09-12-2021 08:20:47 AM

Yunquista de uña larga, ahora en Tlaxcala

Recordará usted que en este mismo espacio le informamos y documentamos en varias entregas la serie de irregularidades que como Gerente de Liconsa en Puebla cometía un protegido del Yunque, Raúl Gabriel Ramírez Drouaillet.

Fiel al estilo de su grupo protector, ante el cúmulo de evidencias Ramírez Drouaillet primero quiso desprestigiar y amenazar al mensajero; después quiso una tregua. Finalmente en la oscuridad de la noche, tuvo que poner tierra de por medio, fue retirado de su cargo en Puebla y llevado al mismo puesto, pero en el Estado de Tlaxcala.

Ahora, Raúl Ramírez enfrenta denuncias penales por malversación de recursos económicos en el ejercicio de sus funciones en Liconsa. Con el número de averiguación previa PGR/TLAX-5/502/2007 y el acta 114/2008TLAX-4, tanto la Procuraduría General de la República, como la Procuraduría de Justicia de Tlaxcala investigan a este funcionario público, que fue acusado entre otras cosas de disponer de recursos de Liconsa, para pagar su tarjeta de crédito Banamex, con número de cuenta 43350017918.

Pero Ramírez no va solo. Victor Velueta Castiillo, que fue su jefe de contabilidad en la gerencia en Puebla, y a quien se llevó a ocupar el mismo cargo a la gerencia de Tlaxcala también ha sido denunciado. Resultaron ser un par de pillos ya sea en Puebla, ya sea en Tlaxcala.

¿Qué harán ahora sus protectores?

¿A dónde pensarán cambiarlos?

¿No calificaban a este par como los santos redentores?.

 

RECORDAR ES VIVIR
El 23 de marzo del 2005

Fiel al estilo Yunque y a la vocación fascista, intolerante y persecutoria de la Organización, Raúl Gabriel Rodríguez Drouaillet, flamante delegado de Liconsa en Puebla, dedicó buena parte de la semana pasada a intimidar, perseguir y hasta cesar a buena parte del personal de su delegación.

El motivo fue terminar con las “filtraciones” que evidenciaron su torpeza y frivolidad  en sus primeros días al frente de la paraestatal.

Un ambiente tenso y de incertidumbre rige hoy la vida de quienes mantienen aún su empleo en Liconsa. Ira, enojo e impotencia caracteriza a quienes fueron fulminantemente cesados por algo que ellos no hicieron.

A pesar de los despidos, para desgracia de Rodríguez Drouaillet su “problema” no ha terminado.

Primero, porque continúa actuando con torpeza y frivolidad, lo que ha ocasionado no solamente que exista ya un grave desabasto de leche en algunos municipios de la entidad, sino también que la molestia de los beneficiarios por la prepotencia con la que ahora son atendidos “por la gente del gerente” se acreciente.

Segundo, porque despidió a personas de manera injustificada, pues no se ha dado cuenta de que al enemigo lo tiene en casa, muy cerquita de él.

Tercera, porque ha optado por enfrentarse y desacreditar a todo aquél que no piense como él.

Cuarta, porque piensa que a la opinión pública se le calla, cuando lo que debe hacer es escucharla.

 

LA HISTORIA
Desde que llegó a la dependencia empezaron los dolores de cabeza para el personal.

Si alguien necesita tramitar algún asunto en las oficinas de Liconsa, es mejor ni acercarse, pues nadie le hará caso.

Todos están concentrados en cumplir la orden del nuevo delegado consistente en mover todas las oficinas de lugar y jugar a las sillas con el mobiliario.

Los de la oficina de la derecha, se tienen que mudar a la de la izquierda y los de la izquierda a la derecha; los de la oficina de enfrente se tienen que pasar atrás, y los de atrás al frente; los del pasillo tienen que entrar a un privado y los del privado tienen que salir al pasillo… y así al infinito, mientras empleados y beneficiarios siguen con cara de “What?”

Dentro del juego de las sillas y el  cambio de oficinas de un lado a otro, Raúl Ramírez aprovechó el momento y de plano mandó poner las cosas del sugerente de Padrón -el número 2 en la estructura de la delegación- en el patio.

Además le dio la orden al vigilante de que no le permitiera el acceso a las oficinas.

Cuando se dignó a recibir al subgerente, a gritos le dijo que si no le parecían las cosas que de una vez se largara, que a él no le preocupaba pues traía todo el respaldo del Presidente Fox y de los directivos nacionales de Liconsa “para darles en la madre” a los de las administraciones anteriores.

Agregó que se cuidaran todos, pues la línea era muy clara: “venimos a chingarlos, aunque para ello tengamos que alterar, falsear o inventar información”.

Y ya para terminar agregó: “que se cuiden esos pinches periodistas de pueblo que están hablando mal de mí, no saben con quién se están metiendo. Yo soy la voz de Fox”.

Obviamente después de escuchar tan culta retórica, el subgerente fue obligado a abandonar para siempre las instalaciones.

Ya presentó su demanda en la Junta Federal, por hostigamiento y despido injustificado.

 

EL DELEGADO “GÜEVAS”
“El lunes 7 de marzo, Raúl Ramírez no trabajó, porque se cansó mucho el fin de semana en la organización de la elección panista.

“Convocó a los promotores sociales de Liconsa, que son el contacto directo con los beneficiarios, para decirles en pocas palabras que no le gustaba cómo se vestían y que por eso impondría un uniforme obligatorio para ellos.

“Dijo que necesitaba que se vieran “decentes” y dio instrucciones inmediatas a uno de sus varios achichincles para que cotizara uniformes “cool”.

“A los mismos promotores les dijo que a partir de ya, su nuevo horario sería de las 6 am a las 5 pm. Sí, 11 horas de trabajo diario. Carlos Abascal se debe sentir orgulloso de este pupilo de la extrema derecha.

“También les dijo que por ser todos hijos de Dios, eran todos iguales y que en su administración todos serían tratados sin distingos. Claro, a la hora de que algunos de ellos emocionados por sus palabras le pidieron que los recibiera, les aclaró que la única manera de hablar con él era a través de una cita debidamente agendada con otro de sus subordinados.

“Cuando solicitaron la cita la respuesta fue que el “Señor” estaba muy ocupado en cosas verdaderamente importantes y que su agenda estaba saturada. “Tal vez los reciba dentro de una semana”, fue lo más que pudieron conseguir.

“Cuando algún empleado con la debida paciencia logra salvar tantos obstáculos para tratar un asunto oficial con el “Señor”, la sorpresa es mayúscula. Ramírez llama inmediatamente a su “secretario particular” y demás corifeos y los sienta detrás del empleado para que con señas lo “orienten” en cuál debe ser su respuesta al asunto planteado por el empleado en cuestión.

“Pero como hasta las señas se le dificultan, lo más que el empleado logra sacarle es un “lo vemos después” o un “trátalo con mi gente”.

“Por supuesto, cuando pasan “con su gente”, que es precisamente Salvador Padilla,  el flamante “secretario particular”, éste los trata con la punta del pie y con su verborrea legaloide los marea para luego mandarlos a Chihuahua a un baile.

“Eso si opta por extorsionarlos, previa humillación.

“Se le está pasando la mano en la orden de alterar y manipular información, a tal grado que en el sistema de Liconsa ya nadie sabe quiénes son los concesionarios, ni en dónde están ubicadas las lecherías, ni quiénes son los beneficiarios.

“Esto ocurrió tan solo en la presente semana. Por eso el personal de Liconsa asegura que si los anteriores gerentes eran pésimos, Raúl “Nahum” Ramírez vino a ponerle la cruz al muerto”.

 

“El 29 de abril del 2005

“El ingeniero Raúl Ramírez, gerente de Liconsa se ha entercado en acabar con lo poco bueno que le quedaba a esa institución en Puebla.

“Empecinado en correr a “todos aquellos que huelan a priistas”, al no tener motivos justificados, ha tenido que recurrir a la indemnización al 100% de ya casi el 20% de los empleados de la delegación.

“Por el rumbo de la Secretaría de la Función Pública empiezan a voltear hacia él, pues el monto de esas liquidaciones excede por mucho lo que se tenía presupuestado.

”Lo más delicado es que por estar distraído en quitar a los priístas, para acomodar a sus amigos y amigas, el desabasto de leche en la entidad es ya alarmante.

Cientos de niños se están quedando sin su dotación diaria, simplemente porque el delegado ha generado un desorden de tal magnitud que ya ni siquiera sabe en dónde están las lecherías.

“Se ha llegado al extremo de que el sistema de Liconsa reporta lecherías en lugares en donde en la realidad hay escuelas, oficinas públicas e incluso hasta iglesias.

“Es por ello que el personal descontento de Liconsa ha tenido ya acercamiento con diversos sindicatos, con la idea de buscar su protección.

“Hay que decir que Puebla es de los pocos Estados donde los promotores de Liconsa no son sindicalizados, por lo que al parecer las huestes del priísta René Sánchez Juárez ya los están enamorando.

“Además, varios grupos de distribuidores y beneficiarios se reúnen periódicamente para evaluar la posibilidad de marchar al DF para protestar ante las oficinas de Vázquez Mota por la incompetencia y el despotismo con el que son tratados por Ramírez y su gente”.

alportador@statuspuebla.com.mx

alportador.com

alportadortv.com

About The Author

Related posts