08-03-2021 04:16:23 AM

Padre, borracho y loco (II)

Resulta que había fallecido un hombre y cuando estaban velándolo llegaron los sepultureros, y la esposa empezó a gritar:

¡No se lo lleven por favor, no se lo lleven!

Señora tranquila, hemos venido para enterrar al muerto.

¡No por favor, no se lo lleven, no se lo lleven!, gritaba la mujer.

Pero señora tranquila, ha llegado la hora de llevarnos al muerto.

¡No se lo lleven, no se lo lleven!, seguía gritando

Hasta que uno de los sepultureros ya cansado le dijo:

Bueno señora, ¿Por qué no deja que nos llevemos el muerto?

Y ella le responde:

¡Es que es la primera vez que duerme en la casa!

 

El marido de una mujer se acaba de morir entonces, un amigo de la viuda le dice:

Lo siento señora, lo siento.

Entonces, la mujer le responde:

No, no, acostadito nada más

 

Llega el papá a la casa muy preocupado y su hijo le pregunta:

Papá, ¿Qué le pasa?

Hijo como le parece, que se murió el patrón y me designaron a mí para darle la noticia a la esposa, hijo usted que es más inteligente por qué no le dice.

El muchacho le contestó tranquilo:

Papá, no se preocupe, yo le digo.

Fue al teléfono llamó a la señora y le dice:

¿Señora Martínez?

Sí, con ella habla.

Hablo de la oficina para comunicarle que su marido está muy grave, mañana lo enterramos.

 

Un manicomio lleno de locos decidió sacar unos cuantos del lugar porque estaba muy lleno, y para eso les hicieron una prueba a los locos, dibujaron una puerta en la pared, y el que se diera cuenta que la puerta no era de verdad lo iban a sacar, el primer loco pasó y trató de abrir la puerta y en eso otro loco no paraba de reírse, la sospechas del encargado fue que él ya no estaba loco, y otro loco trató de abrir la puerta, mientras tanto el otro loco todavía seguía riéndose, en eso le llama la atención el encargado al loco y le pregunta:

¿Y tú? ¿Por qué te ríes?

El loco contesta:

¡Es que aquí, traigo las llaves

 

Dos locos planean la fuga del manicomio, uno le dice al otro.

Si la pared es baja la saltamos, si es alta cavamos un hoyo, ¿Entendido?

Si, puedes ir primero.

Pasadas tres horas regresa el loco y dice:

No podemos escapar.

¿Por qué?

¡Porque no hay pared!

About The Author

Related posts