28-10-2021 12:13:15 PM

Orgasmos de oficina

 

Es la semana del terror, tengo muchísimo trabajo y el estrés se adueña poco a poco de mí. Planeo unas vacaciones… me siento caliente como siempre, deseo tocarme. Tengo una plática por MSN con Carlos y otra persona, planeamos hacer algo rico, mi cuerpo reclama unas manos, aunque sean las propias…

 

Son las 7 de la noche, salgo a “checar el dato”, ¡Carajo, el cuate de logística! ¿Qué chingaos hace hasta tan tarde en la oficina?, le hago la plática, tanteo el terreno… “Me voy en 15 minutos”, ¡Aleluya! – ¡Por mí lárgate ahorita! Regreso a mi lugar, Carlos en línea… y yo… con tanto trabajo… ¡Y aquel pendejo que no se va! – en realidad es buen tipo, pero yo estoy caliente y mi calentura dice que es un pendejo -.

 

“Hasta mañana”… ¡Por fin!, Carlos sigue ahí, abro su ventana y le mandó la invitación de la cam… “Shhh, sólo observa”… le muestro mi generoso escote y despacito voy mostrándole mis tetas, las empiezo a masajear, a tocar o dibujar círculos en ellas… ¡Uffff¡ ¡Qué placer!, ¡Qué rico!, ¡No puedo más necesito recorrer todo mi cuerpo!…

 

Me arreglo la ropa, salgo a asegurarme que ya no haya nadie más en la oficina… ok, todo en orden… ¡Ahora sí papito! ¡Soy toda tuya!…

 

Empiezo de nuevo, otra vez a través de la lente se pueden ver mis generosos senos, los amaso, toco mis pezones, los paro, me le muestro de perfil… – él permanece callado – , me caliento, estoy terriblemente excitada, no lo pienso más y me desnudo de la parte de abajo ya que el pantalón que traigo es bastante incómodo y yo quiero tener un rico orgasmo, ¡Sí!, un rico orgasmo, ahí en la oficina.

 

Continuo mi labor, mis senos ahora se ven más grandes debido a mi excitación. Acomodo la cam de tal forma que él ahora pueda observar mi rica vagina bastante humedecida ya… busco mi botoncito del placer, lo acaricio suavemente, despacito, tiene que ser un orgasmo rico, intenso, placentero…

 

No lo pienso más, me subo un poco al escritorio para mostrarle mi culo, es hora de que mi hombre “hable”, exprese a través de la ventana del msn, sus sensaciones de tan tremendo espectáculo.

 

– Mmmm, que rico culo tienes preciosa, como me gustaría estar ahí para poderte dar lo que te gusta, para que obtengas lo que quieres, porque, ¿Quieres un orgasmo verdad?, es lo que deseas, ¿cierto?

 

Me abro la nalgas para que pueda ver a plenitud mis huequitos, me toco, me meto uno, dos, tres dedos…

 

-Así, así, tócate para mi preciosa ¡Me encantan tus nalgas!

 

Giro y me acerco lo suficiente a la cam como para que pueda ver mi botoncito sumamente excitado, paradito deseoso de ser tocado nuevamente. Regreso a mi silla y acomodo mis piernas sobre el escritorio, mi pelvis queda ligeramente alzada y ahora la vista de mi cuevita es total…

 

– Mmm que rica cosita, está bien lubricadita, adelante preciosa, consigue tu orgasmo.

 

Abro mi vagina, le muestro los labios, mi botón, su interior, yo sé que el está ansioso por ver como me masturbo, me gusta imaginarlo del otro lado de la cam, totalmente extasiado, por eso no le pido que él me de cam, porque así satisfago más mi morbo, mi cachondería, imaginándomelo a punto de estallar, queriendo atravesar el monitor.

 

-¡Dale preciosa! ¿Qué esperas?

 

Comienzo a masturbarme, lentamente, juego con mis dedos en la entrada de mi cuevita, meto uno, despacito, resbala rico porque es verdad, estoy inundada, paro un poco, me toco los senos, los aprieto, los amaso, los aprisiono, quisiera poder alcanzármelos para poderlos mamar ¡Ohhhh!, mi piel se eriza poco a poco, creo que ha llegado el momento de regalarme y regalarle el tan esperado orgasmo…

 

Vuelvo a mi cosita, la acaricio toda con la palma de la mano, le doy unos golpecitos, la adrenalina de que en cualquier momento entré el vigilante también me tiene vuelta loca, empiezo a separar mis labios, los jalo un poquito, exploro mi vagina como si apenas la estuviera conociendo, pienso otra vez en el rostro de mi hombre, en su excitación, en lo deseoso que está de verme venir…

 

Este es el momento –pienso – y empieza un toqueteo en mi botón de placer y en la entrada de mi cuevita, lo que empezó lento empieza a intensificarse, él nota que mi rostro empieza a cambiar, que mi mirada es más cachonda a cada momento y que mis senos están apuntando al cielo, sabe que es cuestión de segundos, así que…

 

– ¿Ya te vas a venir verdad puta?, ¿Así quieres que te hable verdad?, así te hablaré…

– ¡Vente puta! ¡Inunda la oficina del olor de tu sexo! ¡Inúndala con tus jugos!

 

Eso me calienta sobremanera, mis dedos ahora entran y salen vigorosamente de mi cuevita, ya no son uno, ni dos, ni siquiera tres, son cuatro… -hubiese deseado meterme el puño completo -, ¡Estoy vuelta loca de placer!, mientras los dedos de una mano están dentro, los de la otra empiezan su trabajo con el botoncito del placer, esto ya es un hecho…

 

-¡Así perra! ¡Así, tócate!, ¡Mastúrbate para mi!, ¡Muéstrame tu venida!, ¡Anda vente como la puta que eres!

 

Los movimientos de ambas manos son más y más intensos, mi cuerpo empieza a cimbrarse…

 

-¡Vamos puta, vente, vente ya!

 

¡Ohhhh! ¡Ahhhhh!… grito –literalmente -. Mi cuerpo se arquea ante la oleada de placer obtenido, me tenso un poco pero no quiero parar, no estoy sintiendo un orgasmo, es una sincronía de orgasmos, mi dedos son literalmente estrujados por las contracciones de mi cuevita ¡No puedo, no debo ahogar mi placer!… ¡Ahhhhhh! ¡Ahhhhhh! ¡Ahhhhhh!, ¡Ohhhh! ¡Ohhhh! ¡Ohhhh! ¡Qué rico me estoy viniendo!… ¡Ufffff!… no puedo más, saco mis dedos al mismo tiempo que dejo de tocar mi botoncito, me voy a estrujar mis senos y en la cam puedo ver como mi cuevita se contrae y como empieza poco a poco a expulsar los jugos obtenidos de tan ricos orgasmos.

 

-¡Qué delicia verte así amor!, Perdóname por hablarte así pero quería que tu orgasmo fuera delicioso.

 

-Silencio – (Literalmente quedé hecha polvo en la silla)

 

-¿Amor, estás bien?

 

-Silencio –

 

-¿Amor?

 

Al fin me repongo…

 

-¡Si amor… estoy maravillosamente bien!, tan bien que, ¡Se me antoja otra vez¡

 

-¡Tremenda golosa! ¡Loquita encantadora!

 

– ¿Que dices, te animas?

 

Y empiezo…

About The Author

Related posts