14-12-2019 04:28:09 AM

El señoritingo Lozano

Por Alejandro Mondragón

 

En una gira de trabajo al interior del estado, durante el sexenio morenovallista, Javier Lozano Alarcón no tenía cómo regresarse a la capital.

 

Una mujer que laboraba con el entonces senador panista, le ofreció gentilmente que se fuera con ella.

 

“Lo llevo”, le dijo. Él, acepto.

 

A medio camino empezó a pedir información sobre los pendientes y Lozano se puso espeso. Comenzó a regañar a su asistente, quien iba al volante.

 

Ya no pudo más. Entonces, le pidió que detuviera el vehículo para que ella se bajara de su propia unidad.

La bajó y él se regresó con el coche ajeno a Puebla.

 

Sí, así como lo lee.

 

En otra ocasión, su asistente (Pedro Gutiérrez) comunicó a Martha Érika Alonso (qepd) que el senador Javier Lozano acudiría a una gira partidista por el interior del estado, pues ella había asumido ya la secretaría general.

 

Días más tarde, se volvió a reportar para cancelar su presencia y decirle que Lozano fuera mejor tomado en cuenta en actividades que estuvieran en Puebla o el área metropolitana. Lejos, no.

 

Ya en el 2012, en la elección para el Senado, Javier Lozano arribó a la casa de campaña para saber cómo iban las cosas por ahí de las 3 de la tarde.

 

Agobiado todo el equipo, se le expuso que iba a perder, pero que tenían que meter el acelerador hasta el fondo y ponerse a operar.

 

El entonces gobernador Rafael Moreno Valle encargó la labor a Jorge Aguilar Chedraui, quien operó la movilización.

 

El senador ni se inmutó. Se sirvió una copa, cruzó la pierna y dejaba que otros se pusieran a chingarle.

 

Éste y no otro es Javier Lozano Alarcón. El mismo que se fue del PAN de Anaya al equipo de José Antonio Meade en el PRI con más pena que gloria. El tuitero que analiza mensajes subliminales para atacar al candidato de Morena, Luis Miguel Barbosa.

 

Qué se le va a hacer.

 

Es lo que hay.

 

No tiene remedio.

About The Author

Related posts