De 200 mdd, el negocio del Museo Bello

Se estima en 200 millones de dólares la riqueza del Museo Bello de Puebla.

De ahí el interés por saber quién saqueó el patrimonio de los poblanos.

El Museo Bello fue cerrado a raíz del sismo del 15 de junio de 1999, a partir de ese momento el entonces secretario de Cultura, Pedro Ángel Palou declaró que se iba a restaurar el inmueble dañado ¿?,  al mismo tiempo en que señaló que se trasladarían las más de 5000 piezas al Museo Virreinal, para resguárdalas mientras se hacían las reparaciones al dañado inmueble.

Han transcurrido años desde que se cerró y hasta este momento no hay una fecha para su apertura.

La empresa Holistic, de la que es accionista Palou, fue la encargada de restaurar el edificio, y supuestamente es especialista en la restauración de edificios antiguos. Los “expertos” de esta empresa desprendieron los 5 plafones originales de la casa, sin tener la mínima idea de cómo se colocan, dejándolos enrollados y esperando a la nueva administración para que contraten a especialistas en plafones, o tal vez a que pase el camión de la basura, como ya hicieron con una parte de los plafones, que fueron tirados en la esquina por los propios albañiles.

Otra barbaridad cometida por este tenebroso personaje fue el cambio del tapiz de Damasco rojo en el salón del mismo nombre y ponerlo rosa, tal vez por ser su color favorito, sin importarle la historia del museo.

Palou intentando romper el marco legal que le da origen al museo envió al Congreso del Estado una iniciativa el 26 de octubre del 2004, para “Abrogar la Ley Orgánica del Museo José Luis Bello y González” del año de 1944, y con ello dejar  suprimida la “Institución pública con plena capacidad jurídica denominada “Museo José Luis Bello y González”. Con este hecho sin precedente, esta ley sostiene que El Ejecutivo del Estado, proveerá lo conducente, a fin de que las colecciones legadas por Don José Mariano Bello, sean entregadas a la Secretaría de Cultura para su conservación”. Obviamente que este dictamen se aprobó sin ninguna corrección el jueves 28 de octubre de 2004 en una sesión relámpago del Congreso del Estado, y como siempre los legisladores del área de cultura se comportaron como unos verdaderos bárbaros y levanta dedos avalando este despojo a los poblanos.

La Ley Orgánica de 1944 que crea como Institución Pública y con plena capacidad jurídica al museo “José Luis Bello y González”, señala en el artículo 3º que “El patrimonio del Museo “José Luis Bello y González” se formará: I.- De la casa número 302 de la avenida 3 poniente de la ciudad de Puebla; II.- De las colecciones legadas por Don José Mariano Bello; III.- De los objetos que adquiera”. Además señala que sus obras de arte jamás serán enajenados como lo marca el artículo 4º que dice “Los bienes a que se refiere el artículo anterior no podrán ser enajenados nunca y la Academia de Bellas Artes conservará siempre el derecho de promover todo lo necesario para su debida seguridad.

 

EL DESPOJO

De entrada, no se podía derogar o abrogar una ley que le da el carácter jurídico a una institución que se conformó con obras donadas, este legado está compuesto por una variada colección de muebles, pinturas, cristales, marfiles, talavera, hierros, porcelanas, misma que fue concedida al estado de Puebla por el señor don José Mariano Bello y Acedo, que lo dispuso en su testamento del 24 de diciembre de 1918, y que en la 4ª Disposición señala lo siguiente: “Que la galería de pinturas y obras de arte, después de la muerte de la señora mi esposa, pase en propiedad a la Academia de Educación y Bellas Artes del Estado; cuidando la persona a la que le incumba ejecutar esta determinación de que se acuerde y ordene todo lo que sea necesario para que no se enajene ni disponga de ninguna de las pinturas, ni de las obras de arte, sino que todo se conserve en recuerdo perdurable del señor mi padre Don José Luis Bello, que fue el fundador de esa galería.

La casa que alberga a este museo en la 3 poniente 302, según consta en el Registro Público de la Propiedad, pertenece al Gobierno del Estado desde el 1 de octubre de 1942 “por adjudicación en la sucesión testamentaria del anterior como cesionado en los derechos legítimos de la misma sucesión”. Además este edificio fue declarado por el Gobernador Constitucional Gonzalo Bautista Castillo Monumento Artístico del Estado de Puebla. Entonces porque la enmienda enviada por Atila Palou sostiene: “Que aun y cuando en la Ley Orgánica del “MUSEO JOSÉ LUIS BELLO Y GONZÁLEZ” se estipuló que la casa número trescientos dos de la Avenida tres Poniente de la Ciudad de Puebla, Pue., formaría parte del patrimonio de la institución pública con plena capacidad jurídica denominada “MUSEO JOSÉ LUIS BELLO Y GONZÁLEZ”, también es cierto que dicho traspaso nunca se llegó a formalizar por el Gobierno el Estado, continuando en la actualidad dentro del patrimonio de éste. Es un argumento mentiroso, ya que el gobierno del Estado en ese momento (1944) adquirió la propiedad y la entregó al museo, tal como fue la voluntad del señor Mariano Bello.

alportador@statuspuebla.com.mx

www.alportador.com

www.alportadortv.com

About The Author

Related posts