28-11-2021 03:19:22 PM

OHL, no se aprenden lecciones

Con la empresa española OHL se comete otro error que ya en el pasado trajeron consecuencias nocivas que aún ubican a Puebla como un Estado inseguro para hacer negocios.

Y es que la concesión de la vialidad por 30 años bajo el modelo “llave en mano” se pretende resolver con política y no desde la óptica económica.

No se aprenden lecciones.

Y todos de diversas formas contribuimos a que Puebla sigue sumergida en la mediocridad económica.

Recordar es vivir:

Hace apenas tres años, por votación unánime del Cabildo, unilateralmente se dio por terminado el contrato de concesión del alumbrado público a la empresa Mexicana de Mantenimiento en Alumbrado, filial de Citelúm, que a su vez forma parte de Électricité de France, empresa pública francesa equivalente a nuestra CFE.

Ingenuamente, el entonces alcalde Enrique Doger, pensó que una votación unánime del cabildo bastaba para terminar con un compromiso mercantil debidamente realizado ante las leyes mexicanas e internacionales. Quiso dar fuerza a su decisión y vio que el Congreso del Estado -por unanimidad también- avalara su torpeza.

Nadie recuerda aquí que los directivos de Citelúm -por cierto empresa líder en el mundo en materia de alumbrado e iluminación- acudieron a su embajada -la de Francia- para amagar con ir a las Cortes Internacionales demandando incumplimiento de contrato, daños y perjuicios, lo que inquietó al gobierno federal y sólo entonces Doger midió las consecuencias de sus actos y aceptó pagar millonaria indemnización a los franceses.

Tampoco hay memoria en Puebla de que la concesión del estacionamiento subterráneo bajo la 3 Oriente a un costado de la catedral se negoció con otra empresa gala, Soletanche, y que los directivos de ésta no daban crédito a lo que se decía en las universidades poblanas respecto a una obra tan sencilla como esa (ellos fueron uno de los participantes en la obras del Eurotúnel que une a Francia e Inglaterra) y a un modelo tan probado en multitud de ciudades.

Recordamos acaso los argumentos de la BUAP entonces dirigida por Enrique Doger, que entre otras sandeces argüían que saldría algún gas que afectaría a la gente. Y la UPAEP y la UDLA también aportaron lo suyo, no para mejorar el proyecto, sino para descalificarlo diciendo -entre otras muchas tonterías- que se ponía en riesgo a la catedral. Lo menos que mostramos es que no sabemos lo que pasa en el mundo.

Y si hablamos de la imagen de nuestros “políticos” ¿qué podrán recordar los funcionarios de la Embajada de Francia?

Recuerdan la reacción del entonces presidente del PAN, Pablito Rodríguez Regordosa cuando se anunció que el presidente Fox apoyaría con fondos FINFRA el desarrollo del metro. Inmediatamente llamó a la SCT federal para que le dijeran si ya tenían el dinero de que se hablaba, lo cual evidentemente no podía ser, puesto que eso implica todo un proceso que apenas se esbozaba, pero que ante tal reacción de ese y de los otros partidos, se desalentó la empresa que había decidido arriesgar recursos para iniciar el proyecto. Y adivinen lectores ¿de que nacionalidad era esa empresa? Francesa, efectivamente.

Tal vez no sepamos que Maxigas -empresa que opera el gas entubado que llega a nuestras casas- es filial de Gas de France, ni que por muchos meses se le pusieron todo tipo de trabas burocráticas para que no pudiera desarrollar sus líneas de distribución en la ciudad. ¿Y sabe quien se lo impedía? El mismo equipo que hoy gobierna en el estado y que también manda en el municipio.

¿Sabremos en Puebla cómo se nos evalúa en el mundo civilizado?.

¿Seremos acaso considerados una comunidad bien organizada que discute inteligentemente proyectos que orienten adecuadamente su futuro?  o ¿seremos vistos como una sociedad primitiva manipulada por políticos de bajo perfil e incapaz de organizarse y colaborar en proyectos de largo plazo y gran envergadura?.

Peor aún, ¿como una ciudad poco seria, con la que no vale la pena hacer contratos, pues mediante chismes y escándalos intenta romper sus compromisos?

¿Qué opinión tendrán en la Embajada de España de la capacidad deliberativa y de la seriedad del Cabildo de la Ciudad y del Congreso del Estado que fantasean con que sus unanimidades están por encima de la Ley y del Derecho? ¿Pensarán los ibéricos que nuestros partidos mandan a sus mejores elementos a estos cuerpos colegiados?  ¿Qué nivel de crítica, de análisis y de debate apreciarán en los medios locales? ¿Qué visión en los organismos empresariales?

¡Que pena hemos de dar!

alportador@statuspuebla.com.mx

alportador.com

alportadortv.com

About The Author

Related posts