18-09-2021 02:42:28 PM

¿Revivirán a Jajomar para los parquímetros?

En el Plan Municipal de Desarrollo se plantea en el programa de mejora del Centro Histórico: “Ordenar el sistema de estacionamientos por medio de parquímetros”.

Esto significa que vale aquella cláusula-candado impuesta por el dogerista para garantizar legalmente la instalación de los aparatos en la vía pública, sin que aún el Poder Legislativo dictamine al respecto.

Durante la presentación del plan de Blanca Alcalá se puso de manifiesto que esa es la propuesta, razón por la cual no está de más señalar que recordar es vivir:

“Por órdenes del presidente municipal, Enrique Doger Guerrero, fue disfrazada la nueva concesionaria del sistema de parquímetros, Compensa, por una nueva firma que apareció de la noche a la mañana: Jajomar S.A de C.V cuando en realidad es la misma.

“Y es que las revelaciones hechas sobre las ligas de Copemsa con la guerrilla cubana y el movimiento zapatista en Chiapas generaron escozor entre las autoridades municipales, las cuales temen un rechazo por parte del Poder Legislativo.

“Jajomar resultó ser la misma gata nada más que revolcada, pues las siglas significan la primera sílaba de cada uno de los hijos de Jorge Martínez Rosillo, quien fundó su emporio al amparo de movimientos guerrilleros: Jacobo, Jorge y Mariano: Jajomar.

“Queda claro que la empresa se creó de un día para otro con el propósito de deslindarse de Copemsa y de los antecedentes de izquierda del padre.

El problema para el Ayuntamiento no será fácil, pues si la asignada ahora resulta Jajomar estaría violando el acuerdo oficial de Cabildo que votó por Copemsa.

Preguntas ¿a qué hora sesionó el cuerpo edilicio para modificar su resolución? ¿Por qué no se disfrazó la decisión? ¿La aceptarán los diputados locales, incluidos panistas y perredistas?.

“Status documentó que la empresa Copemsa, nueva concesionaria del servicio de parquímetros para la ciudad de Puebla, está ligada al financiamiento de movimientos guerrilleros de izquierda en Cuba y zapatista en Chiapas.

“De acuerdo con investigaciones hechas por las influyentes revistas Proceso y Expansión, la consolidación del grupo se hallan localizadas en las relaciones políticas de Jorge Martínez Rosillo, quien falleció el 8 de julio del 2000 y fue padre de Jacobo, Jorge y Mariano, hermanos que hoy manejan en Puebla el proyecto del Paseo de San Francisco y próximamente –si lo avala el Poder Legislativo- el sistema de parquímetros.

“A su muerte, el ‘güero’ Rosillo –tlaxcalteca de nacimiento, poblano de crianza, sinaloense por adopción y cubano en acento e ideología– legó la ahora llamada Compañía Operadora de Estacionamientos Mexicanos (Copemsa), una empresa con importantes utilidades que sus hijos han sabido reinvertir. Ahora, Jacobo, Jorge y Mariano no son sólo sus propietarios, sino que poseen 50% del resort Rosewood Mayakoba y del campo de golf El Camaleón (ambos en la Riviera Maya), y 50% del proyecto Paseo de San Francisco, que ha rescatado y dado un moderno giro comercial a 11 manzanas del centro histórico de Puebla. Además, es suya la mitad de la Torre Sevilla, a unos pasos de la Diana Cazadora, en el DF. Así, de 2000 a 2007, ya sin la tutoría de su padre, han incursionado en la construcción, el gran turismo e, incluso, el negocio de las plazas comerciales como propietarios de Pabellón Cuauhtémoc, Plaza Misterios o Plaza El Rosario, publicó la revista Expansión.

“La revista Proceso es puntual en abordar la conexión cubana. En el número 1490, con fecha del 22 de mayo del 2005, revela con información de Homero Campa y Raúl Monge: Jorge Martínez Rosillo, exguerrillero que participó en la “expedición de Chetumal” en 1956 y sirvió de intermediario para que la televisora entablara negociaciones con el gobierno castrista, con motivo de la visita del Papa Juan Pablo II a la isla.

“Jesús Parra, quien fue secretario particular del Che Guevara en la época de la guerrilla, cuenta a Proceso —vía telefónica desde La Habana— cómo se dio la relación de Martínez Rosillo y los cubanos.

“Recuerda Parra la expedición de Campeche, y refiere cómo en 1956 se prepararon los expedicionarios, entre quienes Martínez Rosillo era el único extranjero del grupo cubano.

“El barco naufragó casi al salir. Dos cubanos murieron. El resto regresó a nado a las costas mexicanas del Caribe y se ocultó en la selva. Delatados por campesinos, se entregaron a agentes federales y fueron trasladados a la capital mexicana. Luego de la mediación de Lázaro Cárdenas, fueron liberados. Volvieron a Cuba por distintos puntos.

“Parra dice que hacia el triunfo de la revolución, Martínez Rosillo viajó a Cuba y entabló relaciones con personajes que ocuparon posiciones relevantes, entre ellos José Abrantes, quien fue ministro del Interior, y Gilino Suárez, funcionario del mismo ministerio. Más tarde, en los 80, el mismo Parra presentó a Martínez Rosillo con Ramiro Valdés (brazo derecho de Ernesto Guevara y también exministro del Interior) y con Fernando Vecino Alegret, actual ministro de Educación Superior.

En México, Jorge Martínez Rosillo fue reconocido como miembro del Partido Comunista, pero también como priista destacado. Y hasta fue líder cenecista. Según el columnista Jorge Fernández Menéndez, Martínez Rosillo vivió buena parte de su vida en Chiapas, donde fue acusado de explotar maderas preciosas en El Petén, asociado con militares guatemaltecos. Sostiene además que, en el sexenio de Salinas, Martínez Rosillo se ligó estrechamente con el regente Manuel Camacho Solís, tanto así que en ese período recibió de Servimet la concesión de 61 estacionamientos”, puntualiza Proceso.

 

OPERACIÓN CUBA

“De acuerdo con su hijo, Jorge M. Rosillo eliminó su primer apellido después de que su padre lo desconoció por subversivo.

 “Jorge Martínez Rosillo encarnó en su juventud personajes tan diversos y contrapuestos que más que un hombre de ideales parecía un actor de asombrosa versatilidad. En 1956 fue el único mexicano en participar en una expedición revolucionaria a Cuba anterior al Granma que naufragó poco después de zarpar de Campeche. Luego, pese a haber sido miembro del Partido Comunista, el destino le entregó una diputación del PRI por Sinaloa. Días después de la elección de 1988, fue el intermediario de las reuniones secretas entre los candidatos Carlos Salinas de Gortari y Cuauhtémoc Cárdenas, una de ellas en casa de su amigo Manuel Aguilera”, abunda Expansión.

“Y en los días aciagos del periodo especial cubano y apoyado en su excelente relación con el Ministerio del Interior de la isla, condujo a Cuba a varios empresarios mexicanos. "Mi papá llevó a Gabriel Magallón, director general de Sicartsa; a los Lobo, de (Grupo) Protexa, y a 10 empresarios de muy alto nivel. Cuba se abría al tema de la inversión extranjera y asumía la pérdida del respaldo de la URSS. Mi jefe fue útil al gobierno cubano", dice Jorge.

“Eso sí, él actuaba en silencio, eludiendo la prensa y la exposición pública. Pero no siempre fue posible: a mediados de los años 90, el periodista Bertrand de la Grange publicó varios supuestos memorandos fechados a fines de 1993 en los que, aparentemente, Martínez Rosillo informaba a Manuel Aguilera y Manuel Camacho sobre el abastecimiento con todo tipo de provisiones (desde botas hasta aparatos de radiocomunicación) a un grupo de personas al mando del obispo Samuel Ruiz. “Aunque hasta hace poco el periodista Leopoldo Mendívil y el escritor Jorge G. Castañeda discutían sobre la posible autenticidad de los documentos, que implicarían a Martínez Rosillo en el levantamiento zapatista, concluye la revista financiera”.

Qué le parece.

alportador@statuspuebla.com.mx

alportador.com

alportadortv.com

About The Author

Related posts