa de los intereses políticos del gobernador en turno.

Covergencia y PT, sin duda estarán más preocupados de resolver sus problemas internos que en hacer propuestas inteligentes para lograr una coordinación de esfuerzos entre poderes de gobierno que redunden en beneficios concretos para los poblanos.

Sin embargo, la cereza del pastel será sin duda la contestación del informe.

La burda maniobra priista de no respetar los acuerdos de rotar la presidencia de la mesa directiva pondrá al “líder” del congreso, Othón Bailleres, en la penosa posición de responderle al ejecutivo.

Sobra decir que la respuesta será tibia, cómoda y poco institucional, que no fijará la postura del congreso, sino que reafirmará únicamente la visión priista de la realidad actual.

Son los beneficios de ser mayoría y de la ausencia de una auténtica división de poderes.

Nada nuevo, más de lo mismo.

 

LAS RAZONES DEL DEDAZO

La decisión del PAN en el sentido de que será su Comité Ejecutivo Nacional quien decida 15 de las 16 candidaturas para el proceso federal de julio no hace sino confirmar la complicada situación electoral en la que se encuentra el blanquiazul.

La dirigencia del partido reconoce así que el panorama para su causa es en verdad de auténtica emergencia.

El CEN acomodará las fichas de tal manera que el costo de la debacle sea lo menor posible.

No habrá sacrificios innecesarios ni mártires que redimir.

Se trata de una auténtica estrategia de control de daños para un escenario muy poco favorable.

La medida responde además a la completa indiferencia mostrada por los “notables” panistas para perfilar candidaturas que en los hechos serán potencialmente perdedoras.

Ni Ana Tere, ni el Tigre, mucho menos Moreno Valle se atrevieron a recomendar candidatos para no absorber parte del costo político de la derrota y no afectar así sus aspiraciones para el 2010.

La versión oficial niega un escenario complicado para el blanquiazul, sin embargo, ninguno de sus dirigentes nos ha sabido explicar dónde diablos están ahora las auténticas figuras del panismo poblano.

latempestad@statuspuebla.com.mx
 

About The Author

Related posts